La UE cierra sus puertas a los viajeros del Sur de África

La UE cierra sus puertas a los viajeros del Sur de África

18:10 - Los 27 dan un giro de 180 grados en un día y aprueban prohibir los desplazamientos aéreos para intentar frenar en seco la nueva variante, que ya ha sido detectada en Bélgica

El jueves, la Comisión Europea presentó a bombo y platillo una propuesta legislativa para cambiar el marco de actuación en el continente sobre a los viajes. Sostenía Ursula von der Leyen que, a estas alturas, había que dejar de pensar en banderas y centrarse las medidas en personas. Y por eso abogaba por eliminar cualquier restricción o petición adicional (ni test ni cuarentenas) a quien estuviera vacunado con la pauta completa y facilitar los desplazamientos. La idea era sobre todo para los desplazamientos dentro del la Unión, pero decía lo mismo para los viajes internacionales: exigencia de vacunas nada más, con el matiz de que quienes tengan administradas dosis de productos no aprobados por la Agencia Europea del Medicamento pudieran tener que hacerse un test. Menos de 24 horas después, Von der Leyen y la UE en su conjunto entraron en pánico, dieron un giro de 180 grados, se olvidaron del enfoque individual y aprobaron cerrar la puerta completamente a los viajeros que lleguen del sur de África.

La secuencia es llamativa. La primera fue la propia presidenta, que a primera hora de la mañana anunció en un tuit que su equipo, "en estrecha coordinación con los Estados Miembros, va a proponer activar el freno de emergencia para detener los desplazamientos aéreos desde el sur de África debido a la variante B.1.1.529. La Comisión Europea no tiene competencias. Suya es la iniciativa legislativa para hacer propuestas, como la del día anterior. Y entre ellas siempre ha estado a disposición ese freno de emergencia, que puede ser reclamado por una capital o todas ellas debido a situaciones de riesgo evidente que requieras medidas desesperadas. A lo largo del día varios socios, empezando por Alemania o Francia, anunciaron que cerrarían su espacio aéreo a la región. Al mediodía la propia Von der Leyen volvió a grabar un vídeo, pidiendo "unidad y acciones decisivas"

Y por la tarde llegó la decisión a 27. Se canalizó a través del llamado Mecanismo de Respuesta Política Integrada a la Crisis ( IPCR), un instrumento en el que los gobiernos están representados por sus embajadores en Bruselas, y en el que todos, por unanimidad, acordaron la necesidad de activar ese 'freno de emergencia' e "imponer restricciones temporales a todos los viajeros a la UE desde el sur de África". La presidencia eslovena pidió además a todos los estados que hagan pruebas obligatorias a todos los viajeros llegados de la región y que impongan una cuarentena a todos los pasajeros entrantes.

La sensación en Bruselas es de pérdida de control. La Comisión lleva toda la semana apostando por la vacunación, haciendo campaña para acelerar el ritmo, incluso proponiendo que los Certificados Covid que desde verano permiten a los ciudadanos desplazarse sin hacer test PCR ni cuarentena alguna tenga fecha de caducidad a los nueve meses, como forma de propiciar las dosis de refuerzo ante la proliferación de variantes. Sin embargo, los informes que llegan de África y la evaluación del Centro de Control de Enfermedades, el cuerpo comunitario que tiene sede en Suecia, ha desbaratado la estrategia y hecho sonar todas las alarmas.

Bélgica es el primer país que ha confirmado hoy un caso de la variante B.1.1.529".Una muestra se ha confirmado como positiva en la nueva variante. Se trata de una viajera que regresó de Egipto el 11 de noviembre y desarrolló los primeros síntomas el día 22", informó el virólogo Marc Van Rast, el gran especialista del país. La mujer hizo escala en Turquía durante su desplazamiento y no estaba vacunada.

Las prohibiciones afectarán a quienes estén en Sudáfrica, Botsuana, Esuatini, Lesoto, Namibia, Mozambique y Zimbabue, y durarán como poco catorce días. Todos los viajes aéreos a estos países deben suspenderse hasta que tengamos una comprensión clara del peligro que representa esta nueva variante. Y los viajeros que regresan de esta región deben respetar estrictas reglas de cuarentena", avisó esta mañana la presidenta de la Comisión. "Hoy he hablado de la situación con científicos y los fabricantes de vacunas, que apoyan plenamente estas medidas de precaución para evitar la propagación internacional de esta variante preocupante. Depende de todos nosotros, como ciudadanos, contribuir a un mejor control de la pandemia (...) Es hora de más vacunas y refuerzos. Los contratos de la Unión Europea con los fabricantes dicen que la vacuna debe adaptarse inmediatamente a las nuevas variantes a medida que surgen. Europa ha tomado precauciones", ha asegurado la alemana.

En la capital comunitaria hay voces que insisten en que las prohibiciones no bastan y que mientras el resto del mundo tenga tasas de vacunas ínfimas Europa jamás podrá estar a salvo. La Comisión, consciente, está ahora más preocupada en la integridad del continente, en evitar que cada capital vaya por libre y en impedir, sea como sea, que empiecen los bloqueos entre socios. Suiza por ejemplo ha anunciado que todas las personas procedentes de Sudáfrica, Hong Kong, Israel y la propia Bélgica, países en los que hay casos identificados de la nueva variante, tendrán que someterse a una cuarentena obligatoria de 10 días al llegar, además de aportar un test negativo para entrar. Es la primera pero seguramente no la última y antes de que estados concretos queden marcados se busca una respuesta unificada.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino