La paz se acerca a Yemen

La paz se acerca a Yemen

Arabia Saudí y los Emiratos abren canales de diálogo con Irán y los rebeldes hutis

Cinco años después de los primeros disparos y los primeros muertos, la guerra en Yemen se acerca a la paz. Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) han abierto canales de comunicación con los rebeldes hutis y con Irán. Los príncipes herederos de los dos países, Mohamed Bin Salman y Mohamed Bin Zayed, se han reunido este miércoles en Abu Dhabi para sentar las bases de un alto el fuego.

La guerra en Yemen ha creado una gravísima crisis humanitaria, denunciada repetidas veces por la ONU. A los más de 100.000 muertos hay que añadir un millón de enfermos de cólera y 18 millones de personas afectadas de una manera u otra. Casi la mitad de ellas son niños que no han tenido acceso a alimentos o centros de salud. Más de la mitad de los hospitales están cerrados.

Arabia Saudí y los EAU lideran desde el 2015 una coalición internacional que ha luchado contra los hutis, chiíes del norte de Yemen que, con el apoyo de Irán, ocupan la capital, Saná, y otras importantes ciudades del país. EE.UU. y los principales países europeos se han beneficiado de la guerra vendiendo armas a las coalición. Sólo Alemania ha cerrado el comercio de armas con Arabia Saudí.

El rey Salman de Arabia Saudí, en su discurso anual al consejo de la Shura, el órgano consultivo del país, dijo hace unos días que su intención es buscar una “solución política” en Yemen.

Descartada la solución militar, se han abierto los canales diplomáticos. Khalid Bin Salman, vice ministro de Defensa y hermano pequeño de Mohamed Bin Salman, estuvo la semana pasada en Muscat (Omán) preparando el terreno para una reunión con el liderazgo huti. El sultán de Omán se ha ofrecido como mediador.

También lo ha hecho el primer ministro de Irak, Adel Abdul Majdi, que ha intermediado entre Riad y Teherán. Lo mismo ha hecho el primer ministro de Pakistán, Imran Khan. Donald Trump le pidió que fuera a Teherán para evaluar las opciones de una tregua.

Tregua de facto

Las incursiones aéreas de la coalición internacional se han reducido un 80%, ha habido intercambio de prisioneros y se ha reabierto el aeropuerto de Saná

Martin Griffiths, mediador de la ONU, ha explicado al Consejo de Seguridad que las últimas dos semanas han sido las más tranquilas desde que se inició la guerra. Las incursiones aéreas de la coalición internacional se han reducido un 80%. Por primera vez ha habido periodos de 48 horas sin ningún bombardeo.

Los hutis han ofrecido una tregua y han liberado a decenas de prisioneros. A estos gestos ha correspondido Arabia Saudí permitiendo la reapertura del aeropuerto de Saná para vuelos comerciales por motivos humanitarios y liberando, a su vez, a 200 prisioneros hutis.

La paz se abre paso después de un año muy complicado para la coalición internacional. Primero hubo un enfrentamiento militar muy duro entre Arabia Saudí y los EAU por el control del sur de Yemen. Los saudíes respaldan al gobierno del depuesto presidente Abed Rabbo Mansur Hadi, que es el gobierno que reconoce la comunidad internacional. Este verano, sin embargo, los EAU apoyaron a milicias separatistas en el sur de Yemen que luchaban contra el ejército yemení, apoyado por Arabia Saudí.

A raíz de este enfrentamiento, los EAU retiró un gran número de tropas de Yemen.

Irán, por su parte, acosado por las sanciones internacionales, había atacado a cuatro petroleros cerca del puerto emiratí de Fujairah. A pesar de que EE.UU. confirmó que los Guardianes de la Revolución habían estado detrás de estos ataques, Abu Dhabi nunca culpó a Teherán.

Mientras la Casa Blanca pedía un incremento militar del conflicto, los EAU iniciaron contactos diplomáticos con Teherán que recibieron el apoyo de Londres, París y Berlín. Tahmun Bin Zayed, hermano menor del príncipe heredero Mohamed Bin Zayed, estuvo a mediados de octubre en Teherán, visita secreta que ha servido para cimentar un alto el fuego de facto.

La tregua llega después de una demostración de fuerza muy seria por parte de Teherán y de los rebeldes hutis. Un dron alcanzó el pasado 14 de septiembre una de las principales refinerías saudíes. Este ataque sorprendió a los saudíes por su precisión y enorme dificultad. Los hutis, por su parte, han lanzado decenas de cohetes contra Arabia Saudí, alcanzando incluso el aeropuerto de Riad, y también contra los Emiratos.

Arabia Saduí y los Emiratos cerraron a principios de este mes un acuerdo para mantener la unidad del Yemen que ha zanjado su rivalidad en el sur del país. Es sobre este pacto que los dos países intentan construir ahora la paz.

El príncipe emiratí Mohamed Bin Zayed recibió al príncipe saudí Mohamed Bin Salman en el aeropuerto de Abu Dhabi. Las avenidas de la ciudad estaban engalanadas con bandera saudíes. Una formación de aviones de combate hizo una pasada sobre la comitiva. Los dos herederos se trasladaron al palacio presidencial, Bin Salman fue recibido con la canción tradicional saudí “Tú eres el rey”.

La recuperada armonía sobre Yemen se beneficia también del buen clima para los negocios. Bin Salman busca financiación para Aramco, la mayor petrolera y la empresa más rentable del mundo. Los Emiratos, según Bloomberg, van a invertir 1.500 millones de dólares.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino