La sombra de Sendero Luminoso golpea a Pedro Castillo

La sombra de Sendero Luminoso golpea a Pedro Castillo

Su ministro de Trabajo perteneció a la organización terrorista que sacudió al país en los 90 y participó en atentados

Desde que inició su andadura presidencial, Pedro Castillo ya ha tropezado dos veces con la misma piedra. Primero, fue el Ministro de Exteriores, recién designado. Héctor Béjar debió abandonar el barco antes de zarpar por sus comentarios en los que acusaba a la Marina de su país de haber gestado el terrorismo en lugar de Sendero Luminoso. Ahora es su ministro de Trabajo, Iber Maraví Olarte, el que está contra las cuerdas porque no solo perteneció a la sanguinaria banda terrorista que asoló Perú en los 80 y 90, sino que participó en atentados.

Y aunque el singular Jefe de Estado peruano ha optado, de momento, por mantener un atronador silencio sobre cuestiones gubernamentales -no concede entrevistas ni convoca ruedas de prensa-, cada vez aparecen nuevos datos que harían insostenible la permanencia de Maraví en el gabinete sino fuera uno de los pocos ministros de sus entrañas.

El diario limeño 'La República' desempolvó esta semana la declaración del senderista Juan Alarcón Gutiérrez cuando le detuvieron en 1981. Confesó que Maraví, veinteañero entonces, era su compañero en el Partido Comunista Peruano, facción de Sendero Luminoso, y responsable de la agrupación en un sector de Huamanga, una de las once provincias que componen Ayacucho, bastión de dicha organización terrorista.

En esos tiempos, atacaban diferentes objetivos a pedradas y cócteles molotov, según consta en la declaración. Ante esa y otras pruebas, algunas fechadas en 2004, Maraví responde siempre: "Condeno al terrorismo venga de donde venga, y lamento que se me quiera vincular con actos de terceros que no atañan mi responsabilidad".

También se ha escudado en que, según afirma, eran falsos los atestados policiales de la época en donde salían a relucir su nombre vinculado a acciones de Sendero. Pero el testimonio de Alarcón Gutiérrez resulta incontestable puesto que se limitó a revelar el listado de sus colegas y el de Maraví, en aquellos momentos, era un nombre más, sin especial relevancia.

Además de las pruebas que vinculan al ministro con la banda terrorista que fundó Abimael Guzmán, en sectores críticos con Castillo inquieta su actitud desde que se enfundó la banda presidencial y la falta de dirección que ha dejado entrever hechos como lo sucedido con Maraví.

Ante la creciente presión de la oposición para que echaran al titular de Trabajo del gabinete, el polémico primer ministro, Guido Bellido, le pidió públicamente la renuncia y en entrevista con el portal Sudaca.pe, dio por hecho su salida. Pero Maraví, muy unido a Castillo desde hace años, respondió que su cargo solo se lo debía al presidente, único que puede nombrar y destituir ministros.

"Mi persona no ha presentado ninguna renuncia al cargo, más bien lo que acabo de hacer ahora es poner a disposición mi cargo ante el presidente", dijo ante una nube de periodistas a la salida del Palacio de Gobierno en Lima.

SU POPULARIDAD HA CAÍDO A UN 36%
Pedro Castillo, por su parte, se limitó a hacer un comentario en una de las intervenciones públicas, estilo mitin electoral, que prodiga por diversas regiones del país.

"Nosotros estamos acá por el pueblo. El pueblo tiene muchas necesidades y cuando pones a los hombres del pueblo para encarar esos grandes problemas, siguen los grandes ideólogos, los que salen a tomar carreteras hoy en día, los que estuvieron muchos años en la política conduciendo los destinos del país a decir que estamos llevando al país a un espacio de comunismo. ¿Hay algún terrorista acá?", preguntó a su audiencia popular en Junín, ataviado con sombrero y manta indígenas. "Compañeros, no vamos a caer en ese juego sucio, que te quieren poner en la gran capital".

Pero estar cerca de sus votantes no le está dando el resultado que espera. "Todo lo ocurrido empeora la imagen que la opinión pública tiene de Castillo, no ha habido la clásica luna de miel del electorado. En la última encuesta solo le apoya el 36%, algo que no ocurría desde hace veinte años en una etapa tan temprana", analiza para El MUNDO Ricardo Miranda, socio-director de Kreab Perú. "No solo ha tenido problemas por los dos ministros relacionados con Sendero, también a Guido Bellido lo han investigado por apología del terrorismo y otros, como el de Transporte, Juan Silva, le siguen causas por diferentes motivos".

Sin olvidar que Vladimir Cerrón, cabeza del partido del gobierno, Perú Libre, está condenado por corrupción y las indagaciones sobre el entramado fraudulento que armaron para robar dineros públicos salpican al Primer Ministro. Y ahora Bellido debe sumar la denuncia de la ex candidata presidencial, Veronika Mendoza, por la agresión verbal que sufrió la congresista de Avanza País, Patricia Chirinos.

Conforme al relato que hizo Chirinos a distintos medios locales, solicitó a Guido Bellido que le ayudara a quedarse con la oficina en la Asamblea que había pertenecido a su padre, ya fallecido. "Bellido me dijo: '¿Qué te preocupas de eso? Anda, cásate'. Yo le dije '¿perdón? he sido soltera, casada, divorciada y ahora soy viuda' y me contestó: 'Entonces ahora solo falta que te violen'.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino