La Fed avanza sigilosa hacia el anuncio del retiro de estímulos

La Fed avanza sigilosa hacia el anuncio del retiro de estímulos

Altos funcionarios de la Reserva Federal han comentado en varias ocasiones que se encuentran listos para iniciar los debates.

Por segunda vez en menos de una década, la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos (EU) se alista para iniciar un espinoso debate sobre cómo y cuándo poner fin a un generoso programa de compras de activos, que ayudó a amortiguar la crisis del coronavirus pero que ha dejado al banco central con una montaña de bonos que podrían quedarse en su hoja de balance por años.

La discusión de apertura de los gobernadores sobre cómo y cuándo reducir los 120,000 millones de dólares en compras mensuales de bonos del banco central de EU parece que tendrá lugar en esta reunión y en un contexto dramáticamente diferente al de la última vez, cuando fueron menos asertivos respecto a la idea de poseer una porción tan sustancial del mercado de bonos.

Creo que la discusión comenzará en la reunión de política de la Fed de este martes y miércoles'”, dijo Robin Brooks, economista jefe del Instituto de Finanzas Internacionales. “Creo que comenzará con mucha, mucha cautela (...) y el presidente de la Fed, Jerome Powell, no tendrá prisa por concluirlo”, agregó.

Esta vez parece más remoto el riesgo de otro taper tantrum, la volatilidad y movimientos en el mercado que estallaron hace ocho años cuando las autoridades de la Fed plantearon por primera vez la idea de reducir las compras de bonos después de la crisis financiera del 2007-2008.

Los funcionarios de la Fed han dejado a la vista muchos marcadores de ruta para el camino hacia la reducción gradual de los estímulos y autoridades clave han señalado que la discusión está en curso en el escenario de trasfondo. Hasta ahora, los mercados se lo han tomado todo con calma.

La Fed informó en diciembre que continuaría comprando 80,000 millones de dólares en bonos del Tesoro y 40,000 millones de dólares en valores respaldados por hipotecas cada mes hasta que la economía hiciera un “progreso sustancial adicional” en torno a los mandatos del organismo de pleno empleo y una inflación de 2 por ciento.

Las compras de bonos ejercen una presión a la baja sobre los costos de los préstamos a más largo plazo para fomentar la inversión y la contratación.

Si bien ha habido muchos avances en el control de la pandemia, en gran parte debido a un programa de vacunación exitoso, los empleadores estadounidenses han agregado menos de la mitad de los 2 millones de empleos que Powell había sugerido que esperaba luego de la reunión de política de la Fed en abril.

El miedo a contraer el virus, una reorganización del mercado laboral impulsada por la pandemia y los beneficios de desempleo adicionales son algunos de los factores que impiden que los trabajadores vuelvan a sus puestos, incluso cuando las empresas intentan aumentar su personal antes del auge del verano.

En espera de un anuncio monetario hawkish
El cuarto anuncio monetario del año y la cita trimestral para actualizar expectativas de avance en la economía, inflación, desempleo y tendencia en tasas de interés por parte de los 11 miembros del FOMC.

Esta semana se presentará el cuarto anuncio monetario del año, estrategas de bancos de inversión advierten que la lenta recuperación del empleo en Estados Unidos así como la tendencia alcista en la inflación, alimentará una modificación en los pronósticos macroeconómicos del Comité Federal del Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por su sigla en inglés), que se actualizarán conforme al calendario en la cita del miércoles 16 de junio.

De acuerdo con estrategas de los bancos de inversión Brown Brothers Harriman y Barclays, el órgano responsable de dirigir las decisiones de política monetaria en Estados Unidos, subrayará con un comunicado hawkish los cambios en las perspectivas para la inflación y crecimiento de Estados Unidos.

Hawkish, en lenguaje de política monetaria, indica baja tolerancia al desvío de los objetivos del banco central, que en el caso de la Fed, son inflación baja y pleno empleo.

Los miembros del Comité estimaron en marzo que se presentaría una variación de los precios generales de 2.4% este año, una fluctuación que está por arriba de 1.8% estimado por ellos en diciembre y previeron entonces que la economía estadounidense alcanzaría una tasa de crecimiento de 6.5% este año y 3.3% en el 2022. Estos pronósticos se actualizan cada tres meses por los miembros del FOMC.

Incertidumbre
En un análisis liderado por Win Thin, vicepresidente senior de mercado cambiario en Brown Brothers Harriman, explicó que “hay demasiadas incertidumbres en el mercado laboral y en la inflación como para cambiar el tono del mensaje”.

De acuerdo con Oxford Economics “los miembros del FOMC seguirán anticipando que el desequilibrio entre la oferta y la demanda se resolverá en los próximos meses”.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino