México y Estados Unidos se comprometen a controlar el flujo de migración irregular en la frontera

México y Estados Unidos se comprometen a controlar el flujo de migración irregular en la frontera

Ambos países temen que la recuperación económica de EE UU eleve a cifras récord la migración hacia ese país

La migración irregular ha vuelto a sentar a la mesa a México y a Estados Unidos. Altos funcionarios de ambos países se han reunido este martes en Ciudad de México para estudiar los datos sobre el fenómeno migratorio hacia Estados Unidos y plantear estrategias para desalentarlo. La reunión ocurre un día después de que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y la vicepresidenta de EE UU, Kamala Harris, sostuvieran una llamada para abordar la agenda bilateral, y también en un momento en el que los cruces ilegales hacia Estados Unidos en la frontera con México se encuentran en aumento. El grupo de funcionarios estadounidenses estuvo encabezado por Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca y el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, que fueron recibidos por el secretario de Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard.

Estados Unidos ha registrado 1,2 millones de arrestos de inmigrantes irregulares desde el pasado octubre, mientras que México reveló la semana pasada que en los primeros siete meses del año recibió una cifra récord de 64.378 solicitudes de asilo de migrantes. Una de las preocupaciones de los funcionarios está en el aumento de estas cifras en los próximos meses por la recuperación económica de Estados Unidos después de la pandemia. “Se analizaron los más recientes datos de los flujos migratorios irregulares en la región. Las delegaciones estuvieron de acuerdo en ampliar la cooperación a fin de gestionar flujos migratorios ordenados, seguros y regulares con respeto a los derechos humanos de las personas migrantes y solicitantes de asilo”, explica un comunicado difundido por la Cancillería mexicana.

El tema migratorio entre ambos países tiene entre sus tareas pendientes el uso, por parte de Estados Unidos del Título 42, una excepción en la ley que permite la deportación inmediata sin trámite alguno de migrantes, y que ha sido utilizada en el contexto de la pandemia para evitar los trámites de asilo con quienes llegan irregularmente a ese país. También están las acciones de ambos países para dar seguridad a los más de 3.000 kilómetros de frontera que comparten y en el que México ha involucrado a la Guardia Nacional – su nuevo cuerpo de seguridad civil–. Así como los flujos migratorios desde Centroamérica en los que Estados Unidos está poniendo especial atención desde el comienzo de la Administración Biden.

Una de las coincidencias entre los gobiernos de Biden y de López Obrador es la necesidad de impulsar medidas económicas en los países del Triángulo Norte de Centroamérica –Guatemala, El Salvador y Honduras– para frenar los flujos migratorios hacia el norte. La vicepresidenta estadounidense ya había expresado anteriormente el interés de su país de impulsar medidas por 7.000 millones de dólares para combatir la pobreza y la inseguridad en la región. El impulso a estos países también ha estado en las conversaciones de este martes, según ha confirmado la Cancillería. “La delegación estadounidense (...) expresó su interés en trabajar con México para avanzar en la gestión del fenómeno migratorio desde una visión regional, así como de implementar políticas de cooperación para México y los países de Centroamérica”.

Aunque la comunicación entre México y Estados Unidos se ha intensificado en las últimas semanas, permanece pendiente la apertura de la frontera terrestre. Los cruces se encuentran cerrados desde el 21 de marzo de 2020 para actividades no esenciales. Los funcionarios estadounidenses y mexicanos no llegaron en esta última reunión a un acuerdo sobre su reapertura. El lunes, Canadá abrió su frontera con Estados Unidos a visitantes que comprueben que están completamente vacunados.

México y Estados Unidos celebrarán en las próximas semanas el Diálogo Económico de Alto Nivel, centrado en el tratado comercial entre ambos países (T-MEC), así como un diálogo sobre seguridad en el que previsiblemente ambos países definirán el futuro de su colaboración en este rubro, incluida la polémica Iniciativa Mérida. El asesor de Biden sobre Seguridad Nacional también acudió a Palacio Nacional para encontrarse con el presidente López Obrador.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino