Lula suma otra condena, que nubla sus posibilidades de volver a ser candidato

Lula suma otra condena, que nubla sus posibilidades de volver a ser candidato

Una corte de apelación le condenó en segunda instancia a 17 años de cárcel por corrupción pasiva, activa y blanqueo de dinero. Es poco probable que vuelva a la cárcel a corto plazo, gracias a una decisión del Supremo, pero su futuro político queda más tocado.

Después de la alegría de sus primeros días en libertad, Lula da Silva recibió este miércoles un mazazo en forma de sentencia en segunda instancia: 17 años, un mes y diez días de cárcel. Es la condena que estipularon los jueces del Tribunal Regional Federal (TRF-4), una corte de apelación, por el caso de la finca de Atibaia. Se trata de un proceso diferente al que le llevó a prisión el año pasado, y aunque Lula no volverá a prisión a corto plazo lo cierto es que está sentencia deja tocado de muerte su futuro político.

Lula estaba acusado de haberse beneficiado de obras de reforma que empresas contratistas de Petrobras (principalmente Odebrecht) habrían realizado en una casa de campo en Atibaia, en las afueras de São Paulo. La casa no era de Lula, sino de Fernando Bittar, un amigo cercano, pero el ex presidente solía ir allí los fines de semana con su familia, por lo que los investigadores concluyeron que en realidad, él era el beneficiario de esas reformas.

Al explicar su voto, el juez Gebran Neto aseguró que "poco importa" si Lula era o no el propietario de esa casa, porque quedó demostrado que Lula usaba el inmueble: "Tenemos mucha documentación de pruebas, con laudos periciales, con documentos, con bienes, referencias de testigos, de que él usaba el inmueble, ya sea porque llevó allí parte de su archivo porque pedía y solicitaba mejoras en la finca", defendió.

Al votar, los jueces ignoraron una decisión del Tribunal Supremo Federal del pasado mes de octubre que podría haber beneficiado a Lula. La máxima corte del país reconoció que en los procesos en que se firman acuerdos de 'declaración premiada' (cuando los imputados aportan información a la Justicia a cambio de beneficios penales) el acusado debe tener derecho a la última palabra, para garantizar su derecho a amplia defensa.

Este era el principal argumento de los abogados de Lula para anular el proceso o por lo menos para volver a su fase inicial, pero los jueces lo ignoraron, al considerar que la decisión del Supremo sólo se aplica en casos en que haya quedado demostrado que hubo algún tipo de daño a las partes. En su opinión, eso no ocurrió en el caso de Lula, porque creen que pudo defenderse igualmente.

Lula no volverá a prisión

La decisión de este miércoles no implica que Lula vuelva a prisión a corto plazo, ya que el Supremo decidió recientemente que es inconstitucional que alguien esté preso mientras pueda recurrir a instancias superiores, decisión que le sacó de la cárcel de Curitiba. Sin embargo, la sentencia sí que supone un golpe a las aspiraciones políticas del ex presidente, ya que dificulta aún más que pueda ser candidato a la presidencia en las elecciones de 2022.

La ley brasileña impide que alguien con una condena en segunda instancia pueda presentarse a los comicios, y Lula ya acumularía dos: la del apartamento de Guarujá (por la que entró en la cárcel) y esta de la finca de Atibaia.

Hace apenas unas semanas, Lula salía de la cárcel pletórico, situándose como líder de la oposición a Bolsonaro, y prometiendo reconstruir y fortalecer el Partido de los Trabajadores (PT) de cara a las elecciones de 2022. En ningún momento descartó ser candidato de nuevo, y en varias ocasiones repitió que tiene la energía de un joven de 20 años. Pero para poder estar de nuevo en la disputa electoral, el Supremo ya no sólo tendría que anular una condena, sino dos, lo que parece bastante difícil. Además, aún tiene otras seis causas abiertas, que podrían ir sumando años de cárcel y alejando aún más esas ambiciones políticas.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino