Lacalle Pou fue el protagonista de cumbre que marcó una decepción para Fernández

Lacalle Pou fue el protagonista de cumbre que marcó una decepción para Fernández

El presidente uruguayo tuvo cruces con el cubano Miguel Díaz Canel y el venezolano Nicolás Maduro

La VI Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que tenía lugar este sábado en Ciudad de México era una fecha importante en el calendario del presidente argentino Alberto Fernández.

Meses de conversaciones y tratativas previas habían puesto al mandatario peronista a las puertas de obtener la principal cocarda de su política exterior: abrochar la presidencia pro témpore del bloque regional a partir de 2022.

Uruguay, país con el que ha mantenido algunas diferencias notorias en la interna del Mercosur, ya había adelantado su apoyo como muchos otros países latinoamericanos, y tanto Fernánde su canciller Felipe Solá viajarían a Ciudad de México para volver luego a casa con una foto triunfal.

Pero citando a otro expresidente argentino que sufrió las vueltas de la política, en el medio pasaron cosas. Al menos una: la revolcada electoral que sufrió el gobierno en las elecciones primarias del domingo pasado y que en los días posteriores puso patas para arriba al oficialismo argentino.

Fernández primero canceló su viaje para atender la crisis interna y encomendó a Solá la representación de Argentina en la cumbre. Mientras viajaba, el canciller se enteró que la puja entre el presidente argentino y su vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner que barrió con medio gabinete lo había dejado fuera del cargo. Apenas pisó México, Solá tuvo que enviar la carta de renuncia y emprender el viaje de regreso.

Las voz del gobierno argentino, que tenía a la cumbre de este sábado como un mojón de su política internacional latinoamericanista, quedó reducida a la intervención del subsecretario de Asuntos de América Latina, Juan Carlos Valle Raleigh.

“Nuestro país ha presentado su postulación para ejercer la Presidencia Pro Tempore en 2022, que cuenta con un amplio apoyo de los países que componen la CELAC y a quienes les agradecemos enormemente por su confianza. Así como también remarco, existe un amplio consenso entre los miembros de la CELAC para un país hermano del Caribe asuma la presidencia en 2023, y eso es un logro”, dijo el funcionario.

Cruces con Cuba y Venezuela
En ese contexto, el presidente uruguayo Luis Lacalle Pou se convirtió en uno de los grandes protagonistas de la jornada.

Con un breve discurso en el que reiteró sus tradicionales críticas a los países latinoamericanos que violan los derechos humanos y que estaban allí sentados alrededor de la mesa, Lacalle se ganó la respuesta del venezolano Nicolás Maduro y el cubano Miguel Díaz Cane, con quien tuvo además un ida y vuelta de alusiones en el que el uruguayo citó una estrofa de una canción censurada en la isla.

En su intervención, Lacalle Pou dijo que le genera "preocupación lo que ocurre en Cuba, Nicaragua y Venezuela”.

"Con el respeto debido, cuando uno ve que en países no hay una democracia plena, no se respeta la separación de poderes, cuando desde el poder se usa el aparato represor para acallar las propuestas, cuando se encarcela a opositores, cuando no se respetan los derechos humanos, nosotros en esta voz tranquila pero firme debemos decir con preocupación que vemos gravemente lo que ocurre en Cuba, Nicaragua y Venezuela”, afirmó el presidente uruguayo.

"Uno de los elementos que impulsa y que es plataforma de la CELAC es la democracia. La democracia es el mejor sistema que tienen los individuos para ser libres. El estado más puro del individuo es la libertad. Por eso participar de este foro no significa ser complaciente", añadió.

Lacalle hizo esas declaraciones sentado al lado de Maduro -separado solo por una cámara de televisión-, y el líder chavista no la dejó pasar cuando le tocó el turno en seguida a continuación.

"Ponga usted presidente Lacalle la fecha y lugar para un debate, o ponga usted presidente Manuel López Obrador (en referencia al mandatario mexicano que preside el foro regional). Venezuela está lista para debatir de democracia, de libertades, de resistencia, de revolución, de neoliberalismo, y lo que haya que debatir. De cara a los pueblos, en transmisión en vivo y en directo, o en privado, como ustedes quieran", afirmó.

Maduro también incluyó en su desafío al presidente paraguayo Mario Abdo Benítez, quien manifestó en su intervención que su presencia en la cumbre no implicaba un reconocimiento al gobierno de Maduro. "Ni del mío para con el suyo", contestó el venezolano fuera de micrófono. Cuando le tocó la palabra, invitó a Abdo a debatir "en Paraguay, en Venezuela y en América Latina"

Pero el pico de la cumbre se produjo cuando Díaz Canel, que ya había hablado, contestó la alusión de Lacalle Pou.

El sucesor de los Castro dijo que la mención de Lacalle Pou a la situación de Cuba "denota su desconocimiento de la realidad". "El coraje y la libertad del pueblo cubano se han demostrado durante seis décadas ante la agresión y el bloqueo de Estados Unidos, obstáculo fundamental para avanzar en nuestro desarrollo y que el presidente Lacalle no mencionó", sostuvo.

Díaz Canel luego trajo a colación las firmas recolectadas contra la Ley de Urgente Consideración (LUC). "Escuche usted a su pueblo que recogió más de 700 mil firmas contra la ley urgente que usted impuso y que cambió las condiciones para ajustar precios de combustibles, desalojos, disminuir el rol de las empresas públicas y modificar el proceso penal; en realidad un paquetazo neoliberal", afirmó.

Lacalle contestó: "El presidente de Cuba utiliza argumentos de mi nación, que no comparto y no son ciertos. Sí hay algo que es cierto: en mi país por suerte la oposición puede juntar firmas y tiene resortes democráticos para quejarse. Esa es la gran diferencia con el régimen cubano".

Para terminar, citó una estrofa de la canción Patria y vida, de un grupo de raperos cubanos: "que no siga corriendo la sangre, por querer pensar diferente, ¿quién le dijo que Cuba es de ustedes? Si Cuba es de toda mi gente".

Para retrucar, Díaz Canel dijo que "parece que el presidente Lacalle tiene muy mal gusto musical". "Esa canción es una mentira y una construcción de algunos artistas en contra de la revolución cubana", agregó, antes de dar paso a un discurso leído en el que siguió criticando la injerencia estadounidense.

El presidente uruguayo pidió la palabra para contestar la nueva alusión, pero la cumbre siguió su curso en sus minutos finales.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino