Bolivia  ●  Chile  ●  Evo Morales  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

Los emplazamientos cruzados que dejó el debate presidencial

Los emplazamientos cruzados que dejó el debate presidencial

Mientras Sebastián Piñera, Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez evitaron la confrontación, Marco Enríquez-Ominami y José Antonio Kast interpelaron repetidamente a sus contendores en el debate de la ANP.

Mostrando un papel, justo en el momento del cierre de su intervención, Marco Enríquez-Ominami aludió a Sebastián Piñera como un “prófugo de la justicia” en relación al caso del Banco de Talca. El cuestionamiento fue uno de varios que lanzó contra el candidato presidencial de Chile Vamos durante el debate organizado por la Asociación Nacional de Prensa (ANP), que se realizó en el Congreso, en Valparaíso. En total, ME-O emplazó en ocho ocasiones a sus contrincantes.

La carta del PRO, por ejemplo, también fustigó que Piñera haya dicho, momentos antes en el foro, que “no es ningún pecado” el que haya personas que participaron del “gobierno militar”, y lo emplazó por los controvertidos dichos de la candidata a parlamentaria de la UDI Loreto Letelier, sobre el caso quemados.

En ningún momento, sin embargo, confrontó a Piñera por su vínculo con el caso SQM, en el que ME-O se encuentra formalizado y sobre lo que debió dar explicaciones en la parte inicial del debate.

Enríquez-Ominami también lideró los ataques contra Alejandro Guillier, principalmente por su postura ante la opción de una asamblea constituyente, junto con disputarle al senador independiente la defensa del legado de Michelle Bachelet, algo que también intentó hacer el abanderado oficialista.

A la arremetida de ME-O, quien lleva adelante su tercera carrera presidencial, se sumó el independiente José Antonio Kast. La actitud de ambos -que ocupan puestos de retaguardia en las encuestas- marcaron un contraste con las tres cartas presidenciales que hoy las lideran (Piñera, Guillier y Beatriz Sánchez), que no iniciaron ninguna confrontación.

* El factor Bachelet

La candidata del Frente Amplio si aprovechó su primera intervención para cuestionar a Bachelet, mostrando el programa de gobierno de la Mandataria y criticando la aplicación de la Ley Antiterrorista, aunque en otro momento de su intervención se evidenció un punto de encuentro con la jefa de Estado, cuando, sin mencionarla, dijo que se podía compatibilizar crecimiento con el cuidado del medioambiente.

Guillier, en cambio, recalcó que mantendría “políticas sociales” de Bachelet y aprovechó de enumerar, en cada intervención, la mayor cantidad de medidas que pretende impulsar. La ausencia de la Nueva Mayoría en las primarias presidenciales -en las que sí participó Chile Vamos y el Frente Amplio- hizo que ésta fuera la primera oportunidad para Guillier. Así, mencionó la descentralización y la idea de establecer impuestos regionales -modificando, pero no aumentando, la estructura tributaria del país- un “pacto” por el desarrollo entre el sector público y el privado; abordó la salud primaria; y reiteró sus cuestionamientos al rol de la fiscalía en el combate a la delincuencia.

* Piñera versus Kast

Piñera, en tanto, al comienzo del debate debió referirse al vínculo con SQM revelado esta semana: señaló que en esta campaña y en 2009 “he recibido múltiples ataques” y aseguró que “siempre hemos enfrentado los hechos con la verdad, colaborando con la justicia”, y que “siempre cuando las investigaciones terminan, se ha decretado la falsedad de las acusaciones”. Sobre este punto, sin embargo, no se le volvió a preguntar durante todo el debate, por lo que aprovechó de reiterar sus principales propuestas y su enfoque hacia la clase media, junto con destacar los logros de su gobierno, los que -dijo- “no son sólo crecimiento”.

Piñera también enfrentó posiciones con Kast en materia de derechos humanos. El ex mandatario fue consultado por sus dichos sobre los “cómplices pasivos” de las violaciones a los DD.HH. durante el régimen militar, concepto que acuñó durante su gobierno y que levantó, aquella vez, una fuerte molestia en la centroderecha, principalmente en la UDI. Al respecto, el ex mandatario reiteró su postura, señalando que “no sólo los militares” tenían responsabilidad, sino que también la Corte Suprema y los “civiles” que, pese a tener un poder de injerencia, “callaron”.

Además, señaló que “las Fuerzas Armadas chilenas han aprendido la lección” y que se debe erradicar “la intención de usar la fuerza para conquistar el poder”. De todas maneras, cuestionó el rol que jugó la izquierda en los años 60 y 70, en línea con el discurso de Kast y de su sector político.

Si bien el diseño inicial del diputado ex UDI era no confrontar al ex presidente, tras un receso y luego de conversar con algunos de sus asesores, Kast cambió su esquema y, en un momento del debate, dijo que “las Fuerzas Armadas no usaron la fuerza para tomarse el poder, sino para recuperar Chile”. Más tarde, Piñera respondería, al señalar que “creo que no se requieren 17 años de gobierno militar para recuperar la democracia”. Inmediatamente después, Kast sostuvo, dirigiéndose a Piñera, que “respecto del régimen militar, le agradezco a su hermano (José Piñera) todo lo que hizo por Chile”.

El diputado fue, junto con ME-O, el que lideró los emplazamientos a otros abanderados, en un tono particularmente duro. Por ejemplo, también criticó a Sánchez por plantear un “diálogo” con los comuneros mapuches en huelga de hambre. “Y no fue capaz de dialogar con Sergio Melnick, eso me parece inaceptable”, dijo sobre la decisión de la abanderada del Frente Amplio no asistir a un programa de televisión. También fustigó a Alejandro Navarro por su postura ante la situación en La Araucanía y le dijo que “ojalá se vaya a Venezuela a defender a Maduro”.

* El debate por la segunda vuelta

La necesidad que ha planteado Guillier de lograr un acuerdo de apoyo recíproco entre las cartas de la centroizquierda para una segunda vuelta marcó también parte del debate, especialmente entre él y la abanderada DC, Carolina Goic.

Primero, cuando se le consultó a Goic sobre la postura que asumiría tras el 19 de noviembre, en caso que Guillier pase a segunda vuelta, la senadora evitó ponerse en ese escenario. Momentos después, a Guilier se le consultó cómo lograría asegurar un respaldo a su figura en un balotaje. “Yo voy a ganar la primera vuelta y, por consiguiente, eso va a facilitar bastante el proceso”, respondió, además de sostener que existe “plena coincidencia” en varios temas programáticos al interior de la centroizquierda.

Mas tarde, Goic acusaría a Guillier de plantear “con cierta liviandad” que se generaría un acuerdo, marcando una diferencia entre ambos respecto de las concesiones hospitalarias. Guillier respondió que “uno siempre está disponible a apoyar al que pase a segunda vuelta, eso es obvio, y por lo tanto en eso siempre he manifestado mi disposición y sin ninguna condición; creo que hay que estar abierto a buscar acuerdos, y nadie puede exigir el todo”.

P. Catena; I. Caro y A. Labra

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino