Los ejes del cambio de rumbo que ve el BID para América Latina

Los ejes del cambio de rumbo que ve el BID para América Latina

Sistemas educativos, infraestructura sanitaria y producción local, las prioridades.

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, los enormes desafíos que deja la pandemia en América Latina y los cambios que son necesarios para enfrentar el futuro que plantea la nueva realidad y enfrentar una aguda crisis de desempleo y pobreza, pasan por emprender ajustes en tres aspectos claves, sobre los cuales debe existir unidad y consenso.

Para el directivo, dichos consensos deben estar alrededor de la educación y cómo reinventarla para que no se pierdan años de escolaridad, lo cual supondrá esquemas híbridos, siendo conscientes de que la experiencia de ir a colegio es clave, al igual que conectar la universidad con la primaria y secundaria.

Otro de los ejes para fortalecer, tanto en Colombia como en toda la región, son los sistemas de salud, para que los equipos y la infraestructura sanitaria sean mucho más potentes, no solo en cuanto a equipamiento médico, sino en la producción de vacunas que los países de América Latina no tenían para poder salir más rápido de esto, pero también para enfrentar futuras situaciones sanitarias con mayor solvencia, factor que fue clave para enfrentar la crisis en los países desarrollados.

Y en tercer lugar, el presidente de BID, Luis Alberto Moreno, consideró que otros de los cambios claves para los países de la región tienen que ver en cómo se aprovecha el entorno geopolítico entre Estados Unidos y China, para fortalecer la producción de bienes y servicios ‘hechos en las Américas’.

En este sentido, una de las grandes oportunidades que vislumbra la entidad es la producción de alimentos y para ello se debe revisar qué cosas que se producían en Asia se pueden producir en América Latina, con la consigna de que los mercados intrarregionales se deben profundizar, pues esta sigue siendo muy pequeña frente a otros lugares del mundo.

Por ejemplo, Moreno citó que el comercio entre Asia representa el 60 % del comercio en los países de ese continente, cifra que en Europa es del 50 por ciento, mientras que en América Latina apenas llega al 18 por ciento. “Esa integración más profunda a nivel regional es algo de mucho apoyo en las sociedades”, insistió el directivo.

Y agregó que tanto Colombia como los demás países deberán comenzar a avanzar en la sustitución inteligente de algunas importaciones (en especial las agrícolas), lo cual va a suponer una mayor acción del Estado, pues ello pasa por una discusión sobre el tema de tierras y en cuanto a los bienes públicos agrícolas, como las vías rurales, los distritos de riego y las cadenas de frío, entre otros.

Para Moreno, este tipo de bienes públicos y la inversión en ellos resulta mejor que optar por un camino de altos subsidios, lo cual lo demuestran casos como el de Argentina y Brasil, que han avanzado de forma importante en la agricultura de alta precisión y en los encadenamientos.

Sostuvo que otro aspecto son los servicios, para lo cual la educación debe volcarse a alinearse con dónde está la demanda de los servicios del siglo 21, algo en lo que Colombia tiene una capacidad de emprendimientos que importante.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino