Bolivia  ●  Chile  ●  Evo Morales  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

La oposición marca límites a Zelenski antes de reunirse con Putin en París

La oposición marca límites a Zelenski antes de reunirse con Putin en París

Rechazadas las elecciones en Donbass y cualquier cesión sobre Crimea

La convocatoria tres años después del Cuarteto de Normandía (líderes de Ucrania, Rusia, Francia y Alemania), que el próximo lunes se reúne en París, ha levantado nuevas esperanzas en Ucrania para devolver el conflicto de Donbass al menos hacia alguna solución lejos de las armas. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, se comprometió a encontrar una salida a la guerra en el este del país, con más de 13.000 muertos, cuando ganó las elecciones en abril. Pero sus oponentes no quieren que eso signifique ninguna cesión ni a los separatistas prorrusos ni al Kremlin.

Para marcarle el terreno, el expresidente Petró Poroshenko, la exprimera ministra Yulia Timoshenko y el popular cantante metido a político Sviatoslav Vakarchuk han convocado a sus seguidores a concentrarse en el centro de Kíev el próximo domingo.

La reunión en la capital francesa será el primer cara a cara del presidente ucraniano con su homólogo ruso, Vladímir Putin. Moscú y Kíev llevan tiempo preparando este encuentro y quieren que sirva para dar algún paso adelante. El primer objetivo es acordar un alto el fuego en la región que sea real, y no como los pactados desde los acuerdos de Minsk del 2015, cuando se logró echar hielo al conflicto, pero no se llegó a congelar porque ambas partes han incumplido de forma continua las diferentes treguas que se han ido alcanzando. Otro logro sería acordar un intercambio de prisioneros, como el de septiembre.

Volver a juntar a los líderes de Ucrania, Rusia, Francia y Alemania es ya un logro en sí mismo. Pero con un gobierno ucraniano presionado en casa y con el Kremlin poco dispuesto a ceder, lo lógico es que el avance sea muy lento.

La oposición ucraniana quiere dejar claro dónde están las líneas rojas. La primera, Crimea, anexionada por Rusia en marzo del 2014 y que no quiere que se utilice como moneda de cambio para cualquier solución en Donbass.

Las formaciones convocantes (Solidaridad Europea, Batkivshina y Golos) tampoco quieren que se permita la celebración de elecciones en las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk antes de una retirada efectiva de Rusia. Y tampoco quieren que cese la presión internacional contra Rusia.

Que no se cumplan esas líneas rojas “causaría daños irreparables a Ucrania”, aseguró el pasado martes en la Rada (parlamento unicameral ucraniano) su expresidente Andriy Parubiy, miembro de Solidaridad Europea, el partido de
Poroshenko. Según él, se pondrían en riesgo la seguridad ucraniana y “la elección europea y eurotlántica del pueblo de Ucrania”, en referencia a la apuesta que hizo Ucrania tras la revolución del Maidán del 2014 de aplicar reformas para acercarse a la Unión Europea y
la OTAN.

El ministro de Exteriores de Ucrania, Vadim Pristaiko, aseguró desde Londres, donde se encontraba con motivo de la cumbre de la OTAN, que su Gobierno mantiene la misma posición que el anterior, que Ucrania debe controlar la frontera con Rusia y que “es imposible celebrar elecciones mientras allí haya personas y grupos armados ilegales” en Donbass.

Palabras vagas para el Movimiento de Resistencia a la Ocupación, un grupo formado en octubre contra la celebración de elecciones en Donbass y la concesión de un estatus especial a la región bajo supervisión de la OSCE, una idea llamada “fórmula Steinmeier” por el actual presidente de Alemania, Walter Steinmeier, que la propuso en el 2016 cuando era ministro de Exteriores. Según Zelenski, que lo aceptó el pasado octubre, esta fórmula no es una capitulación. El Movimiento de Resistencia a la Ocupación planea una acampada el fin de semana frente la sede de la presidencia.

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino