Los jefes de la diplomacia de Alemania y EEEU exigen clarificar el origen del coronavirus y señalan a China

Los jefes de la diplomacia de Alemania y EEEU exigen clarificar el origen del coronavirus y señalan a China

El titular de Exteriores alemán emplaza al país asiático a dar una "clarificación" mientras el secretario de Estado insiste en que hay "una cantidad significativa de evidencia" de que el coronavirus surgió de un laboratorio chino.

El ministro de Asuntos Exteriores alemán, el socialdemócrata Heiko Maas emplazó ayer a China a dar una "clarificación del origen" del nuevo coronavirus. "El mundo entero quiere que se aclare el origen exacto del virus", ha afirmado Maas en una entrevista con el grupo de medios de comunicación alemán Funke. China puede demostrar "lo transparente que quiere ser con el virus", ha añadido.

Estados Unidos también ha cuestionado abiertamente y en más de una ocasión el origen del coronavirus y ha acusado a China de ocultar información.

El secretario de Estado Mike Pompeo dijo el domingo que había "una cantidad significativa de evidencia" de que coronavirus surgió de un laboratorio chino, pero no cuestionó la conclusión de las agencias de inteligencia estadounidenses de que no fue hecho por el hombre.

"Hay una cantidad significativa de evidencia de que esto provino de ese laboratorio en Wuhan", dijo Pompeo a "This Week" de ABC, refiriéndose al virus que que ha matado a unas 240,000 personas en todo el mundo, incluidas más de 67,000 en los Estados Unidos.

Pompeo luego contradijo brevemente una declaración emitida el jueves pasado por la principal agencia de espionaje de los Estados Unidos que decía que el virus no parecía estar hecho por el hombre ni modificado genéticamente. Esa declaración socava las teorías de conspiración promovidas por activistas contra China y algunos partidarios del presidente Donald Trump que sugieren que fue desarrollada en un laboratorio de armas biológicas del gobierno chino.

"Los mejores expertos hasta ahora parecen pensar que fue hecho por el hombre. No tengo ninguna razón para no creer eso en este momento", dijo Pompeo. Cuando el entrevistador señaló que esa no era la conclusión de las agencias de inteligencia de EEUU, Pompeo retrocedió y dijo: "He visto lo que ha dicho la comunidad de inteligencia. No tengo motivos para creer que se hayan equivocado".

Pese a ser un gran crítico del manejo del inicio de la pandemia por parte de China, Pompeo se negó a decir si creía que el virus había sido liberado intencionalmente.

El presidente Donald Trump ha criticado repetidas veces el papel del gigante asiático en la pandemia, que ha infectado a casi 3,5 millones de personas. Según Trump, Pekín ocultó información importante sobre el brote, por lo que le exigió que se hiciera "responsable".

Medios estadounidenses dicen que Trump ha encargado a los espías investigar más sobre los orígenes del virus. Las primeras versiones situaban el inicio de la pandemia en un mercado de Wuhan que vende animales exóticos como murciélagos, pero Washington dice ahora que la epidemia se originó en un laboratorio de investigación de virus, cercano al lugar.

"Creo que todo el mundo puede verlo ahora. Recuerden, China tiene un historial de infectar al mundo y administrar laboratorios de baja calidad", dijo Pompeo. El jefe de la diplomacia dijo que al principio China trató de minimizar el coronavirus con "un clásico esfuerzo de desinformación comunista, (y) eso creó un enorme riesgo". "El presidente Trump es muy claro: haremos rendir cuentas a los responsables", concluyó

La versión oficial de Pekín es que el virus saltó a humanos en un mercado de animales salvajes de la ciudad de Wuhan, en el centro del país. Otros países se han sumado a Washington en la petición de mayor transparencia y también la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido participar en la investigación del origen del coronavirus.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino