La visita de Putin a Teherán subraya el acercamiento ruso-iraní frente a EE UU

La visita de Putin a Teherán subraya el acercamiento ruso-iraní frente a EE UU

Siria, el acuerdo nuclear y la cooperación económica centran sus conversaciones con Rohani y Jamenei

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha llegado este miércoles a Teherán en una visita que subraya el acercamiento entre Rusia e Irán en un momento de creciente tensión con EE UU. En la agenda, la guerra de Siria, en la que ambos se alinean frente a Washington y sus aliados, la amenaza que pende sobre el acuerdo nuclear y una mayor colaboración económica. Además de entrevistarse con su homólogo, Hasan Rohani, Putin ha sido recibido por el líder supremo, Ali Jamenei, una muestra del interés que la República Islámica otorga a su viaje.

 “Estamos muy satisfechos de que, más allá de nuestras relaciones bilaterales, nuestros dos países lleven a cabo una importante tarea en garantizar la paz y la estabilidad en la región”, ha declarado Rohani al dar la bienvenida a Putin. Aunque formalmente la visita se produce en el marco de una cumbre tripartita con Azerbaiyán, la cooperación irano-rusa eclipsa el resto.

Por un lado, Teherán y Moscú han sido el principal apoyo al presidente sirio Bachar el Asad frente a EE UU, Turquía y la mayoría de los países árabes que han respaldado a los grupos que intentaban derribarle. Fue precisamente la entrada en el conflicto de la aviación rusa a partir de 2015 la que evitó el colapso del régimen de Damasco, que Irán apuntalaba desde el inicio de las revueltas populares cuatro años antes.

Ahora, una vez que El Asad ha prevalecido sobre sus opositores y que la amenaza del Estado Islámico parece neutralizada, ambos tratan de coordinar una salida que garantice sus intereses en Siria. Para ello, Rusia ha convocado una conferencia internacional el mes que viene, a la que ha logrado sumar a Turquía.

Por otra parte, la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca a principios de este año acabó con el tímido acercamiento entre EE UU e Irán que auguraba el acuerdo nuclear firmado en 2015. El recelo de Trump hacia ese pacto multilateral, que también contó con el respaldo de China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania, ha reforzado la alianza de Teherán con Moscú. El Kremlin ha criticado la decisión de Trump de no validar el acuerdo y remitirlo a la revisión del Congreso.

La visita de Putin se produce justo al día siguiente de que el Tesoro norteamericano anunciara nuevas sanciones unilaterales contra Irán y Rusia, dos países que la ley que las ampara califica de “adversarios de EE UU”. Uno de los sancionados, el general de los Pasdarán Mohammad Ali Jafari, ha declarado que esas medidas son un “pretexto” para dañar la capacidad económica de Irán.

Pero ahí está Moscú para impedirlo. Coincidiendo con la visita de Putin, la petrolera rusa Rosneft y la Compañía Nacional de Petróleo de Irán (NIOC en sus siglas inglesas) han anunciado un plan para trabajar juntas en una serie de proyectos estratégicos dentro de Irán por un valor global de hasta 30.000 millones de dólares (25.800 millones de euros). La compañía rusa, que acaba de adquirir una participación mayoritaria en el principal oleoducto del Kurdistán iraquí, refuerza así su presencia en la región, en línea con la estrategia del Kremlin de recuperar la influencia política y económica perdida tras el colapso de la URSS.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino