La lista de Henrique Capriles ya compite en las elecciones parlamentarias de Maduro

La lista de Henrique Capriles ya compite en las elecciones parlamentarias de Maduro

Por un lado quedan Guaidó y los 27 partidos democráticos que apuestan por la abstención y por el otro Capriles, un grupo de diputados y diversos agrupaciones civiles, incluida la patronal de empresarios.

La Fuerza del Cambio llegó a tiempo. La lista de 277 candidatos al Parlamento, que cuenta con el empuje y respaldo de Henrique Capriles, se inscribió a última hora ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), oficializando la quiebra en el seno de la oposición democrática. Unas inscripciones a la medida del régimen: se postergaron en tres ocasiones a la espera del nuevo partido de Capriles, que apuró hasta poco antes de la medianoche con el beneplácito revolucionario.

Hasta en el descuento volaban las llamadas en busca de suplentes y titulares para la nueva formación. Paso trascendental que confirma el vuelco vivido en la oposición tras los indultos de Nicolás Maduro y el deslinde de quien fuera candidato presidencial unitario 2012 y 2013. Hasta la semana que viene no se conocerán los nombres de quienes acompañan a Capriles en su apuesta por tomar el mando de la oposición. El ex gobernador no figura en las listas, incluso está inhabilitado.

Por un lado quedan Juan Guaidó y los 27 partidos democráticos que apuestan por la abstención y por el otro Capriles, un grupo de diputados y diversos agrupaciones civiles, incluida la patronal de empresarios. La Iglesia Católica, la institución más prestigiosa del país según las encuestas, también abogó por enfrentar a Maduro en las urnas más allá de la abstención.

Esta medida forma parte de los acuerdos alcanzados entre Nicolás Maduro y el propio Capriles, que incluyen la libertad de 50 presos políticos y el perdón para 60 dirigentes y opositores perseguidos o exiliados, además de la amnistía "parcial" para su partido, Primero Justicia (PJ), dictaminada por el Supremo en una "contrasentencia" emitida en las últimas horas. PJ decidió no expulsar a Capriles, pero amenazó con hacerlo a todos aquellos que se inscriban como candidatos. Además emitió una declaración durísima contra Guaidó ("la incapacidad de rectificación en la conducción del gobierno interino ha impedido derrocar la dictadura y aliviar el sufrimiento de los venezolanos"), pese a que sus principales dirigentes forman parte del gabinete de la Presidencia encargada.

El ex gobernador de Miranda también exige la presencia de observadores internacionales y el retraso de los comicios hasta marzo para atender así la pandemia. Para la semana que viene se espera que otro grupo de presos y perseguidos reciba un indulto.

"El futuro de la oposición es muy incierto ante un régimen autoritario, debilitado, que busca salir de Guaidó y que se encuentra con Capriles, cuyo liderazgo se había perdido y que intenta recuperarlo", advierte el politólogo Luis Salamanca, antiguo rector del CNE. "Tanto Guaidó como Capriles se están equivocando: Guaidó por no asumir la vanguardia de una propuesta electoral unitaria contra una elección dictatorial pero donde se juega el poder político y Capriles por hacerlo peleando con Guaidó, el dirigente más legítimo de la oposición y al que la gente le atribuye algún liderazgo en las encuestas. Debilitar a Guaidó para reimpulsar su liderazgo puede pasar factura a Capriles, más cuando se hace en un marco de sospechas y negociaciones por debajo de la mesa. Esto va a generar una nueva fractura en la oposición", concluye Salamanca.

La Fuerza del Cambio es una de las cinco alianzas que han postulado candidatos para las elecciones de Maduro. Y, sin duda, la más sorprendente. Como favorito y con todas las ventajas posibles parte el Gran Polo Patriótico, conformado por el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y varios de sus satélites, incluidos los partidos de extrema izquierda Tupamaros y Patria Para Todos (PPT) intervenidos por el Supremo para que no se presentaran con una lista alternativa.

Entre sus candidatos, los de siempre: Diosdado Cabello, número 2 de los bolivarianos, tras recuperarse del coronavirus; Cilia Flores, primera combatiente revolucionaria y Jorge Rodríguez, hasta hace unos días vicepresidente de Comunicación en el gobierno chavista y hombre clave del "presidente pueblo" para las negociaciones.

Pese a las presiones y la persecución del gobierno, finalmente la Alternativa Popular Revolucionaria ha presentado su lista propia en torno al Partido Comunista, apoyado por movimientos sociales.

Con el beneplácito del chavismo surge la Alianza Democrática, en la que figuran partidos y dirigentes que participaron en la Mesa del Diálogo Nacional, con el liderazgo del ex candidato presidencial Henri Falcón y con Timoteo Zambrano, el hombre de José Luis Rodríguez Zapatero en Caracas. Los llamados "colaboracionistas" han sumado a sus fuerzas los partidos 'fake' secuestrados por el chavismo, como Acción Democrática y Copei.

Y para bizarros, la Alianza Venezuela Unida, que reúne a los famosos "alacranes": los diputados expulsados de sus partidos tras demostrarse sus vínculos económico con el millonario Alex Saab, testaferro de Maduro que espera en una cárcel de Cabo Verde su deportación a EEUU mientras su abogado Baltasar Garzón exprime sus buenos oficios para impedirlo.

"A las dictaduras se las enfrenta con las herramientas que da la dictadura. Defiendo la gestión de Guaidó, pero no estoy de acuerdo con la política actual", desveló a EL MUNDO, bajo anonimato, uno de los diputados más conocidos del Parlamento democrático.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino