May acelera los contactos con líderes de la UE para vender su plan de Brexit

May acelera los contactos con líderes de la UE para vender su plan de Brexit

Crece el temor a que un divorcio sin acuerdo provoque escasez y dispare los precios

El miedo del Gobierno británico a no llegar a un acuerdo con la Unión Europea sobre el Brexit está haciendo que Londres quiera presentar su plan directamente a los líderes de los países europeos, lo que está dando la sensación de querer puentear a Bruselas. Mañana mismo, la primera ministra, Theresa May, se reunirá con el presidente francés, Emmanuel Macron.

El encuentro, que tendrá lugar en el Fort de Brégançon, en el sur de Francia, se produce después de que la semana pasada May mantuviera ya reuniones con el canciller austríaco (y presidente de turno de la UE), Sebastian Kurz, y con el primer ministro checo, Andrej Babis.

Empresarios y entes locales se preparan para lo peor si no hay acuerdo o se produce un Brexit duro

Pero la primera ministra no es la única que está vendiendo su l i. El ministro de Asuntos Exteriores británico, Jeremy Hunt, se reunió también esta semana con su homólogo francés y pidió a Francia y Alemania que presionen al negociador de la UE sobre el Brexit, Michel Barnier, para que haya un entendimiento “pragmático y que tenga sentido común”.

En este aspecto, dijo que la solución a la que se llegue “tiene que suponer la protección de puestos de trabajo en ambas partes de la negociación porque por cada empleo que se pierda en el Reino Unido, va a haber también pérdidas en Europa”. Y es que, en su opinión, el riesgo de que no haya un acuerdo “crece día a día”.

Desde el Gobierno se quiere tranquilizar a los ciudadanos

Como parte de esta gira europea, Hunt se encontró también ayer con responsables gubernamentales en Viena para tratar de ganar el favor de las autoridades austriacas. El jefe de la diplomacia británica considera que la postura que está manteniendo Bruselas en las negociaciones sobre el Brexit es peligrosa y advirtió de que podría suponer “una ruptura en las relaciones de confianza entre Gran Bretaña y los países europeos”, que tendría como resultado “un grave error geoestratégico”.

Y es que el temor a que no se ­llegue a una solución sobre el ­divorcio con Europa crece a marchas forzadas. De momento el ­Gobierno no ha publicado todavía un informe sobre lo que va a su­ceder en el caso de que no haya consenso en las negociaciones, pero todo indica que las autoridades locales no quieren que les pille ­desprevenidas.

Según una investigación de la cadena Sky News, docenas de ayuntamientos de todo el país están realizando sus análisis de cómo la falta de acuerdo afectaría a los servicios públicos. Por ejemplo, se prevé que podría disminuir el número de doctores y enfermeras en el servicio de salud, también el acceso a las medicinas o que incluso podría haber escasez de algunos alimentos.

En este sentido, el responsable de la Federación de Alimentación y Bebidas británica, Ian Wright, pidió a las autoridades una reunión para estudiar las implicaciones de la desconexión con Europa. Temen que la falta de un acuerdo o un Brexit duro supongan un incremento de los precios, menos posibilidades de elección para el consumidor y problemas para acceder a algunos productos de primera necesidad.

El Consorcio Británico de Consumo al por Menor advirtió a las autoridades que “las consecuencias de que no haya un compromiso pueden ser catastróficas porque grandes cantidades de comida podrían llegar a estropearse en los puertos, y se reduciría la calidad y la capacidad de elección de los consumidores”.

Pero desde el Gobierno se quiere tranquilizar a los ciudadanos. Un portavoz del Ejecutivo explicó que “no existen planes para realizar acopio de comida, ya que tanto si se llega a un acuerdo como si no, eso no será necesario”.

 

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino