La diplomacia no es peronista

La diplomacia no es peronista

Las relaciones diplomáticas entre Ecuador y Argentina atraviesan un desagradable momento.

El presidente Argentino Alberto Fernández, en una entrevista para soltarse de una pregunta sobre sus tensas relaciones con la vicepresidenta Cristina Fernández, afirmó que él no es “Lenin Moreno.” Lo insólito del desaguisado obliga al análisis de los principios de relaciones internacionales que datan desde la Paz de Westfalia en 1648, cuando se proclamó la vigencia de la autonomía territorial y, por ende, el respeto a sus gobernantes.

¿Cómo podrá explicar el mandatario argentino una comparación de la situación que vive su descalabrado gobierno con otro diferente en ese ámbito? Las distancias nacieron cuando el Presidente ecuatoriano descartó la hoja de ruta del correísmo que acaba de celebrar una reunión de jefes de las familias en México, convocados lo hizo don Corleone en El padrino. Debe admitirse estas de distancias y desacuerdos entre los dos gobiernos, pero sorprende que la diplomacia argentina desconozca de parte del actual gobierno los parámetros de las relaciones exteriores post Guerra Fría, globalización y, actualmente, de la pandemia mundial. El gobierno de Fernández, en sus pelas domésticas o exteriores parece seguir los códigos de conducta de las “barras bravas “o a las presiones del peronismo extremo de La Cámpora.

Es cierto que el Gobierno nacional no acreditó un representante de primera línea a la posesión del presidente Alberto Fernández como sucedió con el presidente Mahuad que no asistió a la posesión del presidente De la Rúa, pero designó como representante del Ecuador al vicepresidente Gustavo Noboa Bejarano. En el caso actual hubiera sido preferible, para no herir la delicada sensibilidad porteña, ser representados por la vicepresidenta María Alejandra Muñoz. Debe descartarse que la actitud gubernamental respondió a un resentimiento infantil por que fue invitado el ex presidente Rafael Correa. Tampoco debe entenderse la razón por la cual no se da el beneplácito, al propuesto como embajador de la República Argentina ante el gobierno ecuatoriano.

Para el Ecuador, la República Argentina tiene valiosos e importantes antecedentes históricos. San Martín y Simón Bolívar se reunieren en una cita fundamental para la independencia de América en Guayaquil el 26 de octubre de 1924. Indispensable entrevista para comprender la trascendencia estratégica que culminó en Pichincha, Ayacucho y Junín. No se puede olvidar, en este contexto, la heroica participación en la batalla de Riobamba del 21 de abril de 1822 del regimiento de Granaderos a caballo del General San Martín.

El Gobierno ecuatoriano no se queda atrás en las piruetas. Cayó en el juego de malabares y produjo una crisis interna con la salida de un canciller de carrera y prestigio, Luis Gallegos Chiriboga. Como guinda de un comportamiento de niño de escuela lo desautorizó por medio un funcionario de ocasión, en lo que constituye un arte administrativo del morenismo.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino