La UE, incapaz de consensuar sanciones a Lukashenko

La UE, incapaz de consensuar sanciones a Lukashenko

21/09 - 13:35 - El veto de Chipre, que exige las mismas medidas en Turquía, fuerza a que deban ser los líderes quienes desbloqueen la situación a finales de semana, pese a la visita a Bruselas de la líder opositora Svetlana Tijanovskaya

Desde hace semanas, la Unión Europea lanza mensajes inequívocos de apoyo a la oposición bielorrusa, críticas durísimas al régimen de Lukashenko y perfila una batería de sanciones contra sus dirigentes. Desde hace semanas, también, la UE hace el ridículo siendo incapaz de adoptar las decisiones que tiene prácticamente consensuadas, mostrando una vez más su lado más débil en política exterior.

Este lunes, las principales instituciones comunitarias han recibido, elogiado y arropado a Svetlana Tijanovskaya, líder opositora en el exilio. Lo hicieron a primera hora, antes de comenzar su reunión oficial, los ministros de Exteriores de los 27. Y lo hizo después de comer también el Parlamento Europeo. Fueron todo palmadas en la espalda, comprensión. Ella llegó con fotos brutales de la represión del dictador, que se mantiene sólo gracias al respaldo del Kremlin, patrocinador en jefe de líderes autoritarios. Y se llevó palabras, pero no hechos.

El alto representante para la Política Exterior, Josep Borrell, lo intentó. Lleva desde el verano preparando y casi anticipando sanciones. E incluso puso sobre la mesa la opción de hacerlo sobre Lukashenko, sin medias tintas. Pero en esta Unión que exige la unanimidad, no hay consenso. No es una cuestión de dudas sobre lo que ocurre allí, en absoluto, sino un problema de funcionamiento interno. Chipre exige que la UE sea mucho más dura con Turquía y apruebe sanciones también allí, y como no tiene el respaldo que desearía está retrasando y vetando toda acción hacia Minsk.

"No reconocemos la legitimidad de Lukashenko y consideramos adulteradas las elecciones y sus resultados. Pero éste es un problema político de alto voltaje y será el Consejo Europeo el que tenga que resolverlo", dijo Borrell este lunes, apuntando a la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que abordará la cuestión este jueves y viernesen Bruselas.

El alto representante admitió que no sabe cómo resolver el bloqueo. "Hemos reiterado que para la UE no es algo geopolítico, se trata del respeto a los Derechos Humanos y la democracia", aseguró la española Arancha González Laya. Esa clave es la que se usó por ambas partes. Lo dijo varias veces la propia Tijanovskaya ante el comité de Asuntos Exteriores de la Eurocámara, afirmando que "no es una revolución geopolítica, no es ni pro rusa ni anti rusa, no es pro Unión Europea ni anti UE, es simplemente una revolución por Bielorrusia y una revolución democrática".

La opositora, candidata para ser la próxima Premio Sájarov del parlamento, y acompañada de Olga Kovalkova y Pavel Latushko, instó a los europeos a seguir respaldando su causa. Y la mayoría de los diputados se solidarizaron, pidieron la entrada en vigor de sanciones lo antes posible e instaron a los ministros a castigar a los culpables, no a un pueblo ya de por sí asfixiado. "La UE no tiene una agenda oculta. El pueblo bielorruso debería poder elegir libremente a su presidente, sin persecución ni represión. Solo un diálogo nacional inclusivo puede conducir a una solución pacífica y sostenible", zanjó Borrell tras la reunión.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino