Matteo Salvini: "No supimos detectar la petición de cambio de los italianos"

Matteo Salvini: "No supimos detectar la petición de cambio de los italianos"

El último 'asalto' del dirigente populista al Gobierno apoyado por el Partido Demócrata y el Movimiento 5 Estrellas ha terminado en tablas. Después de que la alianza de centro-derecha no lograra arrebatar sus feudos al centro-izquierda en las elecciones regionales, Salvini hace autocrítica: "Nuestra oferta no estuvo a la altura"

El líder de la Liga, Matteo Salvini, hace balance en esta entrevista de las elecciones regionales y del referéndum para recortar el número de legisladores, celebrados el pasado domingo y el lunes. La votación del referéndum se saldó con un 69,56% de votos a favor de la reducción de parlamentarios. En las regionales y municipales, el centro-izquierda logró conservar sus feudos de Toscana, Puglia y Campania. Unos resultados que frenaron en seco el 'asalto' de Salvini al Gobierno de coalición que lidera el primer ministro, Giuseppe Conte.

¿Cómo se ha tomado el resultado de las elecciones regionales? ¿Abatido?

No. Tengo dos nuevos números para jugar en la Lotería. Son el 46 y el 70: 46 eran los consejeros regionales que la Liga tenía hasta el 19 de septiembre; 70 son los que tenemos hoy.

Matteo Salvini es conocido por su optimismo. De hecho, los suyos están convencidos de que, sin ese rasgo de su carácter, el impetuoso ascenso de la Liga entre 2014 y 2019 no habría sido posible. Y es verdad. Sin embargo, parece difícil negar las decepciones de Toscana, Puglia y Campania.

¿Y quién las niega? En realidad, ateniéndonos a los datos más recientes, las elecciones han sido muy buenas para nosotros. Les quitamos varios municipios al centro-izquierda y estamos pendientes del recuento final en algunos ayuntamientos...

¿Y en Lombardía? Tal vez tenga también algunos problemas en la cuna de la Liga.

Hemos ganado una docena de ayuntamientos y estamos luchando por el recuento final en Lecco. Me gustaría añadir que incluso en la zona de Bérgamo, con la excepción de Clusone, hemos salido muy bien. Y lo digo, porque hay una cierta lectura según la cual esas zonas se habrían desilusionado con el centro-derecha.

El problema está en el sur. ¿Allí le está costando mucho implantarse?

En el sur, en Puglia y Campania, fue la oferta del centro-derecha en general la que no estuvo a la altura de las circunstancias. Y, por supuesto, tendremos que repensar la situación. Reuniré a los coordinadores regionales y, con los hechos en la mano, examinaremos dónde y cómo cometimos errores. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en Puglia y Campania empezábamos de cero. Ahora, tenemos seis consejeros regionales. Crecemos. Tranquilamente, sin preocupaciones, sin alboroto.

En la Toscana se puso en manos de Susanna Ceccardi y de un subestimado Eugenio Giani.

Susanna hizo una gran campaña electoral y, créame, yo no subestimo a nadie. Al contrario, nosotros no olvidamos que estamos hablando de una región donde la izquierda ha gobernado desde la posguerra. Hace cinco años, nuestro candidato se llevó el 20%, hoy hemos doblado los resultados y estamos en el 40.

¿Se arrepiente de la moderación mostrada?

De ninguna manera. Después del virus, la gente quiere hechos y poca controversia. Precisamente por eso, tampoco respondí a los ataques, agresiones, insultos e investigaciones en mi contra.

¿Las investigaciones le han perjudicado o el electorado ya no les presta atención?

Alto. Deténgase. Nunca diré nada sobre estos temas. Respeto mucho el trabajo de los jueces.

El lunes saltaron chispas entre usted y Giorgia Meloni. Ella niega que haya problemas de liderazgo. ¿Pero no es normal plantear esas cuestiones de liderazgo, cuando un partido está creciendo como lo viene haciendo los Hermanos de Italia en los últimos años?

Mientras haya crecimiento dentro de la coalición, eso es bueno para todos. Para mí, está bien. Si un equipo gana, todo el equipo gana. Si pierde, pierde por las decisiones que adoptaron todos. En cualquier caso, no comento los errores de los demás, y menos de los aliados.

Puedo decir que en Puglia y Campania no supimos detectar la petición de cambio que venía de los ciudadanos. Y ahora, debemos mirar hacia al futuro. En 2021 todas las mayores ciudades italianas van a votar, y todas ellas están en manos del Partido Demócrata o del Movimiento 5 Estrellas [M5S]. Propondré a la coalición que elija como candidatos a profesionales y a personas que provengan del mundo de los negocios. Aunque no lleven el carné del partido en la cartera. La alianza debe expandirse.

Volvamos a Roma. ¿No le parece que el resultado de las regionales y del referéndum fortalece tanto al Gobierno como al Legislativo?

¿Eso cree? Si miro los resultados electorales, veo que el primer partido del Parlamento, el M5S, ha desaparecido de cinco regiones italianas. ¿Y los perdedores seríamos nosotros...? En el Véneto, no tienen ni un concejal, en la Toscana tal vez uno... ¿Es posible que un partido que sólo existe en el Parlamento pueda gobernar durante mucho tiempo?

¿Usted qué cree?

Yo creo que no. Por eso, en estos momentos, Giuseppe Conte debe escucharnos. No es posible gobernar con una fuerza política desaparecida, pero menos aún contra una coalición que cuenta con 15 de los 20 presidentes regionales.

¿Sobre qué quiere que le presten atención?

El otro día fui a la Micam, la Feria de zapatos de moda italiana. Que yo sepa, del Gobierno no apareció nadie. ¿Es posible que un sector tan importante, con un millar de expositores de nivel internacional, no invite a nadie del Gobierno a presentarse? Me parece impensable. Si hubiesen venido, quizás hubieran descubierto esto: con el fin del bloqueo de los despidos, las empresas temen tener que despedir a 30 trabajadores de cada 100. Por eso, pedimos que se nos escuche y que se active un verdadero plan de apoyo a las empresas, un verdadero plan de reapertura de escuelas y, perdón si insisto, un verdadero plan de seguridad.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino