La OEA decide este viernes si reelige a Almagro como secretario general

La OEA decide este viernes si reelige a Almagro como secretario general

19/03 - 14:58 - Los países miembros del organismo deberán optar por el actual líder o la diplomática María Fernanda Espinosa

Uno de los acontecimientos que no se ha cancelado hasta el momento debido al coronavirus es la elección del nuevo secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA). El organismo tiene previsto celebrar la Asamblea General este viernes en su edificio con sede en Washington. Hasta comienzos de esta semana eran tres los aspirantes al cargo, pero el Gobierno peruano retiró el martes la candidatura del embajador Hugo de Zela y ahora la disputa es entre el actual líder del organismo, Luis Almagro, y la diplomática ecuatoriana María Fernanda Espinosa. Se prevé que el excanciller uruguayo logre un buen resultado, ya que ha recibido el respaldo público de al menos una quincena de países. Para ser reelegido necesita contar con el voto de 18 de los 34 miembros activos del ente regional.

Cuando Almagro era candidato a la Secretaría General de la OEA en 2015 defendió en reiteradas ocasiones que no buscaría la reelección porque le parecía “saludable” que el organismo se renovara cada cinco años. A finales de 2018 cambió de parecer, según dijo, impulsado por países como Colombia y Estados Unidos. Aunque su objetivo era liderar una OEA para “solucionar problemas, no para radicalizar conflictos o para alejar soluciones”, como planteó en su discurso inaugural, tanto el excandidato de Zela como Espinosa se presentaron con la intención de “cicatrizar la polarización” que vive el organismo, afirmaron ambos en entrevistas a este medio. EL PAÍS intentó realizar una entrevista a Almagro, pero no fue concedida.

El liderazgo del secretario general se ha caracterizado por ser uno de los mayores azotes políticos contra el régimen de Nicolás Maduro. Almagro llegó a decir durante una conferencia de prensa en Cúcuta (Colombia) que no se debía descartar “ninguna opción”, tras ser consultado sobre una potencial “intervención militar”. Esta declaración provocó que 11 de los 14 Gobiernos del organismo que conforman el Grupo de Lima —creado en 2017 para colaborar a resolver la crisis venezolana— hicieran saber su “preocupación y rechazo ante cualquier curso de acción o declaración que implique una intervención militar en Venezuela”. Durante su Secretaría, Gustavo Tarre, el embajador nombrado ante la OEA por Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, logró un puesto en el principal ente regional.

Otro hito de la Administración de Almagro fue el informe de la auditoría de la OEA que halló “manipulación dolosa” en las elecciones presidenciales de Bolivia del pasado octubre. El documento dio cuenta de actas quemadas, redirección de votos a servidores ocultos y nombres duplicados en los comicios que dieron como ganador a Evo Morales. Tras conocerse las primeras conclusiones del texto y presionado por las fuerzas militares, el líder boliviano abandonó el cargo. Ante las críticas de México, Uruguay y Nicaragua, que denunciaron un “grave quebrantamiento del orden constitucional”, Almagro respondió que el único golpe de Estado que ocurrió en Bolivia fue cuando Morales “cometió fraude electoral”.

Almagro se enfrenta a Espinosa, propuesta como candidata por Antigua y Barbuda y San Vicente y Granadinas. En sus tres décadas de carrera se ha desempeñado como ministra de Exteriores en el Gobierno del expresidente Rafael Correa —que por estos días enfrenta su primer gran juicio por corrupción— y de su sucesor, Lenín Moreno, que ganó con un programa socialista del que se fue distanciando. El pasado septiembre, Espinosa culminó su mandato como presidenta de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en el que hizo historia al ser la primera latinoamericana en ocupar el cargo.

La diplomática critica que la agenda de la OEA se ha vuelto “monotemática” respecto a Venezuela y no comparte las estrategias adoptadas hasta ahora porque “no han dado los resultados esperados”. Ella quiere “recuperar los espacios de diálogo” dentro del organismo y que sean los Estados miembros quienes “asuman el protagonismo” a través de su órgano de decisión más importante, el consejo permanente. Algo similar a lo que planteaba de Zela, que le achacaba al ente no participar en la solución de los problemas de la región y criticaba el liderazgo de Almagro, “de opiniones muy tajantes”. De Zela ha dicho a medios peruanos que el retiro de su candidatura se debió a que no consiguió los votos suficientes. Aún no se sabe por quién votará Perú.

La Asamblea General se realizará este viernes, sin prensa, para seguir las recomendaciones del Centro de Enfermedades y Prevenciones (CDC, por sus siglas en inglés) que hicieron un llamamiento a no llevar a cabo encuentros con más de 50 personas. Como mínimo, participarán los representantes de los 34 países que son miembros activos de la OEA (Cuba pertenece al organismo, pero no participa desde 1962). La solicitud de la CDC se realizó el domingo pasado. Al día siguiente, el presidente Donald Trump, acompañado por su equipo de expertos, aconsejó suspender las reuniones de más de 10 personas. La OEA informó de que el Departamento de Salud y Servicios inspeccionará las instalaciones de la organización.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino