Los expertos de la ONU zanjan el debate: no hay dudas de que el cambio climático es causado por el hombre

Los expertos de la ONU zanjan el debate: no hay dudas de que el cambio climático es causado por el hombre

El nuevo aviso de los expertos en clima de la ONU es claro y contundente. El cambio climático está causado de forma «inequívoca» por el ser humano y no tiene precedentes en miles, e incluso cientos de miles, de años. Temperaturas de récord cada año, sequías, lluvias torrenciales, incendios que ya no se apagan, huracanes cada vez más potentes… Ninguna parte del planeta se libra ya de las consecuencias y las alteraciones son tan profundas que sus efectos, como el aumento del nivel del mar o el deshielo, serán también irreversibles durante cientos o incluso miles de años.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), compuesto por cientos de los científicos climáticos más destacados de todo el mundo, ha analizado 14.000 estudios a lo largo de los últimos años para poder ofrecer una base científica sólida a las políticas climáticas. Es en este informe, ‘La base de la ciencia física’, en el que se zanja por completo el debate sobre si la actividad humana está detrás del calentamiento global. Por primera vez, los 195 países que conforman la organización han consensuado que es un hecho «inequívoco». «Se cierra el debate, pero no porque lo diga el IPCC, sino porque no hay ninguna base científica» que aporte pruebas en el sentido contrario, explica a ABC José Manuel Gutiérrez, uno de los autores del informe y vicedirector del Instituto de Física de Cantabria (IFCA).

La evidencia de que el hombre está causando el aumento de las temperaturas, a través de las emisiones de gases de efecto invernadero como el CO2, es ya abrumadora. Con un calentamiento global que actualmente es de 1,1ºC sobre la época preindustrial, todo apunta a que, en los próximos 20 años, la temperatura global alcanzará o superará los 1,5° de calentamiento, incluso aunque se reduzcan drásticamente las emisiones. Este era el primer umbral que el mundo debía evitar cruzar, según consensuaron 195 países en el Acuerdo de París. Traspasarlo acarreará crecientes olas de calor, más sequías y temporadas frías más cortas, entre otras consecuencias.

Pero aún más grave será en caso de llegar a los 2º, una línea que los científicos consideran crítica, ya que a partir de aquí los cambios en el clima serán exponenciales. A este escenario se llegará también a lo largo del siglo XXI si no comienzan a reducirse ya las emisiones de forma rápida y profunda, implantando objetivos como las cero emisiones netas. El llamamiento que hace el informe es serio. De no hacerlo, las temperaturas extremas de calor se alcanzarán con mayor frecuencia hasta umbrales de tolerancia críticos para la agricultura y la salud, muestra el informe.

«La estabilización del clima requerirá reducciones fuertes, rápidas y sostenidas de las emisiones de gases de efecto invernadero, y llegar a cero emisiones netas de CO2. Limitar otros gases de efecto invernadero y contaminantes del aire, especialmente el metano, podría tener beneficios tanto para la salud como para el clima», dice el copresidente del Grupo de Trabajo I del IPCC, Panmao Zhai.

Porque aunque los científicos han dejado una puerta a la esperanza para evitar las peores consecuencias del cambio climático, el punto de partida no es bueno. En 2019, las concentraciones de dióxido de carbono atmosférico fueron más altas que en cualquier momento en al menos 2 millones de años, y las concentraciones de metano y óxido nitroso fueron más altas que en cualquier momento en al menos 800.000 años. Y estos gases, capaces de perdurar durante décadas en la atmosfera, continuarán acumulándose en los próximos años.

Sus efectos ya son palpables y además perdurarán. El cambio climático está afectando los patrones de lluvia. En latitudes altas, es probable que aumenten las precipitaciones, mientras que se prevé que disminuya en grandes partes de los subtrópicos. Las áreas costeras verán un aumento continuo del nivel del mar a lo largo del siglo XXI, lo que contribuirá a inundaciones costeras más frecuentes y severas en áreas bajas y erosión costera. Eventos extremos del nivel del mar que antes ocurrían una vez cada 100 años podrían ocurrir todos los años a finales de este siglo. Además, un mayor calentamiento amplificará el deshielo del permafrost, el suelo permanentemente helado, y la pérdida de la capa de nieve estacional, el derretimiento de los glaciares y las capas de hielo y la pérdida del hielo marino del Ártico en verano.

También los cambios en el océano, incluido el calentamiento, las olas de calor marinas más frecuentes, la acidificación del océano y la reducción de los niveles de oxígeno, se han relacionado claramente con la influencia humana. Estos cambios afectan tanto a los ecosistemas oceánicos como a las personas que dependen de ellos, y continuarán durante al menos el resto de este siglo.

Por primera vez, además, el Sexto Informe de Evaluación proporciona una evaluación regional más detallada del cambio climático, que incluye un enfoque en información útil que puede informar la evaluación de riesgos, la adaptación y otras tomas de decisiones, y un nuevo marco que ayuda a traducir los cambios físicos en el clima (calor, frío, lluvia, sequía, nieve, viento, inundaciones costeras y más) en lo que significan para la sociedad y los ecosistemas. Esta información regional se puede explorar en detalle en el Atlas Interactivo interactive-atlas.ipcc.ch recientemente desarrollado, así como en las hojas informativas regionales, el resumen técnico y el informe subyacente.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino