Latinoamérica llega a 2020 en su etapa de menor crecimiento en 40 años

Latinoamérica llega a 2020 en su etapa de menor crecimiento en 40 años

La región crecerá apenas una décima este año y 1,3% el que viene. En los años que van desde 2014 a 2020 América Latina registrará su etapa de menor crecimiento en cuatro décadas.

América Latina no ha levantado cabeza desde la crisis que golpeó a la economía global en 2008 y cuyas consecuencias llegaron a la región a partir de 2012, con el fin del llamado superciclo de materias primas. La etapa que va desde 2014 -cuando la crisis tocó fondo en Latinoamérica- hasta 2020, será la de menor crecimiento en la región en los últimos cuarenta años, según el Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2019 publicado por Cepal.

Este año termina con 18 de los 20 países latinoamericanos en plena desaceleración. La región apenas crecerá un 0,1% de media y las perspectivas para 2020 tampoco son muy halagüeñas, ya que las previsiones apuntan a un avance del 1,3%. Según apunta Cepal, "el menor dinamismo de la demanda interna se ha visto acompañado por una baja demanda agregada externa y mercados financieros internacionales más frágiles".

El organismo destaca, además, que las turbulencias políticas que han sufrido países como Chile o Bolivia no han contribuido a mejorar la situación: "A este escenario se suman las crecientes demandas sociales y presiones por reducir la desigualdad y aumentar la inclusión social que han detonado con una intensidad inusual en algunos países de la región".

Si se cumplen las pobres expectativas de crecimiento previstas para 2020, la región habrá encadenado seis años consecutivos de malos datos económicos y el periodo que va desde 2014 hasta 2020 será el de menor crecimiento en los últimos cuarenta años.

En su informe, el organismo de la Organización de Naciones Unidas (ONU) subraya que el entorno económico global tampoco va a servir de ayuda, a causa de su "bajo dinamismo" y su "creciente vulnerabilidad".

Como punto positivo, Cepal hace hincapié en el hecho de que, a diferencia de épocas anteriores, "la mayoría de los países de la región se encuentran hoy con niveles de inflación históricamente bajos y reservas internacionales relativamente elevadas". Además, añade el informe, "las economías siguen teniendo acceso a los mercados financieros y las tasas de interés internacionales se encuentran en niveles históricamente bajos".

Activar el crecimiento

Estos factores favorecen, en opinión de los expertos de Cepal, "la capacidad de implementar políticas macroeconómicas para estimular la demanda agregada". Para activar el crecimiento, el organismo recomienda "repotenciar el papel de la política fiscal y monetaria a lo largo del ciclo económico y buscar instrumentos que permitan que se coordinen mejor entre ellas para alcanzar objetivos comunes"

Uno de los principales problemas que se van a encontrar las economías de la región el año que viene tiene que ver con el precio de las materias primas. Ya en 2019 registraron una caída del 5% y las perspectivas para 2020 apuntan a que seguirán esa tendencia. La exportación de materias primas supone una fuente de ingresos imprescindible para muchos países de la región; es el caso de Chile con el cobre -es el mayor productor del mundo de este metal- o Brasil con la soja y la carne de vacuno.

La mediocre situación económica de los últimos años ha dejado huella en el mercado laboral. Los avances en materia de calidad del empleo que se registraron entre 2000 y 2010 se han estancado en los últimos años. En 2019, por séptimo año consecutivo, el empleo asalariado se expandió menos que el trabajo por cuenta propia que, según indica Cepal, "refleja las necesidades de obtención de ingresos laborales por parte de hogares de menores ingresos".

Entre enero y septiembre de este año, el empleo asalariado aumentó un 1,5% en América Latina mientras que el empleo por cuenta propia avanzó un 3%.

Entre 2012 y 2019, el incremento total del empleo asalariado fue del 5,6%, al tiempo que el empleo por cuenta propia sumó un 18,4%. "En vista que el empleo asalariado suele ser, en promedio, de mejor calidad que el trabajo por cuenta propia, estos implica un deterioro serio de la calidad media del empleo en la región", apunta Cepal en su balance del año.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino