La Unión Europea: "La frontera española de Ceuta es una frontera de la UE. Plena solidaridad con España"

La Unión Europea: "La frontera española de Ceuta es una frontera de la UE. Plena solidaridad con España"

Europa pide a Marruecos que mantenga sus "compromisos para frenar las salidas irregulares" y que los "que no tienen el derecho a quedarse sean devueltos de forma ordenada y efectiva"

"La frontera española de Ceuta es una frontera europea. Plena solidaridad con España". El mensaje del comisario comunitario de Promoción de la Vida Europea, el griego Margaritis Schinas, escrito en español, es un mensaje claro y contundente. "Necesitamos ya el Pacto de política migratoria europea: acuerdos con países terceros; una robusta protección de nuestras fronteras; solidaridad entre los estados miembro y una política de migración legal", añadió este mediodía Schinas en su cuenta de Twitter.

"Todo nuestro apoyo y solidaridad con España. Las fronteras de España son las fronteras de la Unión Europea. Cooperación, confianza y compromisos compartidos deberían ser los principios para una relación fuerte entre la UE y Marruecos", ha señalado este mediodía el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, tras hablar por teléfono el el presidente español, Pedro Sánchez, para abordar la situación de Ceuta. La situación de fondo, sin embargo, es mucho más complicada.

"Permítanme concluir hablando sobre las llegadas irregulares sin precedentes a la ciudad de Ceuta desde Marruecos que han tenido lugar desde ayer y que continúan mientras hablamos. Es preocupante que al menos 6.000 personas, muchos de ellos niños, hayan llegado nadando a Ceuta poniendo su vida en peligro. Muchos tuvieron que ser rescatados y murió una persona. Lo más importante ahora es que Marruecos siga comprometida para evitar salidas irregulares y que los que no tienen el derecho a quedarse sean devueltos de forma ordenada y efectiva. Las fronteras españolas son fronteras europeas. La Unión Europea quiere construir una relación con Marruecos basada en la confianza y los compromisos compartidos. La migración es un elemento clave en este sentido. Estoy siguiendo lo que ocurre muy de cerca junto con el Alto Representante Josep Borrell y por supuesto, con las autoridades españolas", ha indicado esta mañana la sueca Ylva Johansson, comisaria de Interior, en una intervención ante el pleno de la Eurocámara.

Schinas es griego y Johansson es sueca. Schinas, ex eurodiputado y ex portavoz de la propia Comisión, es el mejor conocedor de España de la casa, está casado con una española, es del Partido Popular y en los últimos meses ha tenido un papel más que comprometido en la cuestión migratoria en todo lo que afecta a las aguas de su país. Su posición, en ese sentido, es mucho más política si cabe, y más personal. Y más tajante. Johansson, en cambio, viene de un país que se vio muy afectado por las llegadas de demandantes de asilo en 2015 y 2016, pero en segundas oleadas, nunca directamente. La posición de su país es diferente, y sus prioridades otras. Eso explica también en parte que sus palabras sean algo menos contundentes, que abarquen más la situación general. Se centran en las personas que han llegado a Ceuta y su bienestar y apela directamente a Marruecos, pero con un enfoque casi más institucional que político.

DEFENSA DE LAS FRONTERAS EXTERIORES
Desde hace un lustro la prioridad de los estados miembros, en cuestión migratoria, es la defensa de las fronteras exteriores, y por eso es de esperar solidaridad con España. Pero desde hace un lustro también, buena parte de los 27 se lava las manos en estas cuestiones, y de la misma forma que las ayudas a Grecia, Italia y Malta han sido escasas, precarias, no muchos esperan en Bruselas y Madrid un cambio drástico de actitud ahora que España vuelve a estar en la primera línea.

"Salvar vidas en el mar debe ser una prioridad para la UE. Las fronteras griegas, españolas e italianas son fronteras europeas. Necesitamos una política europea común en materia de migración y compromisos compartidos con los países vecinos para gestionar juntos la migración", ha apuntado el italiano David Sassoli, que como presidente de la Eurocámara es una de las voces más activas de los últimos dos años en este debate.

En la capital comunitaria preocupa y mucho el número de llegadas del lunes, más que el hecho en sí. Hasta ahora la preocupación principal ha sido el Mediterráneo oriental y la situación se abordó con un acuerdo multimillonario con Turquía, comprando con dinero la colaboración de Recep Tayyip Erdogan. Pero no es lo mismo la llegada de unas decenas de personas que de 6.000 de golpe, algo que puede provocar una situación como la de 2015, que sacudió el continente.

En Bruselas tienen en el radar los saltos de la valla desde siempre, y los comisarios precedentes fueron muy críticos con España, pues siempre ha puesto más énfasis en el trato, las devoluciones en caliente o el uso de concertinas. Pero con números como los que se majean ahora cambia completamente la dimensión, el alcance y fuerza a una respuesta global. O debería forzarlo.

En Bruselas y muchas otras capitales se pone como ejemplo de política migratoria los acuerdos que tiene España con buena parte de los países norteafricanos con salida al mar, pero la UE no tiene todavía acuerdos similares al de Turquía. Aporta dinero, directa o indirectamente, y escucha las peticiones de España a veces, pero no tiene una negociación directa. Y eso se nota mucho en la gestión de esta crisis.

En marzo de 2020, cuando la pandemia ya se notaba en el continente y en especial en Italia, los presidentes de las tres instituciones europeas, la Comisión, el Consejo y el Parlamento, acudieron a Atenas para apoyar al Gobierno heleno tras la decisión de Ankara de no sólo descuidar la vigilancia de sus playas y puertos, permitiendo las salidas que hasta entonces impedía, sino empujando literalmente a miles de demandantes de asilo a cruzar por tierra a territorio griego. "gracias por ser nuestro escudo", dijeron entonces Ursula Von der Leyen, David Sassoli y Charles Michel. "Hoy, desde aquí, queremos mandar un mensaje, una señal, de solidaridad y apoyo a Grecia. La primera prioridad de la UE es mantener el orden en la frontera griega que es la frontera europea. Estamos comprometidos para movilizar todo el apoyo necesario", dijo entonces la alemana.

En esa ocasión fue el primer ministro Mitsotakis el que requirió la presencia y ayuda de los líderes institucionales. España, por el momento, no. El ministerio de Exteriores se ha movilizado y ha coordinado con los gabinetes de los comisarios los mensajes públicos, tuits de apoyo, señales de respaldo. "Europa expresa su solidaridad con Ceuta y España. Necesitamos soluciones europeas comunes para gestionar la migración. Podemos conseguirlo si alcanzamos un acuerdo sobre el nuevo Pacto sobre Migración. Relaciones más estrechas, basadas en la confianza y compromisos mutuos con socios como Marruecos, son cruciales en esta misión", ha asegurado la presidenta de la Comisión en otro tuit, publicado, como el resto de sus colegas comunitarios, también en español.

Pero, según fuentes diplomáticas, Madrid no ha decidido todavía los próximos pasos, y parece improbable que quiera una escenificación como la de 2020 en las islas helenas. Las prácticas puestas en marcha allí, incluyendo las que afectan a Frontex, la agencia europea que actúa ya en Canarias, han sido enormemente criticadas, y hay una parte importante del Ejecutivo de Pedro Sánchez que se ha pronunciado reiteradamente en contra.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino