La UE advierte al Reino Unido del precio que pagará por el Brexit

La UE advierte al Reino Unido del precio que pagará por el Brexit

31/01 - 17:08 - Von der Leyen cree que el “espléndido aislamiento” de Londres es una mala opción

“Ustedes no deben compartir información o documentos con delegados o representantes del Reino Unido”. Este es el e-mail que advirtió a los tres mil funcionarios del Consejo de Ministros de la UE de una de las consecuencias inmediatas del Brexit. El Reino Unido está fuera, ya no tiene representantes en las instituciones y, por tanto, tampoco derecho a la información interna. Las acreditaciones de sus delegados se han desactivado y sólo entrarán a los edificios de la UE como visitantes de países terceros.

Es uno de los efectos prácticos de la partida de los británicos que tuvo lugar esta pasada medianoche. Están fuera, y como avisó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el Brexit tiene un precio: “Queremos tener la mejor relación posible con el Reino Unido, pero nunca será la misma que si fuera miembro”. Frase repetida muchas veces, pero que a partir de hoy se traslada a la realidad.

La experiencia nos ha demostrado que la fuerza no reside en un espléndido aislamiento, sino en nuestra Unión única”

URSULA VON DER LEYEN Presidenta de la Comisión Europea

Es una nueva era, “un nuevo amanecer”, según expresión un punto poética de los tres presidentes de las instituciones europeas, Ursula von der Leyen, Charles Michel y David Sassoli, que formalizaron su adiós al Reino Unido en una rueda de prensa conjunta en Bruselas.

Los tres trasladaron un mensaje de unidad y de que, para afrontar los retos inmediatos, sea cambio climático, revolución digital, seguridad o migración, un “espléndido aislamiento” como el que ha elegido el Reino Unido, no es la mejor receta. “La experiencia nos ha demostrado que la fuerza no reside en un espléndido aislamiento, sino en nuestra Unión única”, dijo Von der Leyen, subrayando las ventajas de pertenecer a la Unión Europea.

A partir de ahora, empezarán las negociaciones para establecer la relación futura con el Reino Unido. Este lunes, el negociador europeo, Michel Barnier, presentará la propuesta de directiva para esta negociación. Una relación que la Unión Europea quiere que sea lo más ambiciosa posible, pero advirtiendo que todo depende de la voluntad británica de asumir las reglas europeas. “Cuanto más diverja el Reino Unido de los estándares de la UE, menos acceso tendrá al mercado único”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. Aviso para navegantes, porque ésta es la gran batalla que empieza ahora con Londres, y con margen escaso, los once meses que dura el período de transición. Todo tendría que estar acordado el 31 de diciembre, al final del período de transición, un plazo insuficiente para un acuerdo de este nivel, según la percepción reinante en Bruselas.

 

Los últimos diputados del Partido del Brexit, abandonaron el parlamento enarbolando, como siempre que hay cámaras a la visa, una Union Jack

En la nueva etapa que hoy empieza, el presidente del parlamento, David Sassoli, ve una oportunidad. Quiso subrayar que “la historia no se acaba aquí”, y denunció que “hay alguien a quien le gustaría dividirnos (a los europeos) porque quizás le temen a un mundo regulado”, destacando la importancia de la UE para contribuir a dotar de reglas al mundo global. “Sin reglas, los más débiles serán excluidos y los más fuertes gobernarán. Y la Unión Europea no quiere esto”, concluyó el italiano con tono apasionado.

Bruselas no quería grandes celebraciones, y por ello, el adiós al Reino Unido se dio con una simple rueda de prensa en el Parlamentarium, el centro de visitantes del Parlamento Europeo. Un poco antes, a sólo unos metros de allí, los últimos diputados del Partido del Brexit, abandonaron el parlamento enarbolando, como siempre que hay cámaras a la visa, una Union Jack. Se fueron para no volver.

En definitiva muy poco ceremonial para la partida. Se arriaron las banderas del Reino Unido en las instituciones europeas, y la de la UE en la antes representación británica ante la UE y ahora ya embajada.

Después de tres años y medio, duras negociaciones, mil peripecias y tres prórrogas, el despegue del Reino Unido ha tenido lugar. De momento, con pocas repercusiones en la práctica cotidiana , no se notarán de verdad hasta enero del 2021, pero un impacto enorme sobre la Unión Europea que, por primera vez, pierde un socio, y no cualquiera; y por supuesto, sobre el Reino Unido, que empieza una aventura en solitario. Una apuesta por el aislamiento que, vista desde Bruselas, es claramente perdedora.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino