Los negocios de la China

Los negocios de la China

"El rumbo que está tomado la histeria china ponen a Uruguay en una situación privilegiada”

Las movidas del nuevo imperio chino no dejan de asombrarnos en lo que a su estrategia alimentaria se reere. Cuando eres el primer comprador del mundo, el que tiene un problema eres tú. Tener que salir a comprar todos los años millones de toneladas de alimentos con la incertidumbre sobre los proveedores, le pone a la estabilidad general del país un gran signo de interrogación.
A este problema estructural de la nación oriental, se le agregan diversas interferencias como consecuencia de la pandemia de covid-19 y la resaca que aún persiste del brote local de la peste porcina africana, que ha menguado la piara en un 50%.
Especícamente en las proteínas de origen animal la incertidumbre es notoria. A su deciencia crónica de 10 millones de toneladas, la peste porcina le ha agregado un décit similar llevando a 20 millones de toneladas la falta de este alimento para su población de 1.400 millones de personas, y debe considerar el lector que esta cifra es igual a la suma del comercio internacional de carne vacuna y aviar sumados.
Con su principal proveedor y vecino Australia, las diferencias políticas han cortado un suministro vital de carne vacuna y cebada. El primer ministro australiano –Scott Morrison– puso en duda la transparencia en la información china sobre la pandemia y, como respuesta relámpago, las autoridades de nuestro principal importador retiraron la habilitación de las cuatro plantas frigorícas de mayor vinculo exportador y decretaron para la cebada australiana un arancel del 80%.
Especícamente para la carne vacuna, en la misma medida que se detectan positivos en plantas frigorícas, estas salen del circuito proveedor y en tal sentido, Brasil, Argentina y Estados Unidos han debilitado su capacidad exportadora a aquel país.
Finalmente, en una resolución del pasado lunes, se comunicó a los importadores que no se podrá ingresar alimentos congelados provenientes de países con la pandemia fuera de control.
Como contrapeso a estas dicultades en la importación de alimentos, China ha desplegado medidas compensatorias.
Para comenzar, se ha relajado el rigor con que otrora se evaluara una planta como habilitada para exportar carne. Esto ha multiplicado la cantidad de proveedores potenciales, aun a costo de relajar las exigencias.
Como segunda medida, China, al igual que su vecino Corea del Sur, comienzan a intensicar sus inversiones fuera del país y especícamente en el sector de los alimentos. Un tercio de la supercie de la isla de Madagascar equivalente a 1.300.000 hectáreas fueron alquiladas por 99 años por parte de Corea del Sur, mientras que China busca el mismo despliegue en otras regiones del mundo.
Por último, en una decisión escandalosa para un país comunista que aprovecha su régimen dictatorial para tomarla, se ha prohibido la producción de cerdos en unidades menores a los 500 animales eliminando de un plumazo a todo tipo de producción familiar. El plan es que para el año 2025 los pequeños productores que representaron hasta hace poco el 47% de la producción de cerdos sean apenas el 4% del total. Es un ejercicio interesante imaginar esa política neoliberal por estos lares.
¿Qué debería hacer Uruguay frente a esta situación tan peculiar de nuestro principal destino?
A pesar de la fuerte caída de nuestra participación en la importación china en este año, basado en una baja faena y en la falta de competitividad que las relaciones cambiarias le imponen, el rumbo que está tomado la histeria china ponen a Uruguay en una situación privilegiada y quien sabe si no llegó la hora de que el valor de la inocuidad e integridad de nuestra producción de alimentos reciba su dilatado y merecido premio.
Por otro lado, habremos de ver un interés creciente de China en inversiones que le mejoren su autonomía alimentaria. Que ese aterrizaje sea solo ganar, requiere tener las cosas muy claras.
El primer viaje a China de nuestro presidente habrá de traer las primeras novedades en este sentido, por lo que por una vez en la vida deberíamos prepararnos a una velocidad, no uruguaya, sino china.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino