La izquierda de América Latina celebra su victoria en Bolivia

La izquierda de América Latina celebra su victoria en Bolivia

El partido de Evo Morales recupera la presidencia de Bolivia y muestra el camino

Al poco de comenzar el recuento de votos en las elecciones presidenciales de Bolivia -hace dos semanas-, los líderes de la izquierda de Latinoamérica ya celebraban el regreso político de un preciado icono: Evo Morales. Alberto Fernández, el presidente de Argentina, invitó al ex líder bolivariano exiliado en Buenos Aires a celebrar una cena. "Sufrió un golpe de Estado, destrozaron su casa y le obligaron a abandonar el país", tuiteó Fernández. "Pero la gente nunca olvida a quien jamás les traiciona... Felicidades".

Morales, que huyó de Bolivia el año pasado debido a las protestas por sus intentos de orquestar un cuarto mandato presidencial consecutivo, no se presentaba a la presidencia; la victoria fue para su ex ministro de Economía, Luis Arce, y para el partido de ambos, MAS. Pero los líderes socialistas de la Marea Rosa que barrió Latinoamérica a principios de los 2000 no tenían dudas: tras varios años de un Gobierno favorable al mercado, las corrientes políticas de la región vuelven a su curso.

"Larga vida a la Patria Grande", tuiteó el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, recurriendo a un popular término de la era de la Marea Rosa para referirse a la unidad de Latinoamérica. "Felicidades a #MAS, que ha recuperado en las urnas el poder usurpado por la oligarquía, en connivencia con la OEA y bajo la dirección del imperio [estadounidense]", declaró el líder cubano Miguel Díaz-Canel. "El ideal bolivariano ha renacido". "¡Felicidades [Evo Morales], una gran victoria!", resaltó el presidente venezolano Nicolás Maduro.

La revitalización de la izquierda latinoamericana empezó el año pasado con el regreso de los peronistas en Argentina, expulsando al magnate de los negocios Mauricio Macri y devolviendo de nuevo al poder a la ex líder Cristina Fernández de Kirchner como segunda de Fernández.

Después de Bolivia, tres elecciones en los Andes pondrán a prueba la fortaleza de la recuperación socialista. Ecuador celebra elecciones presidenciales en febrero: Andrés Arauz, el protegido del ex presidente de izquiedas Rafael Correa, lidera las encuestas, y el candidato del partido en el poder Guillermo Lasso lucha para distanciarse del actual mandatario conservador por su impopularidad. "Arauz tiene muchas posibilidades de llegar a la segunda vuelta", afirma Risa Grais-Targow, que hace la cobertura de Ecuador, Venezuela y Centroamérica para Eurasia Group. "Hay paralelismos políticos con Bolivia y Argentina".

En Perú, que escoge a un nuevo líder en abril, la popularidad del presidente Martín Vizcarra se ha desplomado debido a que los confinamientos contra la Covid-19 han devastado la economía y no han prevenido uno de los mayores índices de muertes per cápita del mundo. George Forsyth, un ex futbolista, concursante de televisión y alcalde, lidera las encuestas gracias a su trayectoria en la lucha contra el crimen.

En Chile, donde habrá elecciones en noviembre de 2021, se han reanudado las violentas protestas contra la desigualdad, y el índice de aprobación del presidente conservador Sebastián Piñera se ha hundido. Daniel Jadue, el alcalde comunista de 53 años de Santiago que ha abanderado medidas antiprivatización, es uno de los rivales potenciales mejor valorados.

"Me ha costado pensar que un comunista gane en Chile", afirma Cynthia Arnson, directora del programa para Latinoamérica del Wilson Center en Washington. Pero añade: "Una persona de una generación más joven tiene más posibilidades... y los jóvenes en Chile son sin duda mucho más radicales que la generación más mayor". En un entorno que favorece a los populistas tanto como a la izquierda, no está claro quién se beneficiaría. "Con independencia de quién gane, el nivel de endeudamiento va a suponer una limitación real", añade Arnson.

¿Descorcha demasiado pronto Fernández el champán en Argentina? Michael Shifter, el presidente del Diálogo Interamericano en Washington, cree que la política regional consiste más en castigar a los presidentes actuales que no cumplen en momentos difíciles. "Si no lo haces bien y no cumples las promesas, pagas un precio", señala. Y aunque los socialistas ganen las próximas elecciones, Shifter duda que esto alumbre una nueva Marea Rosa en Latinoamérica. El coronavirus ha devastado las economías regionales, el boom de las materias primas ha terminado y las arcas públicas están vacías. "Las circunstancias son completamente distintas", afirma.

LA CLAVE
En Chile habrá elecciones dentro de un año, en noviembre de 2021. Los índices de popularidad del liberal Sebastián Piñera se han hundido; su posible rival mejor valorado es alcalde comunista de Santiago de Chile , Daniel Jadue.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino