Las autoridades chinas aseguran que "el brote de coronavirus en Pekín está controlado"

Las autoridades chinas aseguran que "el brote de coronavirus en Pekín está controlado"

Desde que el pasado jueves saltaran las alarmas por nuevas infecciones vinculadas al mercado de abastos más grande de la ciudad, ya se han localizado 158 contagios.

Buenas noticias desde la capital de China. Según Wu Zunyou, jefe de epidemiólogos del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, el nuevo brote de coronavirus "está controlado". Con esas palabras exactas el experto ha animado a una ciudad preocupada por convertirse en el nuevo epicentro de una gran ola de contagios. "En los próximos días seguiremos viendo nuevos casos confirmados, pero la transmisión del virus está bajo control, con lo que la curva se irá aplanando poco a poco", ha explicado esta tarde Wu en una rueda de prensa en Pekín.

Desde que el pasado jueves saltaran las alarmas por nuevas infecciones vinculadas al mercado de abastos más grande de la ciudad, ya se han localizado 158 contagios. La Comisión Nacional de Salud ha informado hoy de 21 nuevos casos en la capital (de 28 en toda China), una decena menos que el día anterior. Hay que recordar que Pekín llevaba casi dos meses sin reportar un solo infectado. Por ello el foco mediático se centró en esta urbe.

Mientras otros muchos países encaran las desescaladas, en Pekín ya habían abrazado la llamada nueva normalidad. La vida se parecía bastante a la situación anterior a la pandemia. El coronavirus del mercado de Xinfadi amenazó con derribar todo lo logrado. Y si algo hemos aprendido es que la nueva normalidad consiste también en aprender a convivir con estos inesperados brotes.

El epidemiólogo Wu Zunyou ha apuntado que el 13 de junio fue el pico del brote actual. "Cuando digo que está bajo control, eso no significa que el número de casos se convertirá en cero mañana o pasado mañana. La tendencia persistirá por un período de tiempo, pero la cantidad de casos disminuirá, al igual que la tendencia que vimos en enero y febrero", advirtió.

VUELTA A LAS RESTRICCIONES

Muchos expertos del gigante asiático consideran que este control se debe a la rápida actuación de las autoridades para frenar el brote antes de que se expandiera. Recuperaron cierres y restricciones del pasado. Algo que sorprendió al público fuera de China al comparar los números de contagios de Pekín, contados por decenas al día, si se miraba a otras ciudades donde se cuentan por centenares. Quizá, esas duras medidas han sido la clave para que ahora se hable de que el brote está controlado.

El nivel de emergencia sanitaria subió y se recuperó el nivel dos en el que Pekín se encontraba hace dos semanas. Las escuelas de primera y secundaria y las guarderías cerraron. Se cancelaron miles de vuelos interprovinciales. Los residentes en los dos distritos de alto riesgo, el de Haidian y Fengtai, donde se han reportado la mayoría de los infectados, no pueden salir de la ciudad a no ser de que presenten el resultado negativo de un test de coronavirus realizado siete días antes de la partida. Al resto de los habitantes se les recomienda no salir. En el caso de que quieran partir, en su nuevo destino les aguardará probablemente una cuarentena de 14 días y una prueba de ácido nucleico.

Pan Xuhong, subdirector de policía de Pekín, negó que la ciudad estuviera bajo un virtual cierre, pero dijo que se habían impuesto medidas estrictas para evitar que la gente abandone la ciudad. "Aconsejamos a los residentes que no salgan de Pekín hacia otras provincias y ciudades", afirmó.

TEST MASIVOS

Las autoridades ya han realizado más de 400.000 tests a los residentes. Y se han confinado una treintena de complejos residenciales de los que nadie puede salir ni entrar. Se está rastreando a todo aquel que ha pisado el mercado de Xinfadi desde el 30 de mayo y a las personas que han estado en contacto con los nuevos casos positivos. A todo esto hay que sumar las recomendaciones de teletrabajo; los límites de aforo en museos y parques; las desinfecciones en todos los bares y restaurantes de la ciudad... Unas medidas que no se veían en la capital desde meses atrás.

Los científicos siguen investigando el origen exacto del nuevo brote del mercado. Wu Zunyou ha señalado que está relacionado con el almacenamiento de mariscos a baja temperatura y con humedad. "Estas condiciones hacen que el virus pueda esconderse y sobrevivir. El año pasado, cuando comenzaron los casos en Wuhan, los expertos sospechamos que los animales salvajes podrían ser la causa. Este nuevo brote en Pekín nos ha hecho volver la mirada atrás: ofrece una nueva dirección a la que mirar para resolver este misterio".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino