Las cuatro guerras que pueden traer recesión, según Roubini

Las cuatro guerras que pueden traer recesión, según Roubini

Nouriel Roubini advierte también que hay sectores corporativos con mucha deuda en dólares.

En medio de las fuertes volatilidades que viven por estos días los mercados mundiales y regionales, por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, más otros factores como el mayor rendimiento de los bonos del tesoro de Estados Unidos y el desempeño de Europa y China, el economista Nouriel Roubini, profesor de Economía de la Universidad de Nueva York, señala que los riesgos para el crecimiento global van más allá de la lucha comercial.

En este contexto, el experto, invitado este año a la asamblea anual de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), en diálogo con EL TIEMPO advirtió sobre la posibilidad de que los riesgos se expandan al sector público y privado, llevando a un aumento de las deudas en dólares.

¿Son las tensiones comerciales el único riesgo de una recesión mundial?
Diría que es el riesgo de las tensiones entre Estados Unidos y China. Una guerra comercial, una guerra monetaria, la guerra tecnológica y, obviamente, la consecuencia de una guerra fría geopolítica es un riesgo que se puede generar y también se puede sentir en los sectores públicos y privados. Pero también es el tema de que puede haber de nuevo una insostenibilidad de los créditos.

Y si no hay un crecimiento global, estos créditos se pueden volver aún más insostenibles. Básicamente, el riesgo entre la guerra comercial y la guerra tecnológica podría ser ese gran choque, que podría generar un problema dentro del crecimiento y generar una recesión económica a nivel mundial.

¿Las deudas en dólares de empresas de América Latina podrían causar una crisis regional?
Hay alguna posibilidad de que estos riesgos se puedan expandir al sector público y privado y pueda haber deudas que aumenten en algunos países de la región.
En algunos países de esta región hay demasiada deuda pública, como Venezuela y Argentina, o hay demasiada deuda privada.

No quiero generalizar, pero hay unos sectores corporativos que tienen mucha deuda en dólares, y, en estos meses, la moneda de estos países puede incrementar la deuda y la problemática. Así que hay muchos canales de transmisión si tenemos una recesión global. Si tenemos una recesión global y Estados Unidos y China estornudan, los otros países tienen algo peor que una gripa.

¿Qué tan rápido se podrían afectar las ventas externas de países como Colombia por estos temores?
Si el crecimiento global continúa, pues Colombia va a estar bien. Pero recordemos que también es un país exportador y si hay una guerra entre Estados Unidos y China que empuje el precio del petróleo en dólares, eso puede afectar la demanda de petróleo.

Y si el conflicto no solo es entre Estados Unidos y China, sino que hay una guerra completa entre Estados Unidos e Irán, se podrían generar unos precios del crudo hasta de 100, 120 o 130 dólares por barril. En esos escenarios, Colombia podría beneficiarse, pero sería un beneficio temporal. Los picos de los precios del crudo generan beneficios cortos, pero no es algo que pueda ser sostenible.

Colombia depende no solo de los precios globales del petróleo, sino de las condiciones financieras de Estados Unidos y lo que está ocurriendo con otras políticas de este país.

¿Cómo se puede mover de manera correcta un país como Colombia en estas montañas rusas de volatilidad y temores?
En el corto plazo no podemos hacer mucho. Depende de lo que pase en la economía global.

Colombia depende demasiado de lo externo y de la exportación de petróleo. Se puede generar una producción nacional de otros bienes para poderlos exportar. Eso podría generar otras soluciones, así como innovar más a nivel digital y tratar de diversificar la economía y hacerla menos dependiente del petróleo, exportaciones de este.
El mundo puede ir hacia arriba o hacia abajo, y en economía puedes estar afectado, pero si hay un mejor movimiento de políticas y un mejor manejo económico, lógicamente podríamos generar algún tipo de resiliencias frente a los cambios. La economía colombiana ha sido mucho más estable en ese sentido.

¿Cómo puede Colombia proteger un crecimiento del 3 por ciento de estas tensiones y temores de recesión?
No sigo mucho a Colombia, pero creo que existe ese sentimiento de mejoramiento, y hay que mirar cómo se hace la recolección de impuestos y cómo se generan mercados más amigables para poder generar un sentimiento más positivo frente al sector corporativo y empresarial.

Teniendo esto en cuenta podríamos ver que en los próximos años podría generarse mayor confianza. Y esto no afectaría lógicamente el crecimiento.

¿La situación geopolítica ya se ha notado en reducción de inversiones?
Tal vez Colombia ha tenido un mejor desempeño por las políticas del Gobierno que han ayudado a los crecimientos corporativos en el último par de años.

Se pueden hacer cosas para mejorar el clima financiero sin importar lo que ocurre en el mundo. Pero si el mundo entra en una recesión, podría generar un impacto negativo que podría ser disminuido por decisiones políticas adecuadas.

Hay que tratar de generar estas políticas que permitan reforzar el sentimiento de confianza de las empresas. Una economía como la colombiana podría ser afectada lógicamente por el factor global. Sin embargo, generando buenas políticas se puede continuar con este crecimiento.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino