Lo que sigue en la adhesión de Colombia a la Ocde

Lo que sigue en la adhesión de Colombia a la Ocde

Ayer el presidente Juan Manuel Santos firmó el compromiso número dos de su mandato: ser aceptado como miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde). El primero fue lograr el acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc0), ahora partido político.

Ayer el presidente Juan Manuel Santos firmó el compromiso número dos de su mandato: ser aceptado como miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde). El primero fue lograr el acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc0), ahora partido político.

En París (Francia), Colombia se convirtió en la nación número 37 de la organización. “El país hizo grandes avances en reformar la justicia, reducir la informalidad laboral e implementar políticas internacionales en el manejo de químicos. Se hicieron esfuerzos mancomunados para que su adhesión fuera una realidad. Celebramos su ingreso”, dijo Ángel Gurría, secretario general de la Ocde.

Con la firma del documento entre Gurría y Santos, se sella un proceso que, manifestó el mandatario colombiano, hace ocho años iba a ser prioridad dentro de su administración. Anuncio que sólo se oficializó en 2013, cuando el proceso de ingreso inició en la Ocde.

“Hace ocho años estuve aquí pidiéndole a varios países la adhesión de Colombia, tomé la decisión convencido de que las buenas prácticas son los pilares del buen gobierno”, dijo en su discurso el presidente Santos.

El mandatario añadió que el beneficio no será de un sólo lado y que Colombia podrá también aportar a la organización que vela por las buenas prácticas. “Podemos contribuir humildemente con su experiencia para enriquecer el trabajo de esta gran organización”.

El acuerdo, que ahora deberá tramitarse en el Congreso de la República, también sustentará su funcionamiento en lo que pase con el próximo Gobierno. Y será además el Departamento de Planeación Nacional (DNP) la institución encargada de liderar lo concerniente al “posacceso”.

Así las cosas, será el DNP la institución encargada por velar para que las recomendaciones de la organización se lleven a cabo en siete comisiones que se dividen en: químicos, pesca, ambiente, gobernanza pública, política regulatoria, empleo y comercio, principalmente.

“Es una tarea de corto, mediano y largo plazo. Vamos a compararnos con las mejores prácticas de los países más importantes del mundo”, aseguró en su momento Luis Fernando Mejía, director general del DNP.

Aunque el Gobierno Nacional ha resaltado cuáles han sido las bondades de entrar a este tipo de acuerdos comerciales, hay voces que han criticado el ingreso.

Una de ellas fue la del expresidente Ernesto Samper, quien a través de su cuenta en Twitter dijo: “#México perdió su liderazgo regional cuando entró al club de la Ocde. Por lo demás, que se sepa, ningún pobre se ha enriquecido trabajando con reglas de ricos. Espero estar equivocado...”.

Y es que según Carolina Vásquez, profesora de la facultad de derecho de la Universidad de Antioquia “a Colombia podría costarle unos 20 billones de pesos anuales estar en la Ocde”, dijo en una conferencia realizada en la Universidad Eafit.

A su vez, Alejandro Useche, profesor de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario, cree que uno de los peros más relevantes podría estar en las diferencias económicas que hay entre los países pertenecientes al club.

“A considerar: ¿Cómo el país va a igualarse a políticas financieras que se le exigen a grandes potencias mundiales, cuando en Colombia hay aún tanto por corregir y mejorar?”.

Ya se trabaja

La firma que oficializó la entrada de Colombia al organismo, se dio en medio de la reunión del consejo ministerial, donde Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda, hizo su primera intervención.

En su declaración Cárdenas destacó las tareas más urgentes que tiene el país para no desentonar con lo que vienen haciendo los países miembros de la comunidad. Entre los apartados más destacados, el titular de la cartera de Hacienda aseguró que contar con planes de mitigación y gestión de riesgos en puntos tan sensibles como la migración y los desastres naturales, serán parte de los desafíos más urgentes para Colombia.

Otra de las posturas implica definir, cómo resolver puntos contradictorios como el de saber equilibrar el uso de tecnologías, la creación de empleo y recaudo de impuestos en este escenario. El Ministro se refiere a que muchas veces los avances digitales se convierten en herramientas que terminan por reemplazar mano de obra.

“Hay puntos conflictivos que requieren de una investigación de vanguardia, además de un debate constante entre la mejor opción política. Surge otra tensión entre la digitalización y aspectos como la creación de nuevos empleos”, argumentó el Ministro ante la Ocde.

Uno de los primeros y más fuertes requerimientos provenientes desde ese organismo se hizo en la medida en que Colombia necesitaría de una nueva reforma tributaria, así como diversificar su economía. Aumentar impuestos, para incrementar el recaudo es vital para la Ocde, así lo reseñó Valora Analitik.

La era multilateral

“Es vital regresar al concierto global. El multilateralismo es una parte fundamental de nuestra confianza en el futuro”, lo dijo Emmanuel Macron, presidente de Francia en la reunión anual de la Ocde.

Aprovechó, además, para hacer un llamado a las potencias mundiales con miras a volver a las bases del multilateralismo. El concepto se refiere a la necesidad de “unir esfuerzos” con miras a empujar sobre un mismo objetivo. Colombia, con el ingreso a dicha comunidad, entra en un juego en el que será vital que participe activamente de este principio (ver Opinión).

“Es importante no sólo el enfoque multilateral, sino también el multidisciplinario, vital para abordar esta agenda de manera efectiva”, agregó Cárdenas.

Para Mauricio Jaramillo Jassir, profesor de Ciencia Política de la Universidad del Rosario, son muchas las bondades para tener en cuenta en el ingreso del país a otra comunidad multilateral. “Abre puertas y muestra a Colombia como una nación de confianza inversionista”. Sin embargo, “normalmente se exige un bajo nivel de endeudamiento del Estado como eje fundamental de estos organismos”.

El experto cree que esto implicaría un ajuste fiscal importante en el que las arcas del Gobierno se robustezcan y el dinero sea utilizado para otro tipo de campos sacrificando inversión social. “Esto supone el alza de impuestos, por ejemplo”, agregó Jaramillo,

El reto es importante, más si se tiene en cuenta que Colombia deberá mostrar hechos de cambio en políticas financieras. Ese organismo había situado en 2,9 % el crecimiento de Colombia, para 2018, ayer lo replanteó en 2,7 %

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino