La economía uruguaya moderó su caída pese a la “primera ola” de contagios de Covid; en todo 2020 el PBI se contrajo 5,9%

La economía uruguaya moderó su caída pese a la “primera ola” de contagios de Covid; en todo 2020 el PBI se contrajo 5,9%

La primera ola de Covid-19 que llegó a Uruguay en el tramo final del 2020 —al dispararse el número de nuevos casos— impactó sobre la producción de bienes y servicios: en octubre-diciembre el Producto Bruto Interno (PBI) se contrajo 2,9% frente al mismo período de 2019. Fue, de todos modos, una caída menor a la de los trimestres previos, y en el promedio del año pasado la economía uruguaya se retrajo casi 6%.

Es un dato sin precedentes en los años recientes, que en realidad fueron un largo
ciclo de expansión, más modesto al final. Y si bien la actual crisis por el
coronovarius está siendo dura, sus consecuencias sobre el nivel de actividad no
llegan a compararse a lo ocurrido con la crisis que se vivió a nivel bancario,
cambiario y de deuda en el 2002; en aquel año el PBI se desplomó casi 11% según
las primeras estimaciones.

De las estadísticas de Cuentas Nacionales difundidas ayer miércoles 24 por el
Banco Central (BCU) surge que también hubo una disminución en las
importaciones de bienes y servicios, con lo que la oferta final se contrajo 4,4% el
año pasado. Por el lado de la demanda se dio una baja en el consumo privado (–
6,2%) y público (–6,4%), así como de las exportaciones (–16,2%); en cambio,
aumentó 8% la inversión (formación bruta de capital).

En la medición respecto al trimestre anterior (desestacionalizada), el PBI en
octubre-diciembre de 2020 fue 1,7% mayor.

El nivel de actividad en cada trimestre estuvo altamente relacionado con la
evolución de la pandemia, incluso antes de la confirmación de los primeros casos
de Covid-19 y la declaración de la emergencia sanitaria a mediados de marzo por
las consecuencias que estaba teniendo en el mundo. La baja del PBI de Uruguay
en la comparación frente a iguales trimestres del 2019 fue de 1,6% en eneromarzo, de 12,5% en abril-junio y de 5,9% en julio-setiembre. Al adicionar la caída
de octubre-diciembre (–2,9%) conocida ayer, el Producto promedio de 2020 fue
5,9% menor que el del año anterior.

La incertidumbre por la pandemia hizo difícil hacer pronósticos: el Ministerio de
Economía —MEF— pasó de una contracción esperada de 3,5% inicialmente, a una
caída de 5,8% (con la metodología ajustada del PBI). También los analistas
privados fueron corrigiendo sus cálculos y el último informado como respuesta a la
encuesta de expectativas del BCU fue de 5,69% (en mediana).

Expresado en dólares, el Producto anual bajó de US$ 61.562 millones en diciembre
de 2019 a US$ 53.708 millones un año después; por habitante (per cápita) bajó de
US$ 17.496 a US$ 15.211, calculó Búsqueda.

Sectores
El número de nuevos contagios de coronavirus en el país se aceleró entre
noviembre y diciembre. Las actividades con mayor incidencia negativa en la caída
del PBI en ese último trimestre fueron, entre otros, la ―Salud, educación,
actividades inmobiliarias y otros servicios‖ (–5,1%), y ―Comercio, alojamiento y
suministro de comidas y bebidas‖ (–10,4%), mientras que el sector ―Agropecuario‖
y la ―Construcción‖ compensaron parcialmente sus caídas (ver cuadro).

En el promedio de 2020, el sector comercial fue el que más se contrajo (–11,8%)
respecto al año anterior, si bien la caída fue prácticamente generalizada.
Las nuevas estadísticas del BCU expusieron también algunos cambios
relativamente menores en la composición del valor agregado por sectores. El más
notorio fue el de ―Agropecuario, pesca y minería‖, aumentó su contribución de 6,7%
en 2019 a 7,7% en 2020.

―Lo peor
El mes pasado el MEF hizo público el recálculo de su estimación sobre el PBI para
todo 2020 (–5,8%) y la proyección para el 2021: un crecimiento de 3,5%. Esa
previsión contempló una baja en el trimestre que está en curso, y aumentos en los
siguientes. Las autoridades visualizaban por entonces una recuperación de varios
indicadores económicos —mejora de la recaudación tributaria, mayor demanda de
combustibles y repunte de la confianza de los consumidores— que le hacía pensar
que ―lo peor podría haber quedado atrás‖. En una entrevista con Búsqueda por
esos días, la ministra de Economía, Azucena Arbeleche, declaró: ―Parecería que
estamos pasando la primera ola.

Pero no podemos contestar con certeza sobre lo económico sin tener la certeza de
cómo nos ubicamos en lo sanitario. Vemos algunas señales positivas, auspiciosas,
que nos estarían llevando a pensar que vamos a tener un año de crecimiento y que
en el tercer trimestre estaríamos alcanzando los niveles precovid‖ (N° 2.110).

Sin embargo, los últimos fueron los peores días desde que llegó el Covid-19 a
Uruguay en cantidad de nuevos contagios, de casos activos y de camas ocupadas
en las áreas hospitalarias de cuidado intensivo. Eso llevó al Poder Ejecutivo a
anunciar, el martes 23, nuevas medidas para restringir la movilidad de las personas
que podrían tener efectos sobre el nivel de actividad (ver nota en portada).

El presidente Luis Lacalle Pou aseguró en la conferencia de prensa que las
proyecciones macroeconómicas para el año se mantienen; la ministra de Economía
no habló ante los medios. Mientras, los 24 analistas encuestados por el BCU
estiman que en 2021 el PBI se recuperará 3%, aunque esa mediana esconde
previsiones que van de 1,5% a 4%. En un breve análisis difundido ayer, el Centro
de Investigaciones Económicas (Cinve) señaló que los datos del cuarto trimestre
del 2020 muestran que ―la recuperación continúa.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino