La ONU pide a Putin y Erdogan que eviten un baño de sangre en Idlib

La ONU pide a Putin y Erdogan que eviten un baño de sangre en Idlib

El Gobierno de Bashar el Asad se ha dado hasta el 10 de septiembre de margen para lanzar el asalto por tierra contra la región, cuya población es muy superior a la de Alepo o Guta Oriental

El Gobierno de Bashar el Asad se ha dado hasta el 10 de septiembre de margen para lanzar el asalto por tierra contra la región, cuya población es muy superior a la de Alepo o Guta Oriental

Siria podría librarse de su batalla más sangrienta en más de ocho años de guerra si los presidentes ruso, Vladímir Putin, y turco, Recep Tayyip Erdogan, hablan y encuentran una solución sobre la situación en la región de Idlib, la más cercana a Turquía y último bastión controlado por los rebeldes. En juego está la vida de cerca de tres millones de personas.

“Hay informaciones que circulan sobre planes para aumentar la escalada (en Idlib) para el 10 de septiembre, así que con sentido de urgencia pido a los presidentes Putin y Erdogan que hablen y que encuentren una solución” a esta crisis, instó el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

Con sentido de urgencia pido a los presidentes Putin y Erdogan que hablen y que encuentren una solución” / Staffan de Mistura Enviado especial de la ONU para Siria

El diplomático recordó que 2,9 millones de personas viven en la región, de los cuales un millón son niños, que serían víctimas inocentes de una eventual ofensiva militar.

Como el Gobierno sirio de Bashar el Asad se ha dado hasta el próximo lunes de margen para lanzar el asalto por tierra contra la región, el tiempo apremia. Todos los ojos están puestos ahora en la cumbre de Teherán programada para este viernes y considerada “crucial” en el desarrollo de los próximos acontecimientos porque es allí donde se reúnen las tres naciones extranjeras que dominan donde se reunirán Rusia, Turquía e Irán para hablar de la situación en Idlib, considerada “reducto de terroristas” por parte de Moscú y Teherán.

Daños y manchas de sangre en una tienda de ropa después de los reportados ataques aéreos rusos en el subdistrito de Muhambal, a unos 30 kilómetros al suroeste de la ciudad de Idlib

Pero Mistura, consciente de la cuenta atrás en la que se enfrenta la población siria atrapada en Idlib, hizo un llamamiento a Putin y Erdogan para que hablen por teléfono antes de esa fecha, diciendo que “el tiempo es esencial”.

“Una llamada telefónica entre ellos supondría una gran diferencia, incluso antes de la reunión de Teherán”, agregó, en referencia al encuentro que ambos mandatarios mantendrán junto al presidente iraní, Hasan Rohaní, este viernes para debatir la situación en Siria.

Mistura hizo un llamamiento a Putin y Erdogan para que hablen por teléfono antes de esa fecha

Mientras, y después de semanas de calma, los aviones de guerra de Rusia bombardearon hoy Muhambal, a unos 30 kilómetros al suroeste de la ciudad de Idlib. Desde 2015, Moscú se encarga de llevar a cabo los bombardeos por aire para el régimen de El Assad. Los seis ataques han resultado en al menos 13 civiles muertos y ningún combatiente, dijo un grupo de vigilancia de guerra.

“Se necesita tiempo para las negociaciones, especialmente entre Rusia y Turquía, que son los protagonistas centrales en este caso y pueden tener la llave para una solución”, insistió el enviado especial.

El Asesor Especial del Enviado Especial de las Naciones Unidas para Siria, Jan Egeland,, y el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, comparecen en Ginebra

La población actual de Idlib es muy superior a la que había en la parte occidental de Alepo o en Guta Oriental, en la periferia de Damasco, cuando se lanzaron las ofensivas militares que permitieron que el Gobierno sirio recuperara el control de esas áreas.

Gran parte de los combatientes y sus familias fueron conducidos a Idlib gracias a acuerdos en los que participaron Rusia y Turquía, como potencias que respaldaban al Gobierno y a las fuerzas opositoras, respectivamente.

La población actual de Idlib es muy superior a la que había en la parte occidental de Alepo o en Guta Oriental

“Tratemos de evitar que la última y probablemente mayor batalla de esta guerra por territorio en Siria termine en un baño de sangre. Pedimos a todos los países que mantengan una presión moral para evitar una opción militar drástica en Idlib y dar más tiempo a las negociaciones”, pidió De Mistura.

Al tiempo que la ONU no cesa en sus peticiones a la calma en Siria, dijo que está cumpliendo con el deber de prepararse para la guerra. “En el peor de los escenarios se nos debe dejar ayudar a los civiles y abrir rutas para evacuaciones voluntarias, para lo que necesitamos acceso (a la zona)”, explicó el enviado especial.

Pedimos a todos los países que mantengan una presión moral para evitar una opción militar drástica en Idlib” / Staffan de Mistura Enviado especial de la ONU para Siria

Pese a las palabras de Mistura, hoy un ministro del gobierno sirio anunciaba las preferencias de El Asad ante Idlib: “Hasta ahora, la acción militar es más probable que las reconciliaciones”, dijo el ministro de reconciliación, Ali Haidar, a la agencia de noticias rusa Sputnik. Damasco usa el término “reconciliación” para las rendiciones rebeldes negociadas que se han llevado a cabo en algunas áreas, como Alepo o Guta Oriental.

“Idlib es diferente de otras regiones debido a la gran cantidad de combatientes”, agregó Haidar. “Sin embargo, no podemos decir que no hay puerta de entrada a la reconciliación”.

Una batalla en Idlib podría provocar una confrontación más amplia con Turquía, cuyo ejército ha establecido puestos de observación a lo largo de las líneas del frente de Idlib para disuadir los enfrentamientos. El diario turco Hurriyet informó que las fuerzas armadas turcas estaban reforzando la frontera de Idlib con tanques M60, y la televisión Reuters filmó un convoy que se dirigía hacia la frontera.

Los ataques aéreos del martes se produjeron horas después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtiera a El Asad y sus aliados que no “ataquen imprudentemente” Idlib, diciendo que cientos de miles podrían morir.

El Kremlin desestimó el martes sus comentarios y describió a Idlib, donde dominan las facciones insurgentes yihadistas, como un “nido de terrorismo”. El portavoz Dmitry Peskov agregó: “Sabemos que las fuerzas armadas de Siria se están preparando para resolver este problema”.

Irán se manifestó hoy en la misma dirección que Moscú: “Los grupos terroristas [en Idlib] se han mezclado con la gente”, dijo Abbas Araqchi, viceministro de Relaciones Exteriores, según la Agencia de Noticias de la República Islámica.

Una batalla en Idlib podría provocar una confrontación más amplia con Turquía

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino