Los demócratas pierden parte de su mayoría pero retienen la Cámara de Representantes de Estados Unidos

Los demócratas pierden parte de su mayoría pero retienen la Cámara de Representantes de Estados Unidos

Los progresistas perdieron al menos cinco escaños en unos comicios en los que se renovaba el Congreso al completo, 435 asientos.

El Congreso de Estados Unidos seguirá contando con una mayoría demócrata, aunque mermada con respecto a las elecciones legislativas de 2018. La noche electoral del martes sirvió, entre otras cosas, para ratificar el dominio de la bancada progresista en una Cámara baja fundamental durante el mandato de Donald Trump -aprobó un proceso de impeachment contra el presidente y un paquete histórico de estímulo económico durante la pandemia- pero sin la euforia que esperaba la bancada azul. Los progresistas perdieron al menos cinco escaños en unos comicios en los que se renovaba el Congreso al completo, 435 asientos.

A mediodía del miércoles, el grupo político liderado por Nancy Pelosi había asegurado 201 de los 218 escaños necesarios para controlar el Congreso, con 49 aún pendientes de ratificación y la expectativa de mejorar el resultado obtenido en 2018, cuando lograron recuperar 41 escaños hasta los 232 asientos frente a los 197 de los republicanos.

Los resultados parciales del martes por la noche confirmaron el protagonismo de los demócratas en muchos de los distritos que se llevaron en 2018, aunque se quedaron cortos a la hora de hacer mella en suburbios y zonas rurales controladas por los republicanos. Como Biden en muchos de los Estados decisivos, sus compañeros de partido contaban con capitalizar el rechazo de una parte de la masa conservadora a la gestión de Trump.

La meta era penetrar en bastiones conservadores como los cordones residenciales de Phoenix, Omaha, Atlanta o Indianapolis. Pero no se logró cumplir. Han sido los republicanos, en realidad, los que han logrado revertir siete escaños, con una ganancia neta de cinco asientos que sin duda deja mal sabor de boca entre los demócratas.

En Florida, la marea cubana conservadora ayudó a enviar a Washington a Carlos Gimenez, ex alcalde de Miami, que derrotó a Debbie Mucarsel-Powell, un demócrata debutante en el Congreso. A su vez, la conservadora Donna Shalala se impuso a María Elvia Salazar, una ex presentadora de televisión.

Collin Peterson, líder del Comité de Agricultura y representante por Minnesota, no pudo retener su escaño frente al discurso alineado con el presidente Trump que esgrimió Michelle Fischbach. Su promesa de mantener la "ley y el orden" conectó con los votantes de su distrito rural. Y Joe Cunningham, congresista por Charleston (Carolina del Sur) también fue superado por Nancy Mace, una legisladora estatal de 42 años.

Aún así, Pelosi optó por celebrar los resultados. "Hemos mantenido el liderazgo en el Congreso y ahora, cuando todos los votos estén contados, veremos hasta qué punto nos puede ir mejor", dijo el martes por la noche. Trató además de restarle importancia a la pérdida de escaños. "No se trata solo de la cantidad, sino de la calidad del liderazgo que podemos aportarle al país".

Eso sí, lograron ratificar a algunas de las futuras estrellas de sus partidos. Empezando por Alexandria Ocasio-Cortez, la congresista por Nueva York que ha abanderado el ala más izquierdista del partido junto con Bernie Sanders. Y siguiendo con Ilhan Omar, Ayanna Pressley y Rashida Tlaib, mujeres representantes de la nueva cara del partido.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino