Bolivia  ●  Chile  ●  Evo Morales  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

Los Veintisiete ven el acuerdo entre May y Corbyn como la última posibilidad de retrasar el Brexit

BREXIT

Los Veintisiete ven el acuerdo entre May y Corbyn como la última posibilidad de retrasar el Brexit

La primera ministra británica llega a Berlín para convencer a Merkel para que le dé más tiempo

La posición de evitar un Brexit caótico va imponiéndose entre los Veintisiete, que ven un eventual acuerdo entre la primera ministra británica, Theresa May, y el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, prácticamente como la última posibilidad de evitar una salida a las bravas cuyas consecuencias son aún difíciles de calibrar. En vistas a favorecer ese pacto, el negociador de la UE, Michel Barnier, se ha mostrado dispuesto a aceptar la demanda laborista de que Reino Unido se quede dentro de la Unión Aduanera. La primera ministra británica ha aterrizado este mediodía en Berlín, donde va a reunirse con la canciller alemana Angela Merkel.

En vísperas del Consejo Europeo que debe decidir si concede a May una prórroga para su retirada, Barnier se ha reunido con los responsables de Asuntos Europeos de los Veintisiete en Luxemburgo. Barnier no ha ocultado la “gravedad” de la situación en la que se halla la Unión Europea cuando faltan tres días para que venza el plazo que los Veintisiete dieron a May para que presentara una propuesta que justificara otra extensión al Brexit. Barnier ha sostenido que los socios de la UE buscan ya “las últimas oportunidades” que están en su mano para lograr una “salida ordenada”.

Los contactos en el seno de los Veintisiete seguirán en las próximas horas, cuando los representantes permanentes ante la UE se reunan en Bruselas. Pero también con el Reino Unido. La primera ministra británic, Theresa May, ha viajado este martes, primero a Berlín donde se ha reunido con la canciller alemana Angela Merkel y posteriormente se desplazará a París, donde lo hará con el presidente francés, Emmanuel Macron.

Francia, junto a España, sigue manteniendo las posiciones más duras en el seno de los Veintisiete. La secretaria de Estado para Asuntos Europeos, Amélie de Monchalin, condicionó en Luxemburgo la prórroga a May a conocer antes sus planes. Y a continuación, a fijar unas reglas. “Hay la cuestión de las condiciones: qué rol quiere jugar el Reino Unido durante este tiempo de extensión y en qué tipo de decisiones quiere participar”, sostuvo. En el otro extremo, los Países Bajos, Polonia y Portugal proponen ser más flexibles con May.

Barnier no quiso entrar en el debate, todavía no zanjado, del tiempo de descuento extra que darán a May. Para el negociador de la UE, la prórroga no es el objetivo, sino el instrumento para llegar a un fin. “La prórroga debe ser útil, para dar más tiempo, si es necesario, para coronar el proceso político”, sostuvo. La clave, añadió, es el posible acuerdo entre May y Corbyn, que será el que “dé sentido” a esa nueva solicitud británica de extensión del Brexit. La UE mantiene como una de las líneas rojas la negativa a reabrir el Tratado de Retirada, pero sí está dispuesta a una nueva declaración política que vaya más allá e incluya la permanencia en la Unión Aduanera del Reino Unido. “Luego veremos si es más parecida a Turquía o a Noruega”, sostuvieron fuentes diplomáticas.

En todo caso, Barnier advirtió de que cualquier acuerdo que firmen ambas partes debe respetar las decisiones del Parlamento Europeo, la integridad del mercado único, la autonomía de decisión de los Veintisiete y “la indivisibilidad de las cuatro libertades” de la UE. Si eso se cumple, los Veintisiete no tendrían inconveniente en firmar un acuerdo político más ambicioso. Aun así, Barnier dejó claro que si se produce una salida desordenada no será responsabilidad de los Veintisiete. “Si [la Cámara de los Comunes] quiere impedir que haya una salida sin acuerdo, como he escuchado, deben votar a favor del acuerdo”, advirtió Barnier.

Primera estación: Berlín

Theresa May ha aterrizado ya este mediodía en Berlín en busca de respaldo a una prórroga hasta el 30 de junio, que evite la salida del Reino Unido de la Unión por las bravas.

Las de May son negociaciones in extremis antes de que el viernes expire el plazo para contar con un acuerdo en su Parlamento al acuerdo de del Brexit. Llega además a Berlín un día antes de la cumbre extraordinaria de Bruselas, en la que los 27 decidirán si Londres presenta argumentos de suficiente peso, que garanticen que en ese tiempo logrará el acuerdo necesario en el Parlamento, como para concederle la prórroga que pide. El Parlamento británico ha rechazado hasta tres veces el acuerdo de Retirada pactado con Bruselas.

La canciller alemana, Angela Merkel, siempre se ha mostrado favorable a buscar un entendimiento y a evitar a toda costa un Brexit salvaje, de costosas e imprevisibles consecuencias a ambos lados del Canal de la Mancha. La última vez, la semana pasada, de visita Irlanda, cuando prometió que haría “todo lo posible” para impedir un salida de Reino Unido sin acuerdo; la opción que Merkel considera el peor escenario. Su posición supone una continuidad en el carácter político de una canciller proclive al compromiso.

Sobre las once y media de la mañana, May llegó a la cancillería en Berlín para reuniré con Merkel. Desde Berlín, May viajará hoy mismo a París, donde tiene previsto mantener un encuentro con el presidente Emmanuel Macron, menos partidario en principio de más prórrogas, que en cualquier caso, debería ir acompañada de un plan político creíble. Si la primera ministra logra hoy convencer a Macron y a Merkel, allanaría sustancialmente el camino, con vistas a la cumbre de mañana en Bruselas.

Lluís Pellice y Ana Carbajosa

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino