Los candidatos a la Presidencia de Ecuador se vuelcan a hacer campaña por las redes sociales por la pandemia

Los candidatos a la Presidencia de Ecuador se vuelcan a hacer campaña por las redes sociales por la pandemia

El protagonismo lo han dejado a Tik Tok, pero la disputa política ha estado en Facebook, WhatsApp y, sobre todo, en Twitter al saber que siete de cada diez ecuatorianos las utilizan

La campaña electoral de Ecuador para elegir al sucesor de Lenín Moreno, el 7 de febrero próximo, pasará a la historia no solo porque se ha desarrollado en medio de una mortal pandemia, cuyos efectos le suponen al país una suerte de travesía económica y social por el desierto, sino porque ha estado vaciada de contenido. También será recordada por el mayor número de participantes desde el retorno a la democracia, hace 40 años, aunque apenas tres de los 16 inscritos han logrado ubicarse en los primeros lugares, y dos (Andrés Arauz, de UNES y Guillermo Lasso, Creo-PSC) obtendrían el mayor respaldo para llegar a la segunda vuelta, el 11 de abril próximo, de acuerdo a la mayoría de las encuestas.

Sin posibilidad de realizar concentraciones multitudinarias, pese a que algunos candidatos han desoído las advertencias del Consejo Nacional Electoral (CNE), que impuso medidas de bioseguridad, para evitar el contagio de Covid-19, las campañas han privilegiado las redes sociales, conociendo que siete de cada 10 ecuatorianos las usa. El protagonismo lo han dejado a Tik Tok, pero la disputa política ha estado en Facebook, WhatsApp y, sobre todo, en Twitter, devenido en trinchera de un combate descarnado, para destruir al adversario. Vídeos ingeniosos y divertidos, pero también algunos que han rebasado las líneas, como el de un candidato vestido de mujer, han inundado Tik Tok. Lo han usado principalmente los recién llegados a la política en busca de empatizar con los más jóvenes, a pesar de que algunas veces han subestimado su inteligencia.

Esta campaña ha sido «frívola y vacía», afirma Santiago Nieto, director del Instituto de Estudios Sociales de la Opinión Pública (Iesop), en referencia no solo al uso de las redes sociales, sino a que los temas fundamentales del país no han sido debatidos. Lo que ha llevado a que la gente no se involucre en la campaña, ya que no le han hablado de los temas que le interesa. Esa distancia se evidencia también en el desconocimiento de que el domingo 7 también se elegirá una nueva Asamblea Nacional de 137 miembros.

Deciden los más pobres
En términos demográficos, la elección del 7 de febrero está en manos de los millennials, que son más del 55% de los 13 millones convocados a las urnas. Pero en un país con una pobreza extendida, la decisión la tienen los sectores medios-bajos y bajos (6 de cada 10 ecuatorianos), que se han empobrecido aún más por la crisis de la pandemia, aunque, de alguna medida, esta ha golpeado a todos los segmentos.

A los más pobres han apuntado los candidatos, pero no para decirles cómo superar la desnutrición infantil en aumento, ni atender a los miles de estudiantes sin acceso a internet para recibir clases telemáticas, que ha incrementado la deserción escolar; y tampoco para comprometerse a solucionar la inseguridad y la violencia en alza. Lo han hecho para anunciarles que entregarán mil dólares, a un millón de familias. Podría considerarse el summum del populismo, pero la oferta del candidato de UNES ha resultado seductora para la gente en estado de vulneración, que con la pandemia no solo ha perdido sus ingresos, sino que ha debido endeudarse.

«La mayor conexión entre el candidato y el ciudadano, en esta campaña, ha sido la oferta de regalar dinero», confirma Francis Romero, director de la encuestadora Click Report, al tiempo de subrayar que esta habría dado resultado.

Con semejante oferta, el del domingo 7 de febrero será un voto inducido, dice el expresidente del Tribunal Supremo Electoral, Medardo Oleas, quien tampoco oculta su asombro porque los candidatos presidenciales que estaban autorizados por el organismo electoral a gastar 1 millón de dólares en la campaña, han rebasado esa cifra. «Es una campaña fuera de control», remata.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino