Los contagios en Rusia sufren un nuevo repunte y también la cantidad de fallecidos

Los contagios en Rusia sufren un nuevo repunte y también la cantidad de fallecidos

Este ligero empeoramiento de la situación epidemiológica tiene lugar después de que distintos responsables rusos anunciaran un aplanamiento de la curva de infectados y la disminución de los casos.

Después de que el lunes el número de contagios en Rusia se situó por primera vez desde el 1 de mayo por debajo de los 9.000, hoy martes ha vuelto a repuntar y registra 9.263 nuevos casos de COVID-19. El total en todo el país asciende ahora a 299.941 infectados, lo que le sitúa en el segundo puesto de la lista mundial de naciones afectadas por la enfermedad por detrás solamente de Estados Unidos.

Además, en las últimas 24 horas se han producido 115 nuevos decesos por coronavirus, cuando en la última semana el promedio diario era de unos 90, y eleva el total de muertos a 2.837. En Moscú, epicentro de la epidemia, también se ha registrado un repunte, con 3.545 nuevos contagios, 307 más que el día anterior, y sitúa el total en 149.607. En la capital rusa el número de fallecidos ha aumentado en 71, más o menos igual que en días anteriores y deja la cifra de decesos en 1.651.

Situación «complicada»
Este ligero empeoramiento de la situación epidemiológica tiene lugar después de que distintos responsables rusos anunciaran un aplanamiento de la curva de contagios y la disminución de los casos. Ayer lo hizo también el primer ministro, Mijaíl Mishustin, por videoconferencia desde el hospital. Mishustin continúa convaleciente tras contraer el coronavirus a finales de abril y hoy el presidente Vladímir Putin le ha vuelto a restablecer en su cargo mediante decreto anulando el que firmó anteriormente poniendo al frente del Ejecutivo interinamente al primer viceprimer ministro, Andréi Beloúsov.

Según Mishustin, «la situación con la propagación del coronavirus en el país sigue siendo complicada, pero aún así se puede constatar que se ha logrado frenar el incremento de la mortandad». «Según las valoraciones más cautelosas, la dinámica es positiva», declaró el jefe del Gobierno ruso. Dijo que casi una treintena de regiones rusas, sobre un total de 85, han comenzado ya la desescalada.

Preocupación en Daguestán
Sin embargo, la situación en la república norcaucásica de Daguestán, de acuerdo con la viceprimera ministra, Tatiana Gólikova, es «preocupante». Según cifras oficiales, este territorio ruso de mayoría musulmana registra 3.460 casos de COVID-19 y 29 fallecimientos. Pero el departamento de Sanidad de la república sostiene que, solamente entre el personal médico han muerto por coronavirus 40 personas y hay indignación y conatos de protesta entre los sanitarios. El muftí local, Ajmad Abduláyev, habla de «más de 700 muertos» en toda la república y de «hospitales repletos».

Así que Putin dedicó ayer una videoconferencia en exclusiva a los responsables daguestaníes, en la que participó Abduláyev, además del presidente de la república, Vladímir Vasíliev. El jefe del Kremlin les dijo que el empeoramiento en Daguestán y el aumento de las muertes se debe «a la automedicación y a que los que acuden al médico lo hacen tarde, cuando la enfermedad se encuentra en su máximo desarrollo».

El primer mandatario ruso reprochó también a los dirigentes locales que «la gente no siempre encuentra la ayuda adecuada» e hizo referencia a ese aumento de los fallecimientos entre el personal médico. De momento, Putin ha dado instrucciones al Ministerio de Sanidad ruso de proporcionar «medios adicionales» a Daguestán para combatir la pandemia.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino