La primera misión presidencial incluyó choques con mandatarios de la región que fueron considerados un “éxito” para el gobierno

La primera misión presidencial incluyó choques con mandatarios de la región que fueron considerados un “éxito” para el gobierno

La participación de Lacalle Pou y sus repercusiones a favor y en contra de sus expresiones fue acaso de las cuestiones más comentadas de la cumbre.

La pandemia del coronavirus y sus furibundas consecuencias lo atravesaron casi todo y postergaron unas cuantas cosas más. Algo que se vio relegado durante un primer año de gobierno dominado por la emergencia sanitaria fueron los viajes presidenciales, las misiones diplomáticas al exterior con el propio mandatario a la cabeza. Recién en el segundo semestre de 2021, el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, salió de la región. Y su primera y reciente gira presidencial, que incluyó una cumbre en México y una asamblea en Estados Unidos, no pasó inadvertida. Fue de esos viajes con repercusiones internacionales.

Su derrotero comenzó el sábado 18 en México, donde asistió a la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). Era su primer foro presencial junto con otros mandatarios de la región y no se guardó balas. Su intervención fue breve pero contundente. Habló sobre la libertad de los individuos, de la democracia plena, de la separación de poderes y los derechos humanos. Y definió a los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua como dictaduras. Mantuvo un áspero intercambio con el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, y despertó la reacción del mandatario venezolano Nicolás Maduro, que lo invitó a debatir en lugar y fecha a convenir. ―Si uno dice alguna cosa en su país y cuando tiene a esos mandatarios enfrente no le hace un reclamo, en este caso por derechos humanos, por encarcelar gente inocente que protesta… hay que hacerlo. Con voz respetuosa, sin levantarla, pero hay que hacerlo‖, dijo luego el presidente en declaraciones a Telemundo.

La participación de Lacalle Pou y sus repercusiones a favor y en contra de sus expresiones fue acaso de las cuestiones más comentadas de la cumbre. Y en la misión gubernamental, integrada además por el canciller, Francisco Bustillo, y la ministra de Economía, Azucena Arbeleche, valoraron que esa intervención del mandatario fue un ―éxito que incluso abrió puertas inesperadas. Por ejemplo, una reunión que no estaba en agenda diplomática pautada antes del viaje y derivó en una reunión aparte con Brian Nichols, secretario de Estado Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos. Según dijeron a Búsqueda fuentes del gobierno, en ese encuentro el representante de Estados Unidos se mostró ―comprensivo‖ con la necesidad de Uruguay de abrirse al mundo.

Y señalaron que el tema del Tratado de Libre Comercio con China estuvo en esa discusión, pero no fue un asunto incómodo. La delegación uruguaya planteó su interés en profundizar el intercambio bilateral e insistió en que el país es un aliado de los norteamericanos en la región. La lectura del gobierno es que las relaciones entre Uruguay y Estados Unidos están en un ―muy buen momento‖.

La libertad
Mientras seguían resonando los ecos de México, Lacalle Pou ya estaba en Estados Unidos para participar en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que se celebró en Nueva York. También habló el presidente en ese foro. Su discurso, esta vez, hizo foco en esta pandemia que arrasó todo y postergó planes. Y lo hizo para destacar una gestión de la crisis que durante buena parte de la emergencia sanitaria lo tuvo bien posicionado en el mundo. Lacalle Pou se jactó de la tan mentada libertad responsable que se le dio a la población y que le permitió al gobierno manejar ―un tramo importante de la pandemia sin mayores contratiempos‖. Mencionó la carrera mundial para acceder a las vacunas y se quejó del ―suministro deficitario‖ y ―no equitativo‖ de la inmunización contra el virus. En esa misma línea de razonamiento, expresó que la pandemia desnudó otras cuestiones que tienen que ver con la inequidad.

―El desigual acceso a las herramientas hace que se pueda gozar de distinta manera la libertad. Ha caído por tierra la falsa dicotomía entre la presencia del Estado y la libertad individual‖, señaló.

Pero también habló de la libertad de comerciar, de competir por excelencia y acceder a mercados. ―Nuestro país está en el proceso de abrirse al mundo y necesitamos una correlación con todos los países bloques y grandes potencias‖, dijo. Luego, en una entrevista con Telemundo, subrayó el concepto. ―Queremos estar cerca de todos los países y las potencias para comerciar, para la prosperidad de los uruguayos. En estas semanas hemos hablado del acercamiento comercial con China y de la misma manera estamos intentando establecer vínculos más fuertes con Estados Unidos‖. Fue un guiño necesario y en su casa a un rival comercial de China. Lacalle Pou insistió en que ―Uruguay está dando una muy buena señal de apertura al mundo‖.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino