Medidas de la aduana argentina le abren otra puerta a Montevideo

Medidas de la aduana argentina le abren otra puerta a Montevideo

Región. Nuevas trabas para la carga paraguaya en el puerto de Buenos Aires

En plena competencia regional por las cargas paraguayas, el puerto de Montevideo puede verse beneficiado tras algunas medidas comunicadas por Argentina hacia los armadores guaraníes.

Pese al esfuerzo que ha realizado el puerto de Buenos Aires por seducir a las empresas cargadoras en Asunción, la Dirección General de Aduana (DGA) argentina informó de una serie de requerimientos que pone dificultades a los transbordos.

El pasado viernes, autoridades y sector privado de Paraguay tomaron conocimiento de esas medidas tras recibir un comunicado oficial de la DGA.

La nota recibida en Paraguay asegura que se trata de una resolución surgida en reunión llevada a cabo el 10 de julio pasado y en la que estaban presentes representantes de la Administración General de Puertos (AGP), de la Jefatura de Gabinete de Ministros de Argentina, de la DGA y de algunas empresas fluviales.

De acuerdo con el documento, al que accedió El Observador, la DGA requerirá registros de exportador, del destinatario de la mercadería en el país de destino final y de la totalidad de la mercadería, entre otros.

Asimismo se establecen controles de seguridad divididos en externos e internos.

Entre los primeros se exigirán los certificados de bandera paraguaya o argentina y del código PBIP. Además se desarrollarán auditorías externas al sistema de gestión.

En cuanto a los internos, la lista de controles es más extensa: sistema de gestión de seguridad, ISM Code normas IMO, manual de mantenimiento de flota, manual

de procedimiento de flota, manual de respuesta a emergencias, plan de contratación y capacitación del personal, auditorías internas, sistema privado de seguimiento satelital de la flota (Qtrack), sistema de controles antidrogas antes de cada zarpada (Senado en Paraguay y en tratamiento con PNA en Argentina), principios de seguridad y protección de medio ambiente, surveyors contratados a la descarga, carga y precintos de todos los contenedores embarcados; y circuito cerrado de cámaras en todas las embarcaciones.

Según la DGA, estas medidas tienen el objetivo de “agilizar el modo de control sobre los contenedores que arriben al puerto de Buenos Aires”, pero la comunicación no fue bien recibida por Paraguay, que solo ve una forma de entorpecer el tránsito de sus mercaderías hacia su destino final.

El impacto generado en Asunción fue importante, justo en momentos que el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, se encontraba en la capital guaraní.

Tras la confirmación de las medidas argentinas, una alta fuente vinculada a la carga paraguaya aseguró que, en este escenario, las armadoras paraguayas no moverán su operativa del puerto de Montevideo.

Por su parte, los transportistas fluviales de Paraguay dijeron a El Observador que las nuevas exigencias de Argentina endurecen las condiciones para las cargas de su país, cuando lo que esperan es todo lo contrario: que se faciliten.

“Más allá de que las promesas duran poco y de la voluntad de la autoridad de turno, no hay muchas esperanzas porque la Aduana es inflexible y poderosa”, dijo una de las fuentes consultadas.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino