Lacalle Pou promete a empresarios de Argentina "bajar costos" de producción

DE CAMPAÑA EN BUENOS AIRES

Lacalle Pou promete a empresarios de Argentina "bajar costos" de producción

El candidato del Partido Nacional viajó a la capital argentina por menos de cinco horas para lograr seducir a los principales empresarios argentinos.

Quitó sus gemelos Mont Blanc de la camisa, decorada con sus iniciales, para lavarse las manos. Los dejó en un costado de la bacha de mármol blanco veteado con rojo, que hacia juego con las canillas doradas perfectamente lustradas.

El reconocido empresario argentino es uno de los más poderosos de la Argentina aprovechó el lujoso baños del Hotel Alvear para comentar lo que había sido la disertación de Luis Lacalle Pou con uno de sus dirigentes. “Es sólido. Petiso, pero muy sólido”, le comentó mientras se secaba las manos con las toallas descartables de tela. “¿Cuántos buenos líderes bajos hay?”, respondió el uruguayo enumerando una larga lista de políticos y al canciller argentino Jorge Faurie.

El blanco aprovecha la charla que presenció El País: “Mira que hay trabajo. Pero sobre todo hay un plan. Y muchas ganas”, le dijo al empresario que ostenta un patrimonio de varios cientos de millones de dólares. “Si vi ganas. La duda es si va a poder lidiar con los nuestros. Los Fernández son otra cosa”, dijo bajando la voz en referencia a la formula de Alberto y Cristina que tienen un escenario inmejorable ganar.

El candidato del Partido Nacional viajó a la capital argentina por menos de cinco horas para lograr seducir a los principales empresarios argentinos, nerviosos ante el clima político que genera un más que esperado cambio de gobierno en ese país. Su disertación dejó satisfecha a la platea entre los que estaban el dueño de Buquebus, Juan Carlos Lopez Mena, Alejandro Bulgheroni, el presidente de Fiat Chrysler Automobiles, Martín Eurnekian presidente de Puertas del Sur (concesionario del aeropuerto de Carrasco), el empresario Sebastián Bagó, Daniel Pelegrina, líder de la Sociedad Rural, Santiago Soldati, empresario dedicado a la construcción, entre otros.

La bienvenida la dio Daniel Funes de Rioja, presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción, organización que invitó a El País para la cobertura del evento. El candidato blanco fue directo en sus promesas. Les prometió a los empresarios generar un escenario más atractivo para que sus inversiones tengan ganancias.

El líder blanco invitó a los argentinos a invertir en Uruguay. “La crisis se sale con vinieron. Es cierto. Pro nadie invierte si no gana. Y nuestro país necesita urgentemente derribar aranceles a lo largo y ancho del mundo”, prometió.

Lacalle Pou disparó con su plan concreto: “tarifas, liberalizar la importación de combustible, apoyo a las pequeñas y medianas empresas y negociar la caída de 280 millones de aranceles que se pagan a lo largo y ancho del mundo”, dijo. “Ahí hay un combo interesante para que sigan invirtiendo, y el que está dudado que lo haga”, remarcó confiando en su triunfo.

El blanco repitió varias veces que visualiza la alternancia en el poder y le trasmitió a los empresarios su confianza en liderar los cambios. En ese buscó mandar certezas ante las elecciones argentinas y se comprometió a trabajar mano a mano con el futuro presidente argentino.

“Gane quien gane en la Argentina va a ser mi socio en el Mercosur y mi socio en la región, nosotros estamos destinados a llevarnos bien con Argentina”, dijo logrando el aplauso del empresariado. Esa misma aprobación se repitió cuando mostro las diferencias con el gobierno uruguayo en el tema Venezuela. Dijo que allí hay una dictadura y maduro es su dictador.

Habló de su equipo, de su plan, de sus ganas de llegar al gobierno, de los sueños que escribieron en el programa, y de la ansiedad. “Estamos un poco ansioso, no lo voy a ocultar”, dijo. Pero les aclaró que sabe manejar los tiempos porque de eso se trata gobernar un país.

Habló de querer trasformar la vida de los uruguayos. Lacalle Pou le habló al selecto grupo de empresarios argentino de confianza, de ganarse el respeto de la ciudadana, que en definitiva se traduzca en votos para ganar. Pero apuntó a ganarse la confianza del grupo. La confianza de esos empresarios que sabe necesitará para que aumenten sus inversiones en el Uruguay y reactive una economía estancada.

El aplauso del frentista al líder blanco

“Esto es Uruguay”, le dijo Luis Lacalle Pou mirando al empresario Alejandro Bulgheroni. El candidato blanco recibía el saludo del embajador uruguayo en Argentina, Héctor Lezcano, mientras los fotógrafos retrataban la escena.

El histórico dirigente del Frente Amplio se acercó hasta el Hotel Alvear en Buenos Aires para escuchar la disertación del líder del Partido Nacional. Incluso no dudó en aplaudirlo cuando el aspirante a la presidencia dijo que si trabajará de la misma forma “gane quien gane” en Argentina sí a él le toca llegar a la presidencia uruguaya. “Fue un punto muy fuerte y que como corresponde a la tradición republicana, democrática aplaudí, porque estoy convencido de eso”, dijo Lescano a los medios de prensa uruguayos.

“Gane quien gane, ojalá que lo mejor para el pueblo argentino y para el pueblo uruguayo, vamos a seguir siendo socios. Vivimos en el mismo vecindario, no nos queremos mudar, y tenemos muchísimo para construir”, agregó quien fue ministro cuando en 2005 cuando la izquierda ganó por primera vez las elecciones nacionales con Tabaré Vázquez. Lescano se había comunicado la noche anterior con Lacalle Pou para saber si le parecía que asistiera al evento. “Me llamo para preguntarme si quería que venga. ´No, no. Necesito que usted venga´. Que un embajador uruguayo que tiene participación política, venga a escuchar al candidato que está compitiendo contra su candidato, eso es el Uruguay”, contó el blanco logrando los aplausos del público. Lacalle Pou destacó el caracter de “buena gente”.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino