Merkel anuncia que no volverá a ser candidata a canciller

Merkel anuncia que no volverá a ser candidata a canciller

La dirigente alemana abandonará la presidencia de su partido, tras 18 años, y no se presentará a las elecciones de 2021

La canciller Angela Merkel comunicó este lunes a la dirección de su partido que no volverá a presentarse al puesto de presidenta de la CDU en el próximo congreso, que se celebrará en diciembre en Hamburgo, pero advirtió que quería seguir ejerciendo el cargo de jefa del Gobierno federal hasta el fin de la legislatura, en 2021.

"En la próxima conferencia federal del partido en Hamburgo no me presentaré de nuevo como presidenta de la CDU. Tampoco me postularé de nuevo como canciller durante otro período legislativo. Este es mi último mandato como canciller federal [...] Soy responsable de todo y la cuarta legislatura será la última para mí”, señaló Merkel en una rueda de prensa en la sede del partido en Berlín.

Merkel subrayó que "es hora de abrir un nuevo capítulo", ya que su "objetivo siempre había sido ocupar cargos políticos con dignidad y un día partir con dignidad". Fuentes de su partido citadas por la agencia Reuters han puntualizado que también descarta postularse para algún alto cargo en la UE tras las elecciones al Parlamento Europeo de mayo.

Por el momento dos destacados militantes han presentado su candidatura para ocupar el cargo que dejará vacante Merkel: Annegret Kramp-Karrenbauer, actual secretaria general de la CDU, y Jens Spahn, ministro federal de Sanidad. Según el periódico Bild, el antiguo jefe del grupo parlamentario de la CDU/CSU Friedrich Merz quiere postularse a la presidencia de la CDU.

La canciller calificó de “decepcionante y amargo” el mal resultado obtenido por su partido en Hesse este domingo y admitió que los motivos de la debacle había que buscarlos en los últimos meses del Ejecutivo federal. “La imagen que ofrece el Gobierno es inaceptable”, agregó.

La decisión de Merkel se debe al resultado en los comicios en Hesse, pero también a la tendencia a la baja en las encuestas que se publican regularmente en el país. Según el último sondeo, la CDU solo obtendría un 24% de los votos en unas elecciones nacionales.

Según sus planes originales, Merkel quería buscar la reelección en el congreso del partido, pero el batacazo electoral del domingo en Hesse (la CDU perdió 11 puntos con respecto a las elecciones de 2013) la llevó a tomar la decisión. El resultado supone, además, un nuevo golpe a la imagen del debilitado Gobierno de gran coalición de Berlín. Otro partido que sufrió un descalabro fue el SPD. Las urnas otorgaron en cambio un triunfo a Los Verdes, que doblan su fuerza y se convierten en un grupo indispensable para formar gobierno en la región. La ultraderecha logra entrar en el último Parlamento regional que le quedaba por conquistar.

Los electores de Hesse también dieron la espalda al partido socialdemócrata alemán, que obtuvo un 20% de los votos, su peor resultado en la historia electoral de posguerra del Estado y 11 puntos menos que hace cinco años. El batacazo que sufrió el SPD también puede poner en marcha una discusión interna sobre el liderazgo de la actual presidenta del partido, Andrea Nahles. Peor aún, desencadenar un nuevo impulso para abandonar el Gobierno de gran coalición, una decisión que dejaría a Merkel al frente de un Ejecutivo minoritario o teniendo que enfrentarse a elecciones anticipadas.

Los grandes triunfadores de la jornada electoral, al igual que ocurrió hace dos semanas en Baviera, volvieron a ser Los Verdes que, con un 20% de los votos, se arigen como una fuerza política indispensable para formar un nuevo Gobierno en el Estado, un hecho que confirma un fenómeno que ha cobrado fuerza en la última década. Los Verdes se han convertido en un partido del establishment que garantiza estabilidad política y también coherencia en temas tan conflictivos como la inmigración frente al populismo de la ultraderecha.

Los institutos demoscópicos tampoco se equivocaron con sus pronósticos relacionados con el partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) que, con un 13% de los votos, logra entrar por primera vez en el Parlamento regional. La extrema derecha gana 8,7 puntos respecto a 2013 y entra, así, en la última de las 16 Cámaras regionales que le quedaba por conquistar en Alemania.

El partido Liberal y La Izquierda también han logrado superar la barrera del 5% necesario para tener representación en la Cámara, gracias a un 7,7% y un 6,7%, respectivamente. Con ese nivel de representación ambos partidos pueden convertirse en posibles socios minoritarios en diferentes alianzas tripartitas.

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino