La inflación obliga a subir el salario mínimo de Argentina nuevamente

La inflación obliga a subir el salario mínimo de Argentina nuevamente

Argentina dio luz verde a un aumento del salario mínimo que incrementa el ya aprobado en abril pasado del 35% hasta un 52,7% para febrero de 2022 de forma progresiva, aunque aún no alcanza para cubrir los estragos de una inflación que superó el 50% en los últimos 12 meses y que aviva el descontento social contra el Gobierno de Alberto Fernández.

Una respuesta llamativa pero sin soluciones concretas. El Gobierno de Argentina, los sindicatos y empresarios acordaron durante una reunión del Consejo del Salario una segunda alza al salario mínimo, que aumentará hasta el 52 % en 2022 de forma progresiva.

Claudio Moroni, Ministro del Trabajo, anunció la medida tras una jornada de masivas protestas contra el Gobierno de Alberto Fernández y sus medidas económicas, que para muchos argentinos han sido "insuficientes".

El Consejo acordó que el alza del 35 % dispuesta en abril pasado para ser aplicada en forma progresiva hasta febrero de 2022 se eleve al 52,7 %, de forma que el nuevo salario mínimo será en febrero del próximo año de 33.000 pesos, unos 318 dólares.

Pero pese al aumento del salario mínimo, este monto en febrero del próximo año quedará por debajo del actual valor de la canasta básica de alimentos y servicios para una familia, que actualmente ronda los 68.359 pesos, unos 659 dólares.

"El aumento anunciado hoy fortalece toda la estructura salarial y mejora el poder adquisitivo de los ingresos laborales, compromiso fundamental de nuestra política económica", celebró Martín Guzmán, ministro de Economía.

Durante los primeros ocho meses del año, los precios al consumidor acumularon un alza del 32,3 %, aunque el Gobierno proyecta que la inflación llegará al 45,1 % para finales de este año. En los últimos 12 meses, la inflación de Argentina superó el 50 %, elevando el costo de los alimentos.

Según Moroni, con este nuevo aumento se está "cumpliendo con la palabra comprometida por el presidente Alberto Fernández de que los valores de los salarios y los ingresos crezcan por encima de la inflación".

Protestas en contra del Gobierno de Alberto Fernández

Varias organizaciones izquierdistas de Argentina marcharon el martes en Buenos Aires reclamando el aumento salarial y protestando en contra del pago de la deuda con el Fondo Monetario Internacional y el ajuste fiscal.

"Van a intentar aplicar un fuerte ajuste para poder garantizar los acuerdos con el FMI y el nuevo gabinete completamente de derecha", declaró Celeste Fierro, dirigente del Movimiento Socialista de los Trabajadores. Miles de manifestantes se concentraron en la Plaza de Mayo frente a la Casa de Gobierno para gritar su descontento.

Argentina mantiene conversaciones con el FMI para modificar los términos del crédito por 45.000 millones de dólares de 2018. Sólo en 2022 se deben desembolsar 19.000 millones de dólares que el Gobierno asegura no tener. "Se está discutiendo más cómo cierran las cuentas con el FMI que cómo se hace para salir de esta situación", critica Silvia Saravia, de la organización Barrios de Pie.

La oposición neoliberal y de centroderecha ganó el 40% de sufragios en las elecciones primarias, previas de las legislativas de medio término del 14 de noviembre, cuando se renovará la mitad de los diputados y un tercio del Senado. El oficialismo liderado por Fernández corre el riesgo de perder su posición política en la Cámara Baja y el quórum en la Cámara Alta.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino