Los ‘pañuelos verdes’ a favor del aborto vuelven a las calles argentinas

Los ‘pañuelos verdes’ a favor del aborto vuelven a las calles argentinas

Tras las movilizaciones del año pasado, la iniciativa popular regresa al Congreso

Los pañuelos verdes han vuelto a las calles de Argentina. Miles de partidarias de la despenalización del aborto, identificado ya con ese color, se manifestaron a última hora del martes frente al Parlamento para arropar la octava presentación desde el 2005 de una iniciativa legislativa popular para legalizar la interrupción del embarazo.

La lucha de las mujeres argentinas para que su país –que siempre fue pionero en la región en la defensa de los derechos civiles– tenga una ley del aborto moderna trascendió en el mundo después de que el año pasado dos impresionantes movilizaciones populares lograran, rodeando el Congreso hasta altas horas de la madrugada, que muchos legisladores cambiaran de opinión. En junio, los diputados aprobaron la ley pero en agosto el Senado rechazó su ratificación gracias al voto de los senadores de las conservadoras provincias norteñas.

Las impulsoras de la ley ven difícil su aprobación en año electoral pero quieren que diputados y senadores se retraten.

Era la primera vez de las siete presentaciones anteriores que la iniciativa llegaba a ser debatida por las Cámaras. En las otras seis, no fue admitida a trámite. La responsable del proyecto es la asociación Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en Argentina, que estima en medio millón el número de abortos que anualmente se realizan clandestinamente en el país. Las cifras son imprecisas por motivos obvios, pero se estima que unas 50.000 mujeres –generalmente pobres– acaban en el hospital por complicaciones de abortos clandestinos y un número elevado muere. El proyecto es casi el mismo del año pasado y defiende el aborto libre hasta las catorce semanas de embarazo, extendiendo el plazo para violación o riesgo de vida de la madre, que son los únicos supuestos que actualmente contempla la legislación argentina.

Pese a ser una iniciativa popular, cuenta con la firma de 70 legisladores de todos los grupos, de izquierda a derecha, evidenciando el debate político transversal abierto en el 2018. Por ejemplo, el presidente liberal Mauricio Macri ordenó a sus legisladores permitir la tramitación del proyecto pese a que personalmente ha insinuado estar en contra del aborto; o la expresidenta y senadora Cristina Fernández acabó votando a favor de la ley cuando toda su vida se había posicionado contra el aborto por su convicción católica, impidiendo que la iniciativa pudiera debatirse en el Parlamento bajo el kirchnerismo.

Este año hay elecciones presidenciales y legislativas y las impulsoras de la Campaña Nacional saben que será difícil la aprobación del proyecto, pero pretenden que senadores y diputados se retraten.

La presentación fue acompañada por numerosos colectivos, entre ellas un numeroso grupo de populares actrices argentinas que con su presencia pretenden amplificar la reivindicación. “Nos plantamos otra vez frente a la violencia de la doble moral anacrónica que atenta contra la soberanía sobre nuestros cuerpos. Necesitamos el tratamiento y promulgación de la ley sin más demoras”, dice un comunicado leído frente al Congreso por las actrices. “El aborto es una problemática de salud pública que necesita solución urgente”, concluye.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino