Lukashenko visita a Putin, su único apoyo

Lukashenko visita a Putin, su único apoyo

El presidente ruso recibe al bielorruso en medio de la tensión por el desvío de un avión y la detención de un opositor

El contestado presidente de Bielorrusia, Alexánder Lukashenko, visita este viernes a su homólogo ruso, Vladímir Putin, que le recibirá en al ciudad balneario de Sochi, en el mar Negro. La reunión, prevista desde hace tiempo, se produce sin embargo en medio del escándalo que provocó el desvío de un avión de Ryanair el domingo pasado y la posterior detención de un periodista y disidente al que el autoritario régimen bielorruso había puesto desde hace meses en su punto de mira.

El objetivo de la reunión, la tercera que mantienen este año ambos líderes, es principalmente económico y dirigido a la agenda bilateral. Especial interés despiertan los pasos que se den hacia una mayor integración de los dos países, un aspecto en el que sobre todo está interesado el Kremlin.

Precisamente esta cuestión provocó tensiones entre los dos socios desde finales de 2019, ya que el Gobierno de Minsk cree que avanzar en la integración supondría una mayor dependencia de Moscú.

Sin embargo, las masivas manifestaciones del año pasado contra Lukashenko tras las elecciones presidenciales de agosto, que la oposición denunció como fraudulentas (Lukashenko volvió a ganar con más del 80 %), al líder bielorruso no le quedó más remedio que ceder si quería recibir el apoyo de Putin en el momento más complicado para él desde que llegó al poder en 1994.

En aquella ocasión, Putin recibió a Lukashenko en Sochi en septiembre, escenificando el apoyo de Rusia, en realidad el único con el que cuenta el autoritario líder bielorruso.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, dijo el jueves que en la nueva cumbre Putin y Lukashenko hablarán del incidente del avión. Según él, está justificado por la implicación de una ciudadana rusa.

El pasado domingo las autoridades de Bielorrusia obligaron a un avión de Ryanair que volaba de Atenas (Grecia) a Vilna (Lituania), a desviarse de su ruta y, escoltado por un caza Mig-29, a aterrizar en Minsk alegando haber recibido un aviso de bomba. Después, la policía detuvo al periodista y disidente Román Protasévich, de 26 años, y también a su novia, Sofía Sapega, de 23 y nacionalidad rusa.

La rocambolesca maniobra ha provocado el temor ente la oposición bielorrusa en el exilio. "El régimen está dispuesto a tomar cualquier medida y método para hacernos callar", ha dicho Stepán Putsila, amigo de Protasévich, con quien fundó en 2015 el canal de Telegram Nexta.

También ha provocado indignación entre la comunidad de países occidentales. La Unión Europea intenta aislar a Bielorrusia por el aire, con la prohibición a Belavia de sobrevolar cielos europeos y la recomendación a las compañías aéreas de utilizar el espacio aéreo bielorruso. Estos días prepara también nuevas sanciones económicas contra el régimen de Minsk.

Protasévich fue director del canal de Nexta, una de las principales fuentes de información durante la manifestaciones contra Lukashenko del año pasado. En noviembre fue incluido en una lista de "individuos implicados en actividades terroristas". Está, además, acusado de organizar disturbios e incitar a la hostilidad contra la autoridad, podría pasar hasta 15 años en prisión.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino