Los diplomáticos alertan del daño de Pablo Iglesias a la imagen exterior de España

Los diplomáticos alertan del daño de Pablo Iglesias a la imagen exterior de España

18:46 - Consideran que arruina el trabajo hecho para contrarrestar la propaganda del 'procés' y que pone en riesgo la labor en plazas difíciles

Hace 15 meses, cinco días antes de los comicios del 10-N, Pedro Sánchez se comprometía públicamente en el gran debate electoral a traer de vuelta al fugado Carles Puigdemont a España para que respondiera ante la justicia. Hablaba con convicción respondiendo a las acusaciones de pasividad frente al Govern de Cataluña que le lanzó Albert Rivera y, de paso, reprochaba a Pablo Casado la huida del ex presidente catalán bajo el mandato de un Gobierno del PP.

Sánchez, que ocupaba La Moncloa desde junio de 2018, desplegó en sus primeros meses de mandato una estrategia diplomática para intentar contrarrestar el discurso independentista que hablaba de España como de una nación represora, con presos políticos y una justicia minada por vicios antidemocráticos.

Pedro Sánchez nombró a Josep Borrell, bestia negra del secesionismo, ministro de Asuntos Exteriores, y todas las embajadas españolas se activaron en la misma dirección.

Ahora, el trabajo de entonces se arruina desde dentro del propio Gobierno. Las declaraciones del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, poniendo en solfa la calidad de la democracia española y dando aire a quienes afirman que en España se persigue y se encarcela por las ideas políticas y por poner urnas, ha generado un "profundo malestar" entre los representantes diplomáticos.

En el Ministerio de Exteriores se opta por la contención, pero, como señala un destacado cargo, "es indudable que González Laya no está contenta", en referencia a la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya. Su trabajo pasa por defender la imagen y los intereses de España ante el mundo y "no es de recibo tener que enfrentarse a fuego amigo".

Los diplomáticos consultados por este periódico coinciden en señalar que "lo peor es la utilización que de las afirmaciones de Iglesias hacen y harán Puigdemont, sus abogados y sus seguidores".

"Siempre han sido hábiles a la hora de manipular los hechos y encontrar grietas, y en esta ocasión quien les pone en bandeja los argumentos es nada menos que un vicepresidente del Gobierno", explica un embajador con plaza europea, que se prepara ya para hacer "malabarismos discursivos" echando mano del argumento de la "campaña electoral".

"Con estos bueyes es difícil arar", resume un alto funcionario del Palacio de Santa Cruz, que lamenta las manchas que las manifestaciones del vicepresidente segundo suponen para la imagen del país y los obstáculos que representan para la diplomacia española.

En Bruselas, los representantes de España también expresan su malestar: "Esto no trae nada bueno". Las fuentes consultadas en el Parlamento Europeo se quejan de trabajar "contracorriente". Y citan los múltiples obstáculos que deben sortear a la hora de defender la imagen del país.

"Indultos, amnistía, modificación a la baja de tipos penales de sedición y rebelión, y ahora Rusia y Podemos alineados para denigrar la condición democrática de España con el mismo discurso de los independentistas fugados y los que están condenados".

"Sólo nos ayuda", señala este interlocutor, "el que las barbaridades que sueltan Puigdemont y compañía sólo dan cuenta de su extremismo obsesivo".

Más allá de las fronteras europeas, otro representante diplomático de España reprocha a Iglesias su intento permanente de "hacer a la vez de Gobierno y oposición". "Claro que nos afecta y mucho. El mensaje que lanza es el de que hay algo dudoso respecto al estado de Derecho en España, pone en duda que se gestione el país democráticamente".

"En la antigua Marca España se trabajaba insistentemente en los ránking de democracia, gestionados en su mayoría desde el mundo anglosajón, que no es precisamente el que más simpatías nos profesa y, pese a todo, siempre se nos incluye entre los 25 países con democracia plena por delante de Francia e Italia".

"Costaba mucho trabajo lograr eso y ahora Iglesias lo desmonta y tira por tierra esa labor. A los embajadores, especialmente en algunas plazas difíciles, y Rusia es sólo el primer ejemplo, nos pone en una posición imposible. Después llegará Venezuela, Nicaragua, Cuba, Argentina, Ecuador... Lo utilizará todo aquel que quiera perjudicarnos".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino