Merkel se despide de Macron y promete que hará "lo que esté en su mano" para que las elecciones alemanas no bloqueen la UE

Merkel se despide de Macron y promete que hará "lo que esté en su mano" para que las elecciones alemanas no bloqueen la UE

El presidente francés y la canciller exhiben la buena salud del eje franco alemán y su buena relación personal. Macron ha recibido a los dos principales candidatos a sucederla

Angela Merkel y Emmanuel Macron escenificaron este jueves la buena entente del eje franco alemán, y su proximidad personal. Fue en el Elíseo donde el presidente francés recibió a la canciller alemana. Un adiós lleno de complicidad, el último antes de las elecciones legislativas del 26 de septiembre que pondrán fin a los 16 años de 'reinado' de Merkel.

Quizá haya alguna ocasión más si las negociaciones para formar una coalición de gobierno en Berlín se alargan. No obstante, Merkel declaró que "hará todo lo que esté en su mano para evitar un periodo de transición demasiado largo" que bloquee la UE. (La formación del último ejecutivo de coalición duró seis meses). El Elíseo ha precisado que rendirá un homenaje ad hoc a Merkel por su labor europea.

Así que la agenda del encuentro/cena se centró en la actualidad: Afganistán, el Sahel y la preparación de la cumbre informal a celebrar en Eslovenia a primeros de octubre.

Los dos principales candidatos a suceder a Merkel, el socialdemócrata Olaf Scholz y el democristiano Armin Laschet han sido ya recibidos por Macron. El entendimiento entre París y Berlín parece garantizado en ambos casos, ha hecho saber El Elíseo.

Pero será difícil que el eje franco alemán gire tan engrasado como en estos años que han recordado la buena pareja que formaron el socialista François Mitterrand y el democristiano Helmut Kohl. Merkel llegó a coincidir en 2005 con Jacques Chirac en el ocaso de su segundo mandato. Con el conservador e impetuoso Nicolas Sarkozy no hizo buenas migas políticas. Tampoco con el socialista e inconstante François Hollande.

Tuvo que llegar Macron con su voluntad de hacer las reformas (laboral y fiscal) demandadas por Berlín y Bruselas para que el el motor franco alemán volviera a ponerse en marcha.

"Merkel y Macron encontraron un buen modo de funcionamiento ante el Consejo Europeo en el que el presidente francés lanza el debate político y la canciller intenta sumar a los reticentes aunque tenga que rebajar las propuestas del otro", ha dicho en 'Le Parisien' Stéphane Séjourné, eurodiputado próximo al jefe del Estado francés.

El fruto más concreto es, sin duda, el plan de relanzamiento europeo por valor de 750.000 millones de euros, en gran parte financiado con un préstamo común de la UE. Una idea defendida por Macron que siempre dio repelús en Berlín.

Obviamente no todo ha sido un camino de rosas. París y Berlín han discrepado sobre la energía nuclear, las relaciones con Pekín y otros temas. La entente política ha ido pareja a la buena química entre Merkel y Macron que se tutean, se hospedan en el mismo hotel en algunas cumbres y a veces se toman algo juntos acompañados de un grupo mínimo de colaboradores.

Que siga habiendo buena sintonía es importante para Francia, al que corresponde la presidencia rotatoria de la UE en el primer semestre de 2022. Y para Macron, que aspira a un segundo mandato en las elecciones presidenciales de abril a las que todo el mundo da por hecho que se presentará aunque él no lo haya dicho oficialmente.

Si Macron acudió a Berlín antes de ser elegido, otro tanto han hecho los dos candidatos con más posibilidades de suceder a Merkel. Tanto el socialdemócrata Olaf Scholz, que encabeza las encuestas, como el cristianodemócrata Armin Laschet han sido recibidos, por separado, en el Elíseo.

Scholz, que es vicecanciller y ministro de Finanzas, promete un rol más activo: "Alemania es el país más poblado de la UE y no puede contentarse con estar a la expectativa. Ese papel más activo pasa por la cooperación con Francia. Debemos ir a sistemas de Defensa comunes".

Laschet, nacido en Aquisgrán, gusta recordar que procede de Renania como Kohl y Konrad Adenauer. También reclama un papel más activo para Berlín: "En tiempos de Kohl, Alemania proponía cosas a Europa. Hoy, es el presidente francés quien lo hace y nosotros esperamos para responder".

Con Laschet, Macron puede esperar cooperación también en Defensa, pero menos simpatía hacia los avances franceses en pro del relajo de las normas presupuestarias.

La aspirante ecologista Annalena Baerbock ha preferido ahorrarse el viaje a París: "El Elíseo no es lugar para hacer campaña. Prefiero dedicar el máximo tiempo a mis conciudadanos".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino