La embocadura del canal paraguayo sigue dentro de territorio argentino

La embocadura del canal paraguayo sigue dentro de territorio argentino

El MOPC y la Comisión Nacional del Pilcomayo tuvieron éxito en captar aguas bajas del río. La tarea pendiente es recuperar soberanía sobre la embocadura del canal paraguayo. Paso ineludible es seguir la limpieza del canal.

En la mañana del martes último, técnicos del Ministerio de Obras Públicas y de la Comisión Nacional abrieron el tapón que contenía las aguas del Pilcomayo, en el sector de la embocadura del canal paraguayo.

Las aguas ingresaron en nuestro territorio y raudamente se escurrieron hacia el interior del Chaco.

La velocidad que tuvieron las aguas es el resultado de un trabajo previo de limpieza, donde el desnivel juega un papel importante.

En la embocadura del canal propiamente dicho se tienen trabajando excavadoras convencionales junto con una excavadora anfibia.

La maquinaria que opera en ese lugar tiene como objetivo mantener libre de sedimentos la boca del canal.

Se puede notar que el canal “estira” sin inconvenientes el agua que se escurre en el cauce principal.

En este momento, el canal principal del río tiene un caudal promedio de 40 metros cúbicos por segundo, que corresponde a un nivel de bajante extremo.

El invierno coincide con la estación seca: no hay lluvias y el caudal del Pilcomayo puede bajar a extremos tal como sucede en este momento.

El hecho de que el MOPC y la Comisión Nacional hayan logrado introducir aguas bajas en nuestro canal refleja una limpieza y rehabilitación previa a la apertura del tapón.

Caudal ecológico

Actualmente se lleva a cabo el proceso de licitación para contratar tareas de limpieza en el Pilcomayo.

El Arq. Ricardo Riego, director de la Comisión Nacional del Pilcomayo, mencionó: “confiamos en que la subasta para la contratación de servicios se podrá realizar a fines de agosto próximo”.

Agregó que “las empresas que resulten contratadas podrán empezar a trabajar en septiembre y así se tendrá tiempo suficiente para llegar a diciembre con un canal listo para recibir al Pilcomayo”.

En términos prácticos, aquello significa que entre mediados de julio y fines de septiembre no existe necesidad alguna de que el cauce de nuestro canal permanezca seco.

Al contrario, el caudal que en este momento ingresa tiene una gran importancia para el sistema ecológico.

La rica fauna y flora que dependen del Pilcomayo tendrán disponibilidad de agua.

La decisión de abrir el canal para que ingresen las aguas fue acertada; cuando llegue setiembre, se tapona de nuevo la embocadura y la maquinaria trabaja con el cauce seco.

El caudal ecológico que ahora se pretende mantener tendrá un impacto positivo en la biodiversidad.

Canal que cumplió su vida útil

La apertura de canales en Argentina y Paraguay es resultado de asesoramiento técnico de la Unión Europea.

En el año 1992 comenzaron a operar los canales. De aquel entonces a hoy, tanto Argentina como Paraguay alternaron el control de las aguas.

En algunas oportunidades Argentina quedó con todas las aguas y en otras, solo el Paraguay se benefició totalmente del río.

No hay secreto en el tema Pilcomayo: el país que trabaja en la preparación de su canal recibe más agua.

La administración de Horacio Cartes fue particularmente funesta para los intereses del Paraguay en el Pilcomayo: a lo largo de cuatro años consecutivos no recibimos las aguas del río.

En el verano 2018 por designios de la naturaleza tuvimos suerte, gracias a lluvias inusuales en Bolivia, que permitieron a nuestro país contar con agua suficiente del recurso natural.

Y ahora, el MOPC y la Comisión Nacional lograron éxito en introducir aguas bajas.

El cargo de ministro de Obras Públicas de la administración de Mario Abdo Benítez será ocupado por Arnoldo Wiens, quien conoce muy de cerca la realidad del Chaco y del Pilcomayo en particular.

Sabe mejor que nadie que no puede llegar noviembre para iniciar la limpieza de nuestro canal. A lo largo de 26 años, los canales cumplieron una tarea fundamental, de no haber sido por ellos el Paraguay habría perdido por completo la soberanía sobre el río Pilcomayo.

Nuestro canal cumplió su vida útil, por uno o quizás dos años más podría seguir funcionando pero ya es hora de una profunda revisión técnica para consensuar con la Argentina una mudanza de ambos conductos.

El nivel de colmatación del canal es muy alto y con ello también aumentan los desafíos para liberar el inmenso arenal que año a año se deposita en el lugar.

Un elemento que refleja la necesidad de evaluar el funcionamiento de ambos conductos es que el canal paraguayo funciona en territorio argentino.

El cauce del Pilcomayo se escurre en territorio vecino y Buenos Aires dio permiso al Paraguay para la apertura de una embocadura nueva.

La embocadura del canal paraguayo debe estar en territorio paraguayo, es una cuestión de soberanía.

Este desafío queda para el próximo gobierno.

Cartes se despide del río Pilcomayo con un pequeño paso positivo en medio de una desidia de años de parte de su gobierno.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino