La discusión vigente en Uruguay sobre apertura comercial, Bélgica la laudó “hace 50 años”: un “país pequeño” pierde si se cierra

El embajador belga Peter Maddens opina que firmar tratados de libre comercio permitirá que el país tenga mejores oportunidades ―en el mediano plazo

La discusión vigente en Uruguay sobre apertura comercial, Bélgica la laudó “hace 50 años”: un “país pequeño” pierde si se cierra

28/06/18 - El embajador de Bélgica Peter Maddens tiene doble trabajo estas semanas. Como representante de su país ante Argentina, Uruguay y Paraguay coordinó la visita de una delegación integrada por autoridades y empresas que comenzó el sábado 23 en Buenos Aires y que continúa hoy en Montevideo.

El embajador de Bélgica Peter Maddens tiene doble trabajo estas semanas. Como representante de su país ante Argentina, Uruguay y Paraguay coordinó la visita de una delegación integrada por autoridades y empresas que comenzó el sábado 23 en Buenos Aires y que continúa hoy en Montevideo.

A Argentina viajaron más de 100 empresas, de las cuales 64 compraron pasaje para Montevideo con el objetivo de conocer el terreno para evaluar futuros negocios. La mayoría ve a Uruguay como un “hub”‖ regional y algunas son las “joyas de la corona”‖ del sector empresarial belga, explicó Maddens.

El embajador conversó con Búsqueda 10 días antes de que el Plenario del Frente Amplio decidiera votar a favor de la ratificación parlamentaria del tratado de libre comercio (TLC) que firmaron en octubre del 2016 Uruguay y Chile. Consultado acerca de los cuestionamientos que reciben ese tipo de acuerdos por el impacto de la apertura comercial en la economía local, Maddens respondió que Bélgica tuvo “esa discusión hace 50 años”‖. Y agregó: “Somos cinco, seis, siete veces más ricos que hace 50 años. Si un país pequeño como nosotros y Uruguay se cierra, es malo porque va a perder mucho más que lo que piensan perder abriéndose”.

—Las empresas belgas que visitan Uruguay ven al país más como un hub regional que como un mercado, de acuerdo con el documento elaborado por la embajada. ¿Cuánto afecta la inestabilidad política de la región las posibilidades de que hagan negocios?

—Inestabilidad política no hay, es el juego político. Todo pasa de acuerdo a la Constitución. De vez en cuando hay cambios de presidente, pero se hace por aplicación pura de las reglas constitucionales, entonces, hablar de inestabilidad no creo que sea correcto. A Argentina viajamos con casi 100 empresas, de las cuales 64 vienen a Uruguay; eso quiere decir que aun siendo visible la vida política en esos países, vienen un montón de empresas. Esas empresas son las “joyas de la corona”‖ de la industria belga. Entonces, sí, hay una emoción política que se vive aquí en la región, en esta parte del mundo, que no se vive tanto allá, porque los latinos son más emotivos que nosotros.

—Usted no quiere hablar de crisis política, pero hay una crisis económica en países como Argentina. Pareciera que es una cuestión cíclica…

—…Ha sido así durante generaciones ya.

—Y el empresario sabe en lo que se mete.

—Me imagino. Y, además, saben mejor que hace 15 años, porque ahora si metes Argentina en Google, ves el tobogán. Saben en lo que se meten.

—¿Lo mismo corre para el problema de los escándalos de corrupción en la región?

—Es otra cosa que saben muy bien las empresas. Esas cosas están en la prensa internacional, se saben y aun vienen. Debe ser que hay mucho más que les atrae que solamente esos problemas.

—Al ver el perfil de las empresas que visitan Uruguay no hay expectativas de que haya inversión directa en emprendimientos productivos. ¿A qué lo atribuye?

—Nosotros no podemos hacer más nada que traerlos, si vienen para comprar, para vender o para invertir, tampoco es nuestra tarea. Es a los dirigentes y a las empresas uruguayas a quienes les cabe la tarea de convencerlos. Puedes traer caballos al abrevadero, pero no puedes hacerlos tomar el agua. Les estoy trayendo 50 o 60 caballos, depende de ustedes lo que pase. ¿Ok? Este es el mensaje de esta misión: te traigo los caballos y si el agua no está limpia, no van a tomar.

—Esta visita de empresas belgas se da en un momento en que China está aumentando su presencia en la región. ¿Es posible competir con ese gigante?

—Por eso es tan interesante que haya pequeñas y medianas empresas (pymes) en la misión, porque hasta las pymes se están metiendo en el comercio internacional, y en el negocio a larga distancia.

—¿Es fácil pelear para países pequeños como Bélgica y Uruguay en el comercio internacional?

—Ese es el trabajo que hacemos desde la embajada: identificar el socio justo para la empresa belga. Los grandes no tienen ese tipo de instrumentos, o no lo tienen desarrollado como nosotros, justamente porque somos pequeños y porque tenemos mucho más la posibilidad de mirar al nivel de la calle. No competimos en precio, sino en excelencia, en calidad.

—El Mercosur y la Unión Europea están negociando un tratado de libre comercio desde hace años. ¿Cuánto ayudaría su concreción a mejorar los negocios entre ambas partes?

—Por supuesto. El libre comercio siempre va a ayudar a desarrollar los negocios.

—En el ámbito local hay políticos que advierten que si un país pequeño como Uruguay se abre mucho en materia comercial, la mano de obra local puede perderse por la invasión de productos extranjeros. ¿Qué opina al respecto?

—Nosotros hemos tenido esa discusión hace 50 años. Y míranos: somos cinco, seis, siete veces más ricos que hace 50 años. Si un país pequeño como nosotros y Uruguay se cierra, es malo, porque va a perder mucho más que lo que piensan perder abriéndose.

—Hay quienes cuestionan que los tratados de libre comercio consolidan el lugar de Uruguay en la cadena de valor transnacional. Es decir, que el país quedaría en su posición de proveedor de materias primas para que otros eslabones de la cadena le agreguen valor. ¿Por qué firmar tratados que no fomentan el desarrollo de cadenas de valor dentro del país?

—Sí, estoy absolutamente de acuerdo en el corto plazo. Pero en el mediano plazo se abre la oportunidad de tomar otro lugar en la cadena de valor, oportunidades que no existen si uno sigue cerrado. Y las diferencias son el corto y el largo plazo. Si quieren llegar a otro lugar en la cadena de valor, tienen que ser abiertos y tienen que aceptar que en el corto plazo quizás sí habrá una consolidación, pero sin la apertura no hay oportunidad de moverse en la cadena.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino