La quinta ronda del TLCAN culmina sin avances en las propuestas de Estados Unidos

La quinta ronda del TLCAN culmina sin avances en las propuestas de Estados Unidos

Las medidas más polémicas se retrasarán hasta la próxima ronda

Si se pudiera definir en una sola palabra el resultado de la quinta ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte -TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés- esta sería frustración. Ese es el sentimiento de los equipos canadiense y mexicano con su homólogo estadounidense. También generó cierta tensión en el hotel Camino Real el papel de espectador adoptado por Canadá, que parece ajustarse al mantra que reza aquello del "que el primero que otorga es el primero que pierde".

Aún así, la estrategia adoptada por el equipo liderado por Steve Verheul, negociador jefe canadiense, y su homólogo mexicano, Kevin Smith Ramos, puede surtir efecto, especialmente en lo que a las reglas de origen del sector automotriz se refiere. John Melle, capitán de la delegación estadounidense, no recibió alternativas a su propuesta de querer aumentar la composición regional desde el 62.5% hasta el 85%, y que al menos la mitad de las partes sea estadounidense.

Por el contrario, sus compañeros comerciales pusieron sobre la mesa datos que demuestran el daño que esta propuesta provocaría en las tres economías y demandaron conocer el raciocinio detrás de Washington para buscar estos cambios.

En otras áreas, México fue bastante coherente con las demandas estadounidenses, sin perder su poder de negociación como es el caso de los contratos públicos. Estados Unidos quiere limitar el número de concesiones que el gobierno federa ofrece a compañías mexicanas y canadienses, mercados mucho más pequeños que el estadounidense.

Es por ello que los negociadores mexicanos respondieron con una propuesta que limitará los contratos públicos del país al número de contratos alcanzados por compañías mexicanas con otros gobiernos dentro del TLCAN. Dado que el número de estos contratos es bastante limitado, las compañías de Estados Unidos tendrían mucho que perder.

Moisés Kalach, el coordinador del conocido como Cuarto de Junto del Sector Privado Mexicano, dejó claro que "el equipo mexicano ha puesto propuestas y contrapropuestas en la mesa, pero la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) no necesariamente ha respondido. No se ha visto voluntad de avanzar del equipo estadounidense", señaló.

En este sentido, Kalach dijo que las propuestas más polémicas se retrasan a la próxima ronda de negociaciones, entre los que se incluyen la eliminación del capítulo 19, el incremento del contenido regional de los sectores automotriz y textil, además de la posibilidad de facilitar un mecanismo para la imposición de cuotas a las exportaciones agrícolas, especialmente a las frutas y hortalizas mexicanas por temporadas.

Los tres países acordaron continuar negociando hasta fin de marzo, cuando comienza la campaña para las elecciones presidenciales mexicanas de 2018.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino