La economía alemana se contrae por primera vez en tres años

La economía alemana se contrae por primera vez en tres años

La guerra comercial golpea las exportaciones y los empresarios moderan los ánimos por el futuro de Merkel

La economía de Alemania registró en el tercer trimestre del año una contracción del 0,2%, frente a la expansión del 0,5% en los tres meses anteriores, siendo el primer retroceso del PIB desde el primer trimestre de 2015. En términos interanuales se avanza el 1,1%, pero el frenazo económico queda confirmado tras la publicación de varios indicativos que lo adelantaban.

Pese al mal dato, los analistas apuntan a que es un bache temporal y prevén un repunte en el cuarto trimestre. “No es una catástrofe”, declaró el ministro de Economía, Peter Altmaier este miércoles tras conocerse la cifra.

Se confirma la inquietud en la economía

La caída es consecuencia de la bajada de las exportaciones por la guerra comercial desatada por Donald Turmp, según ha informado la Oficina Federal de Estadística, Destatis. Asimismo, también afecta el frenazo en la automoción con la entrada en vigor de la nueva normativa de homologaciones WLTP , en un país que cuenta con una potente industria del motor. Debido a la lenta certificación de los automóviles, la producción de automóviles tuvo que reducirse notablemente, con daños colaterales para otros sectores también”, dijo el analista Andreas Scheuerle de DekaBank.

Así, ya se deja notar el aumento de la inquietud en la economía alemana -que pese a todo se encuentra en su noveno año de expansión- por el impacto de las disputas comerciales globales y la salida de Reino Unido de la Unión Europea .

“El ligero descenso del PIB en comparación con el trimestre anterior se debió principalmente a la evolución del comercio exterior: los cálculos provisionales muestran que hubo menos exportaciones pero más importaciones en el tercer trimestre que en el segundo”, ha dicho la oficina estadística.

Además de las preocupaciones sobre el impacto de la agresiva política comercial del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, las empresas alemanas están preocupadas por la inestabilidad en el país, donde la “gran coalición” de la canciller Angela Merkel ha estado a punto de romperse dos veces.

 

La inversión se mantiene

La caída de la economía alemana se engloba en un contexto de moderación en el empuje del PIB a nivel continental, donde surgen otras amenazas como el desafío italiano a Bruselas por el presupuesto. Junto a Alemania, preocupan los datos de la propia Italia, estancada, o de Francia -con un crecimiento muy limitado-.

Volviendo a Alemania, en los datos se observaron señales mixtas, puesto que la formación bruta de capital fijo en maquinaria y equipamiento, así como en la construcción fue superior a la del trimestre anterior, mientras que el gasto de los hogares disminuyó. Por su parte, el gasto final en consumo del Gobierno fue ligeramente superior al observado en los tres meses anteriores.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino