Macron quiere relanzar su programa y que la covid no eclipse su mandato

Macron quiere relanzar su programa y que la covid no eclipse su mandato

El presidente francés tiene solo un año para recuperar su impulso reformista

A Emmanuel Macron, que llegó con grandes expectativas al Elíseo hace cuatro años, le quedan apenas doce meses para relanzar un programa reformista que sufrió un brusco frenazo. El presidente francés intenta recuperar la iniciativa con temas que no sean la pandemia de la covid, una emergencia que amenaza con eclipsar su mandato y poner difícil su reelección.

“El virus es el amo del reloj”, ha reconocido Macron en varias ocasiones durante los últimos meses. Aludía a los plazos de reapertura de establecimientos comerciales y culturales, pero también se puede aplicar a su hoja de ruta política. La pandemia ha alterado por completo una agenda que ya antes de estallar la crisis sanitaria era difícil de mantener y sufrió percances.

El Elíseo pone énfasis en la seguridad y podría volver a plantear la polémica reforma de las pensiones
El presidente francés experimentó un grave contratiempo, a finales del 2018 y hasta mediados del 2019, con la revuelta de los chalecos amarillos , un desafío de orden público que tuvo en jaque a la policía durante largos meses, en las principales ciudades, y que causó cuantiosas pérdidas económicas. En una entrevista con la cadena estadounidense CBS, el pasado fin de semana, Macron admitió que se había equivocado con su tasa verde para los carburantes, que había “infravalorado el impacto sobre la clase media”. No es habitual que el jefe de Estado galo ejerza la autocrítica de un modo tan claro.

A Macron se le nota ahora impaciente por dejar atrás una pandemia cuya gestión ha sido muy cuestionable. Ya no es solo el deseo objetivo de superar la situación epidemiológica y sus consecuencias económicas, sino de evitar que el quinquenio en el Elíseo se le escurra entre las manos sin darle tiempo a hacer nada más. Hace pocos días dedicó la jornada a visitar barrios problemáticos de Montpellier en el contexto del reforzamiento de la seguridad ciudadana, un ámbito en el que puede ser vulnerable ante la derecha y la extrema derecha. Está pendiente la aprobación definitiva de la ley para combatir el islamismo radical.

Si la pandemia retrocede, se abrirá un periodo que puede ser la última oportunidad para algún golpe de efecto. Se especula que podría ser volver a plantear la reforma de las pensiones, un proyecto muy polémico que quedó aparcado durante la violenta primera ola de la pandemia. Ponerlo otra vez sobre la mesa presenta muchos riesgos, pero tal vez sean inevitables para mostrar al país, de cara a las presidenciales, que su visión estratégica para Francia se mantiene, que vale la pena darle la confianza para un segundo mandato.

Macron aún no ha desvelado si concurrirá de nuevo a los comicios. No todos lo dan por hecho, aunque sería una enorme sorpresa que no lo hiciera. En una entrevista con Le Figaro , el lunes pasado, mantuvo el enigma. “Pase lo que pase, presidiré hasta el último cuarto de hora, ya sea sobre la seguridad, la economía y la industria, las reformas, la educación, el medio ambiente –dijo–. Es lo que les prometí a las francesas y los franceses, lo que les debo”. Macron cree, pues, que hay vida –y presidencia– más allá de la pandemia.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino