Mattis visita Kiev pero Trump duda sobre el suministro de armas a Ucrania para defenderse de Rusia

Mattis visita Kiev pero Trump duda sobre el suministro de armas a Ucrania para defenderse de Rusia

El ministro de Defensa norteamericano ha sido el visitante de honor en las celebraciones del aniversaro de la independencia de Ucrania

La espinosa cuestión sobre si Washington debe o no proporcionar armas letales a Kiev para restablecer la integridad territorial del país, rota por la acción de Moscú en Crimea y en el este separatista de Ucrania, sigue dando vueltas y no termina de resolverse. El debate y las dudas comenzaron ya durante la época de Barack Obama y continúan ahora conDonald Trump. Los dirigentes ucranianos siguen insistiendo en la necesidad de ayuda.

El secretario de Defensa norteamericano, James Mattis, ha sido este jeuves en Kiev el invitado de honor durante los festejos y el desfile militar conmemorativos del XXVI aniversario de la independencia de Ucrania y el asunto de una posible asistencia militar más amplia y efectiva se ha vuelto a poner sobre la mesa.

«Estamos estudiando esta cuestión», dijo Mattis durante la rueda de prensa conjunta que ofreció con el presidente ucraniano, Piotr Poroshenko. Aseguró que presentará a la Casa Blanca sus propuestas al respecto en cuanto regrese a Washington tras la actual gira. «Las armas defensivas no constituyen una provocación para nadie a menos que uno sea un agresor. Y por supuesto Ucrania no es un agresor. Los combates tienen lugar en su propio territorio», afirmó el jefe del Pentágono.

 

Estados Unidos ha venido proporcionando a Ucrania equipamiento militar no letal, insuficiente, a juicio de las autoridades de Kiev, para hacer frente a la permanente amenaza que suponen las fuerzas prorrusas de las regiones rebeldes de Donetsk y Lugansk, que cuentan a su vez con una generosa ayuda militar de Moscú.

A principios de agosto, el canal de televisión estadounidense NBC informó de la existencia de un plan en el Pentágono para enviar a Ucrania cohetes antitanque Javelin, arma que otorgaría al Ejército ucraniano una notable ventaja frente a las milicias separatistas. Pero nadie ha confirmado oficialmente todavía tal extremo.

El senador republicano John McCain es uno de los más fervientes partidarios de armar adecuadamente a Ucrania «para poder defender su soberanía e integridad territorial». También se ha mostrado favorable a ello el antiguo comandante en jefe de la OTAN, James G. Stavridis y los sugirió abiertamente el mes pasado el flamante representante estadounidense en la búsqueda de una solución al conflicto ucraniano, Kurt Volker.

En el Kremlin, no obstante, han advertido repetidamente que armar a las fuerzas ucranianas agravará aún más la situación, dando así a entender que ellos no se quedarían atrás en el suministro de armas y hombres a los rebeldes prorrusos. «Ya hemos dicho muchas veces que cualquier paso que haga aumentar la tensión en la línea de frente o, en general, (...) solo servirá para que nos distanciemos aún más de la solución al problema», alertó el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov. Los separatistas han amenazado hoy con una guerra total, si Estados Unidos se inmiscuye. Ahora acaba de acordarse un nuevo alto el fuego después de incumplirse todos los pactados anteriormente.

Mattis aprovechó hoy su visita a Ucrania para denunciar una vez más la actitud del Kremlin. «Rusia está intentando redibujar las fronteras internacionales por la fuerza, socavando la soberanía de las naciones libres de Europa», declaró. Según sus palabras, EEUU «no aceptará jamás la anexión de Crimea». El secretario de Defensa norteamericano visita Kiev un mes y medio después de que lo hiciera el secretario de Estado, Rex Tillerson.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino