La UE no logra unidad sobre el reconocimiento a Juan Guaidó en Venezuela

La UE no logra unidad sobre el reconocimiento a Juan Guaidó en Venezuela

31/01 - 16:01 - España, Francia, Alemania o Reino Unido lo harán en todo caso el lunes. Los 28 aprueban un Grupo Internacional de Contacto junto a países latinoamericanos para "apoyar una dinámica política", pero no mediar.

La UE tiene consenso y unidad absoluta sobre tres hechos relacionados con Venezuela: que las elecciones del pasado mayo no fueron libres y justas, que el objetivo actual es y sólo puede ser "tener elecciones libres y democráticas y con garantías" y que todos quieren y trabajan para "un resultado pacífico y democrático". Pero donde no hay ni unidad ni consenso es en el reconocimiento de Juan Guaidócomo presidente del país. No la había la semana pasada y después de la reunión de ministros de Asuntos Exteriores hoy en Bucarest está claro que todavía no la tienen.

Por eso, el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha reiterado que España, junto a Francia, Alemania o Reino Unido, lo hará en solitario el próximo lunes, tal y como anunció Pedro Sánchez, "Será el lunes, el presidente lo dijo claramente. Cuando se cumpla el pazo, naturalmente, él y los demás países lo van a hacer. Lo que pasa es que sigue trabajando para conseguir un consenso más amplio", ha apuntado el ministro. Peleaban por una posición común, pero al no encontrarla prefieren actuar así a no dar el paso que ya han tomado decenas de países del resto del mundo. Y de lo que hizo esta misma mañana el Parlamento Europeo, cuyas peticiones han sido una vez más ignoradas.

La alta representante para la Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, ha anunciado tras la reunión informal la creación de "un Grupo Internacional de Contacto, pactado entre los Estados Miembros y algunos países de América Latina, cuyo objetivo es promover un entendimiento común entre los actores clave en la situación en Venezuela. Para un resultado pacífico y democrático", y para el que han puesto un marco temporal de 90 días. Si pasado ese tiempo no hay resultados, se disolvería. "Me hubiera gustado que el Grupo se hubiera aprobado hace un mes, ahora estaríamos en condiciones operativos para hacer frente a una situación que sabíamos que a partir del 10 de enero podía producirse, pero nunca es tarde si la dicha es buena", ha dicho Borrell.

La idea llevaba en realidad muchos meses sobre la mesa. La posición del Gobierno de Sánchez sobre Venezuela supuso un cambio importante respecto a la de Rajoy, que había hecho de las sanciones uno de los ejes más relevantes en la relación de la UE con Caracas. Sánchez no quería eso y buscaba alternativas (sin eliminar las sanciones vigentes), y entre ellas la formación de ese grupo 'facilitador' era una de las principales. Sin embargo, despertó poco entusiasmo y ninguna prisa entre sus socios.

"Queremos construir confianza y las condiciones para un proceso creíble en línea con la Constitución de Venezuela para que los ciudadanos determinen su futuro en nuevas elecciones con todas las garantías. El objetivo no es abrir una mediación formal, no un diálogo formal, sino apoyar una dinámica política que se consolide", ha matizado hasta en dos ocasiones la alta representante.

La idea es que ese Grupo de Contacto tenga su primera reunión, a nivel ministerial, la próxima semana en algún país americano, y tendrá un "secretariado permanente en la UE para estos 90 días". Formarán parte del mismo la UE en sí, pero también Francia, España, Alemania, Portugal, Suecia, Holanda y Reino Unido. Y por parte americana, confirmados ya están Ecuador, Costa Rica, Uruguay y Bolivia, aunque se espera que se sumen todavía algunos otros.

"No hablen de ultimátum, no forma parte de la cultura de la UE. Es un periodo limitado de tiempo para que no se use simplemente para ganar tiempo. Es suficiente para una evaluación realista para la organización de elecciones. Podremos valorar de forma conjunta si hay algo en marcha o no hay resultados, en cuyo caso el Grupo terminará su trabajo", ha seguido la coordinadora de Política Exterior comunitaria.

Hay países que siguen sin querer dar un paso irreversible respecto al régimen de Maduro. Hoy mismo, Italia dijo no reconocer a Juan Guaidó como presidente de Venezuela, porque está en contra de la injerencia en los asuntos internos de otro país, como ha afirmado el subsecretario de Asuntos Exteriores, Manilo Di Stefano. "Italia no reconoce a Guaidó, porque estamos totalmente en contra del hecho de que un país o un grupo de terceros países puedan determinar la política interna de otro país. Se llama principio de no injerencia y está reconocido por las Naciones Unidas", ha afirmado Di Stefano en declaraciones al canal de televisión Tv2000.

Eso ha obligado a Mogherini a escudarse en el hecho de que "el reconocimiento es prerrogativa de los Estados Miembros", y no de la UE en sí, poniendo el ejemplo de Kosovo, con quien la Unión mantiene encuentros regulares a pesar de que cinco Estados Miembros no lo reconocen.

Los ministros de los 28, divididos en esa cuestión, han discutido sin embargo la posibilidad de otra serie de medidas menos potentes. "La UE ya tiene sanciones, renovadas hace unas semanas para un año, y se está en preparación para adicionales. Quiero dejarlo muy claro: no contra el país, no queremos que afecte a la población, sino personas con especial responsabilidad en el Gobierno o por el uso de violencia contra los manifestantes. Pueden ser consideradas en los próximos días si no vemos desarrollo positivo", ha dicho la italiana.

Se trata de un embargo de armas y material para la represión o la prohibición de viaje o de congelar activos en el extranjero de mandatarios, como ya ocurre con el número dos del partido de Nicolás Maduro, Diosdado Cabello. El presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno. La vicepresidenta Delcy Rodríguez y el vicepresidente del Área Económica, Tareck el Aissami. Sergio Rivero, inspector general de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Jesús Suárez, comandante general del Ejército Bolivariano. Iván Hernández, jefe de la Dirección General de Contrainteligencia Militar.

El segundo elemento es la ayuda humanitaria. "La UE está lista para aumentar la ayuda a Venezuela y los países vecinos, Ya hemos entregado más de 50 millones de euros en ayuda para la crisis actual y podemos aumentarlo. Estamos listos para que nuestra oficina en Caracas organice y coordine la ayuda humanitaria a los ciudadanos si, obviamente, la situación lo permite. Hasta ahora hemos tenido problemas de acceso para entregar esa ayuda", ha lamentado la alta representante.

La prioridad, dicen los 28, es garantizar la paz. "Sabemos que la historia del país, la región, el continente, genera ciertas dudas sobre el uso de la fuerza", ha dicho la vicepresidenta de la Comisión. "Les quiero asegurar que hay total unidad en la sala sobre la evaluación de los objetivos de la UE: tener elecciones libres y democráticas y con garantías y un resultado pacífico y democrático".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino