La economía y el comercio exterior de China moderan su crecimiento

La economía y el comercio exterior de China moderan su crecimiento

Las importaciones crecen más que las exportaciones y preocupa el efecto de las medidas contra la pandemia en el consumo

El comercio exterior chino continúa disparado y en trayectoria ascendente. Pero el misil no acelera ya tan rápido, y en julio las importaciones del gigante asiático crecieron más que las exportaciones. Concretamente, las primeras aumentaron un 28,1% en tasa anualizada, mientras que las segundas se quedaron en una expansión del 19,3%, muy lejos de 32,2% que registraron en junio.

En gran medida, esto se debe a la base tan baja de la que partían. El año pasado, por estas fechas, gran parte del mundo sufría aún confinamientos de índole diversa y el consumo estaba por los suelos. Ahora, sin embargo, ese efecto se va disipando y los analistas prevén que la tendencia a la estabilización perdure en lo que queda de año. Además, el último rebrote del coronavirus en China ha provocado nuevos confinamientos perimetrales en multitud de ciudades y la imposición de medidas que pueden tener impacto tanto en el consumo interno como en la actividad manufacturera.

Al respecto de eso último, hoy el país ha dado a conocer una nueva subida en el Índice de Precios del Productor, que en julio se disparó un 9% en tasa anualizada y el 0,2% comparado con el mes anterior. Por su parte, la inflación china se mantuvo en el 1%, un nivel manejable. No obstante, ese porcentaje se duplica si se calcula descontando el precio de los alimentos. De media, el transporte aéreo, la gasolina y el diésel se encarecieron un 53,5%, 25,4% y 28,2% respectivamente.

En cualquier caso, el comercio exterior continúa siendo un motor relevante en la economía china, que cada vez se ve más equilibrada gracias a la creciente importancia del consumo interno. Así, el superávit comercial se va reduciendo poco a poco en términos porcentuales, aunque continúa aumentando en números absolutos: en julio, China vendió al mundo productos y servicios por valor de unos 282.000 millones de dólares y compró el equivalente a unos 226.000 millones, lo cual da como resultado un superávit de 56.580 millones de dólares, 5.000 millones más que en junio.

«Estos datos demuestran el fracaso del desacoplamiento impulsado por Estados Unidos», interpreta el diario oficialista Global Times en un artículo. No en vano, el comercio bilateral entre las dos potencias creció un 40% en los primeros siete meses de este año. He Weiwen, miembro del Consejo de la Sociedad China para Estudios de la Organización Mundial del Comercio, sostiene que estas cifras demuestran que Estados Unidos no puede sustituir los productos chinos. «Estados Unidos ha tratado de forzar la salida de China de las cadenas de suministro industriales, pero sus medidas han sido ineficaces. Los aranceles no funcionan para castigar a las empresas chinas. Son ridículos», sentencia He antes de pronosticar que el comercio bilateral alcanzará este año un récord histórico de 540.000 millones de dólares.

«Las exportaciones y los rebrotes del Covid serán las principales causas de la incertidumbre en los próximos meses», ha afirmado Zhang Zhiwei, economista jefe de Pinpoint Asset Management, en declaraciones al South China Morning Post. Si esos elementos no provocan un vuelco sorprendente, la segunda economía mundial continuará levantando el pie del acelerador. Ya lo hizo en el segundo trimestre, cuando el PIB creció un 7,9% en tasa anualizada, casi once puntos que en el primer trimestre. Todo apunta a que, en la recta final de 2021, ese incremento quede en torno al 6%.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino